6.500 menos de las previstas inicialmente

La luz verde a la Operación Chamartín dispara la cotización de Grupo San José

Íñigo de la Serna ha anunciado que se ha alcanzado un acuerdo entre el Ayuntamiento de Madrid, ADIF y la promotora Madrid Castellana Norte.

Servicios jurídicos del Ayuntamiento estudian la anulación de la operación Chamartín porque cabe casación ante el TS
Proyecto de la Operación Chamartín

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha anunciado este martes que se ha alcanzado un acuerdo entre el Ayuntamiento de Madrid, ADIF y la promotora Madrid Castellana Norte sobre la llamada Operación Chamartín, el gran plan de desarrollo urbanístico para el norte de la ciudad. El proyecto urbanístico tiene el nombre de Madrid Nuevo Norte. 

[Leer más: Las claves de la 'Operación Chamartín']

La aprobación del proyecto, que contempla una reducción de la edificabilidad a 2,6 millones de metros cuadrados en la zona (2,83 millones previstos inicialmente) y 10.500 viviendas (6.500 menos de las previstas), podría llevarse a cabo el próximo mes de julio en el Pleno municipal.

La noticia ha sido celebrada por los accionistas de Grupo San José. El motivo es que el desbloqueo de la Operación Chamartín es positivo para el grupo empresarial ya que es, junto al BBVA, propietario de los derechos de los terrenos. Este nuevo escenario ha provocado que los inversores se lancen a comprar acciones y provoquen que su precio se haya disparado un 4,67%, hasta los 3,81 euros por acción, máximos desde julio de 2017. 

Lo que no ha sufrido cambios respecto a la última modificación es que de estas 10.500 viviendas, el 20% sean protegidas: 2.100 casas. Aun así, el plan inicial de hace tres años contemplaba que el porcentaje únicamente fuese del 10%. Además, han concretado que 2.600 viviendas estarán en el sur de la M30 y otras 7.910 al norte.

Un total de 1.480.000 metros cuadrados se dedicarán a la "edificabilidad lucrativa", mientras que la residencial será de 1.050.700 metros cuadrados. El proyecto final se divide en cinco ámbitos: Estación de Chamartín, Centro de Negocios, Fuencarral-Malmea, Fuencarral-Las Tablas y Tres Olivos, junto a dos gran áreas, ya señaladas anteriormente, como son al Sur de la M30, enfocada a oficinas y negocios, y al Norte de la M30, que será de uso residencial. 

Respecto a los cambios con el pacto alcanzado en julio de 2017, De la Serna ha explicado que la edificabilidad, que ya entonces pasó de 3,3 millones de metros cuadrados a 3,6 millones, se reduce ligeramente en 500 viviendas pero sobre todo se "mueve" y se incluyen novedades que "aportan valor" como el uso terciario en la estación ferroviaria de Chamartín.

Entonces, se alcanzaron "parámetros" en un "acuerdo marco" mientras que en la propuesta definitiva registrada ayer se han acordado "multitud de detalles" como la distribución de las construcciones o zonas verdes. "La modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) va a un nivel de detalle tal que permite que, una vez aprobada inicialmente la tramitación, sea muy sencilla", ha explicado el ministro.

De la Serna ha puesto en valor el esfuerzo hecho por el Gobierno municipal madrileño, por Adif (propietaria de los terrenos) y por la promotora inmobiliaria para alcanzar este acuerdo, en el que "se ha buscado un encaje en el que todos estuviéramos suficientemente de acuerdo".

Ha subrayado asimismo que este paso es "muy importante" para el municipio de Madrid y ha añadido que espera que el "respaldo político" obtenido hasta ahora "se mantenga a través de la gestión administrativa". Además, la mejora de la estación de Chamartín y de la autovía de Burgos (A1) contribuirá a descongestionar el tráfico que se registra en esa zona de Madrid, según el titular de Fomento.

Debido a que para aprobar este desarrollo es necesario hacer una modificación del PGOU, para la aprobación definitiva de la operación es necesario el visto bueno de la Comunidad de Madrid. La reforma para esta zona del norte de la capital se concibió inicialmente en 1993 y se aprobó en 1997. La alcaldesa Ana Botella (PP) lo reactivó en 2015 en los últimos coletazos de su Gobierno. Sin embargo, la operación fue rechazada por el Pleno del Ayuntamiento de Madrid en mayo de 2016, ya con Ahora Madrid en el Palacio de Cibeles.

Tras el rechazo de Fomento y Distrito Castellana Norte al nuevo plan presentado por el Gobierno de Manuela Carmena, en julio del año pasado se alcanzó un nuevo pacto que ahora se concreta en el inicio de la tramitación administrativa.

Rapidez en la tramitación urbanística

Distrito Castellana Norte, la empresa promotora de la 'Operación Chamartín', participada por BBVA y San José, considera "bueno" el acuerdo alcanzado entre las partes implicadas en el proyecto para sacarlo adelante, si bien pide que ahora se otorgue "lo antes posible" la autorización administrativa a la modificación urbanística para poderlo acometer. "Los plazos para aprobar el proyecto y después comenzar las obras no tienen que ser una preocupación, sino una ocupación", indicó el presidente de la compañía, Antonio Béjar.

Respecto al número de viviendas que finalmente se levantarán en el marco del proyecto, unas 10.500, el presidente de DCN ha explicado que se ha vuelto a reducir "para encajar los intereses de todas las partes". "Lo relevante es que hay acuerdo y hace falta tener la aprobación lo antes posible", insistió.

También ha señalado que en este "último retoque" al proyecto se ha incrementado "algo" la edificabiblidad en el entorno de la estación de Chamartín y que falta por definir todavía "por dónde" se empezará a acometer la reforma urbanística una vez esté validada.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios