Galicia, la última pretensión de los jeques árabes

Aldeas, 'milla de oro'... Así se reparten el mapa inmobiliario los ricos extranjeros

Dos británicos compran un 4% de Ibiza, los latinoamericanos se concentran en la milla de oro de Madrid y chinos y rusos se decantan por Barcelona. 

Viviendas de lujo en Lagasca 99.
Proyecto de viviendas de lujo en Lagasca 99. / EFE

Para gustos, colores. O nacionalidades. La idiosincrasia imprime carácter hasta en la compra de inmuebles. Atraídos por las excelentes condiciones climatológicas del país, su calidad de vida y seguridad ciudadana, millonarios de todo el mundo se reparten el mapa inmobiliario de España según nacionalidades.

España lidera la recuperación inmobiliaria del sur de Europa. De acuerdo con la última Estadística Registral Inmobiliaria que publica el Colegio de Registradores, tras los británicos (15,6%) se sitúan franceses (8,2%), alemanes (7,8%), suecos (7,1%), belgas (6,8%), italianos (5,2%) y rumanos (5,1%). Los extranjeros vuelven a confiar en el ladrillo español. Lo llaman gentifricación, ¿pero lo es? 

Aunque su sombra es alargada, el Brexit no impide que los millonarios británicos sean los más interesados por el mercado español. Los hermanos Reuben, dos millonarios británicos, compraron 26 hectáreas de Sant Antoni (Ibiza) en 2017. Estos magnates de origen indio son los hombres más ricos de Reino Unido, con una fortuna de 16.800 millones de euros. No es la primera vez que invierten en la isla. Ya adquirieron hace dos años 144 hectáreas entre Platges de Compte y Cala Bassa.

En datos del Informe del Mercado Inmobiliario de Lucas Fox, los extranjeros que más invierten en viviendas exclusivas en España son latinoamericanos. Venezolanos, mexicanos, argentinos y colombianos; en ese orden.

De Salamanca a Malasaña

Después de degustar a pequeños bocados el selecto barrio de Salamanca en Madrid (el 80% de las compras de extranjeros les correspondió), los millonarios venezolanos levantaron la bandera en la milla de oro de la capital y más tarde se han interesado por Malasaña, uno de los barrios capitalinos de moda, donde según el Venezuelan Business Club (VEBC), estos caribeños sudamericanos ya compraron edificios para su remodelación y alquiler a finales de 2017.

Con acento venezolano y entre otros inversores fuertes, en España recalan familias conocidas como los Cohen, Capriles, Betancourt o los Trebbau. Venezolano es también el centro comercial Sambil, en Leganés (Madrid). Su propietario es el grupo inversor liderado por Salomón Cohen, que ha destinado 60 millones de euros allí. También Miguel Ángel Capriles, primo del líder opositor venezolano Henrique Capriles, levantará su aventura inmobiliaria en el exclusivo barrio de El Viso de Madrid. 

Ricos mexicanos concentran sus pretensiones en la milla de oro de Madrid, en el tradicional barrio noble de la capital. En marzo pasado, un inversor mexicano de la lista Forbes cuya identidad no ha trascendido compró por 48 millones de euros un singular edificio residencial situado en la Plaza Marqués de Salamanca 11, a razón de 14.000 euros el metro cuadrado.

Asturias es otra de sus peritas en dulce y donde hunden sus raíces muchos antepasados de estos adinerados mexicanos. El caso más conocido es el de Carlos Slim, quien se hizo con el Real Oviedo en 2012, pero son muchos los empresarios del país americano que han realizado grandes desembolsos en el Principado.

Fondos chinos a la caza en España

Las principales inversiones en inmuebles procedentes de fondos extranjeros provienen de China (12%), Estados Unidos (9,9%), Venezuela (9,8%), Rusia (6,9%), México (6,9%), India (6,7%), Brasil (6,1%), Colombia (5,7%), Argentina (5.3%) y Corea del Sur (3,3%).

La Golden Visa con la que el Gobierno quiso conquistar los corazones inmobiliarios de los extranjeros en lo peor de la crisis ha dado excelentes resultados entre chinos y rusos, entre los que ha captado 2.157 millones a cierre de 2016.

España está de moda entre las inmobiliarias chinas que buscan clientes para el millón de viviendas sin vender. Los asiáticos quieren urbanizaciones de lujo pero también viviendas cerca de buenas universidades para que sus hijos estudien en el país y mover su dinero fuera de China que vive su particular burbuja inmobiliaria. Casi la mitad de las ventas se realizaron en Barcelona, que triunfa pese al 'procès', con 893, seguido por Málaga, con 348, Madrid, con 306 y Alicante, con 151.

China, Egipto, Turquía y Arabia Saudí son las naciones de origen de los principales compradores de viviendas en Barcelona con el propósito de lograr la Golden Visa, el permiso de residencia para los ciudadanos extracomunitarios que inviertan 500.000 euros o más. Los rusos se animan con la ciudad condal pero prefieren la Costa Dorada. Y los supermercados. Mikhail Fridman compró el 25% de Dia hace solo un mes.

Millonarios árabes han reconducido sus intereses desde la Costa Dorada, tan del gusto de los rusos, a las templadas tierras gallegas. Las nuevas generaciones de jeques, príncipes y multimillonarios árabes han extendido sus colchas por toda España. Después de su último capricho, grandes fincas extremeñas donde cultivar frutas y verduras, criar corderos y practicar la cetrería, ahora miran al norte donde se dejan seducir por pazos y aldeas de Galicia.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios