El negocio de la rehabilitación

¿Qué negocio puede haber tras un edificio ruinoso? KKR aspira a sacarles petróleo

Elix Vintage, socimi participada por KKR, ha adquirido cuatro inmuebles en Barcelona para rehabilitarlos y alquilarlos "a precios de mercado". 

Barcelona / Pixabay
Barcelona está recibiendo la inversión de fondos para rehabilitar sus edificios. / Pixabay

Los grandes fondos ahondan en uno de sus negocios estrella: la compra y rehabilitación de inmuebles para alquiler, una de las transacciones que da más rentabilidad hoy en día. Elix Vintage Residencial Socimi, participada por el americano KKR, se ha hecho esta misma semana con cuatro edificios en Barcelona por valor de 34 millones de euros. Los nuevos inmuebles se sitúan en cuatro céntricas calles de la ciudad como son la calle Comerç y la calle Ribera, en El Born, la calle Notariat, en el Raval, y la Avenida Gran Vía de les Corts Catalanes, que cruza gran parte de la ciudad. Estos barrios, conocidos por su exuberante arquitectura y las denuncias populares por gentrificación cumplen todos los requisitos para ser tomados por los fondos de inversión inmobiliaria. 

Las últimas adquisiciones, que han sido financiadas en un 65% mediante un préstamo hipotecario de CaixaBank, se unen a los inmuebles con los que ya cuenta la socimi, que salió a bolsa el pasado día 17 de julio y que tiene una capitalización bursátil de casi 50 millones de euros. A pesar de ello, no descarta dar un nuevo salto al Mercado Continuo antes de 2019. 

¿Cuál es el negocio de Elix? La compañía participada por KKR dedica su actividad principal a la compra de inmuebles centenarios, la mayoría de las veces no en las mejores condiciones de conservación, para remodelar las viviendas por completo y alquilarlas "a precios de mercado", según detallan en el Documento Informativo de incorporación al MAB. 

Paredes mayoritariamente blancas y un respeto absoluto por las estructuras originales de los edificios son su seña de identidad. En cambio, los vecinos de la zona se quejan de prácticas poco ortodoxas para conseguir hacerse con el control de las viviendas, muchas veces arrendadas por inquilinos que llevan muchos años en el inmueble. 

De hecho, ellos mismos reconocen en su documentación de salida al parqué que a veces es necesario llevar a cabo un proceso de "rehabilitación gradual, inmueble a inmueble, una vez que se van desocupando" como uno de los riesgos de su modelo de negocio. De las nuevas adquisiciones destacan que incluyen "contratos de renta antigua, que suponen un 15% de los cuatro inmuebles en propiedad de la Sociedad". 

Una sociedad con fecha de caducidad

En la misma documentación se reconoce que la sociedad tiene fecha de caducidad. "Se delegan (...) la implementación y desarrollo de las operaciones inmobiliarias durante un periodo de 5 años, sujeto a ampliarse en un periodo de hasta 2 años adicionales", reza el folleto de incorporación al Mercado Alternativo Bursátil. 

En total siete años en los que Elix Vintage se hará con inmuebles (unos 40 según sus intenciones en los próximos tres años), los rehabilitará y los alquilará a precios "de mercado". ¿Y después qué? Una vez se termine este periodo podrán ser vendidos o volverán a la sociedad dominante capitaneada por Jaime Lacasa Gonzalez y Jorge Benjumea Peñafiel. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios