Vivienda

Para amortizar la hipoteca, ¿es mejor quitar años o cuota?

Si tienes la posibilidad económica de amortizar tu hipoteca deberás tener en cuenta algunos factores antes de acudir al banco para proceder al pago.

Amortizar hipoteca
Ventajas e inconvenientes de amortizar la hipoteca a plaza o a cuota / Freepik

A parte de suponer un gran ahorro en nuestra economía, adelantar el pago total de la hipoteca nos ofrece múltiples beneficios como reducir los intereses de la deuda.

¿Qué es la amortización de la hipoteca?

La amortización del préstamo hipotecario es el adelanto del pago que se hace con anterioridad a lo estipulado en el contrato de la hipoteca firmado con la entidad bancaria. Es decir, es el abono de cierta parte del préstamo de forma independiente a las mensualidades de la misma.

Existe la posibilidad de realizar una amortización total pagando el conjunto del préstamo hipotecario o hacerlo de forma fraccionada, siendo esta última la forma más extendida. La amortización de la hipoteca se puede realizar a su vez de dos formas: disminuyendo el plazo de pago de la deuda o reduciendo el pago mensual de la deuda.

Quitar años de la hipoteca

Reducir el plazo del pago de la hipoteca consiste en reducir la amortización. Con esta modalidad conseguiremos reducir el tiempo en el que tenemos que pagar las cuotas de la hipoteca hasta la devolución total del préstamo.

Las ventajas de quitarse años de hipoteca son que nos despreocuparemos antes de seguir pagando la deuda, y sobre todo que pagaremos menos intereses lo que nos restará una cantidad de la deuda total.

Reducir la cuota

La segunda posibilidad que tenemos a la hora de rebajar la hipoteca es la reducción de la cuota mensual que pagamos. De esta forma pagaremos menos mes a mes y notaremos desde el primer mes el alivio de no pagar tanto por nuestra hipoteca. Así vamos ganando dinero mes a mes.

Uno de los principales inconvenientes es que seguiremos pagando durante todos los años estipulados en el contrato bancario, por lo que la casa no será nuestra hasta que acabemos de pagarla.

Cada caso es diferente y depende, sobre todo, del nivel económico del deudor. Si a una persona le cuesta llegar a fin de mes, lo mejor es que rebaje la cuota para tener más poder adquisitivo día a día. Si por el contrario, el inquilino desea acabar de pagar la hipoteca para conseguir la casa cuanto antes, deberá quitarse años de hipoteca.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios