Estudia todas las opciones

Blackstone 'pilla' a Acciona con el pie cambiado al lanzar la operación por Testa

El fondo estadounidense ha valorado la compañía en 1.895 millones de euros y se ha hecho con el 50,01% de sus acciones.

Viviendas de Testa Residencial en la Plaza de Castilla de Madrid
Viviendas de Testa Residencial en la Plaza de Castilla de Madrid. / Testa

Blackstone quiere seguir creciendo en España y lo ha confirmado este mismo lunes a través de una operación sobre la socimi Testa Residencial, propietaria de más de 10.000 viviendas en alquiler. La sociedad estaba formada hasta ahora por cuatro accionistas: Merlin Properties, BBVA, Banco Santander y Acciona. Los dos primeros han firmado un contrato de venta con el fondo estadounidense por la totalidad de sus títulos en la compañía, mientras que la entidad de Ana Botín se ha deshecho de un 7,82% de la socimi y ha decidido quedarse con el 29%. En cambio, el cuarto en discordia, Acciona, no ha vendido nada aún... y podría no hacerlo. 

De hecho, Blackstone parece haber pillado con el pie cambiado a la compañía de José Manuel Entrecanales, que no se ha sumado a sus socios iniciales en el proyecto en la decisión de vender los títulos, al menos, de momento. La compañía mantendría todas las posibilidades abiertas y aún no habría decidido si mantenerse o no en la sociedad en la que integró sus activos residenciales, según fuentes del mercado.

En cambio sus compañeros en este proyecto, Merlin Properties, BBVA y Banco Santander no se lo han pensado tanto. La compañía de Ismael Clemente ha vendido la totalidad de su participación en la socimi, un 16,95%, y BBVA ha hecho lo mismo, deshaciéndose del 25,24% del que disponía. Por el contrario, Banco Santander, que contaba con un 36,87%, ha accedido a la venta, por ahora, del 7,82% de sus títulos. De este modo, la socimi Testa residencial quedaría controlada por Blackstone en un 50,01%, la entidad presidida por Ana Botín en un 29,05% y Acciona con alrededor de un 20%. 

El fondo estadounidense, a través de su sociedad Tropic Real Estate Holding, ha comprometido por tanto este mismo lunes la compra de más de 66 millones de acciones de la socimi, es decir, el 50,01% del capital social de la compañía a un precio de 14,33 euros por cada una de ellas, tal y como ha señalado la propia compañía al Mercado Alternativo Bursátil. El pago se llevará a cabo en dos plazos, en marzo y septiembre de 2019 respectivamente. 

Como la operación supone la adquisición de más del 50% de la compañía, Blackstone se ha comprometido a comprar al resto de accionistas de la sociedad sus títulos bajo las mismas condiciones. De este modo, Acciona aún tendría la oportunidad de elegir ceder sus acciones en favor del fondo o, por el contrario, mantenerse en la entidad como socio de referencia. 

Además, la consecución de esta operación por parte de Blackstone cerraría de algún modo el círculo de la vivienda en alquiler. El fondo norteamericano fue uno de los primeros en volver a España tras el pinchazo de la burbuja adquiriendo casi 2.000 viviendas de la Empresa Municipal de Vivienda de Madrid en el año 2013. Esta compra ha estado rodeada de polémica e incluso el consistorio de la capital ha intentado anularla en varias ocasiones. 

Ahora, con la adquisición de la mayoría de Testa residencial se convertirá en un gran gigante -más de lo que ya era- de la vivienda en arrendamiento. Los activos de Testa, unos 10.000 inmuebles, cuentan con una ocupación media del 85% según la propia compañía, y se suman a las más de 2.700 viviendas con las que el fondo cuenta a través de Fidere. 

Acciona llegó a Testa Residencial en 2017 tras ceder 1.000 viviendas en régimen de alquiler a la socimi a cambio del 21% de sus títulos, una operación valorada en 341 millones de euros en aquel momento. Desde entonces y hasta ahora, ha mantenido su posición en la compañía intacta.

La mayoría de los activos se encuentran en la elitista zona de Conde de Orgaz, en Madrid. La por aquel entonces Urbanizadora del Coto ofreció a las élites sociales un estilo de vida diferente a lo que era habitual en aquellos años 60: una urbanización cerrada, con muros, vigilada, con grandes espacios ajardinados, servicios y zonas comunes para los vecinos, una revolución para el momento.

Por ello, Acciona quiso blindar el contrato con Testa a través de la firma de dos cláusulas. Por un lado, el acuerdo daba la oportunidad a Acciona de percibir una compensación en caso de que sus aportaciones quedasen por debajo del 20% del valor del grupo y, por otro, el derecho de la compañía de Entrecanales a "exigir a la socimi la amortización de las acciones suscritas en la aportación no dineraria, en caso de que la participada no hubiese incorporado sus acciones al mercado alternativo bursátil antes del 21 de septiembre de 2022", desvelaba el documento enviado a la CNMV. 

Acciona tendrá que decidir ahora si se queda en la compañía cotizada o si, por el contrario, vende su participación al fondo estadounidense que se convertirá en el casero de miles de españoles. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios