Martes, 19.11.2019 - 13:36 h
Proyecto Loeb

El fondo Intrum se queda 100 millones en préstamos fallidos de Santander y PSA

La compañía sueca se impone a Link y Axactor y se queda una cartera en la que los créditos están respaldados por vehículos de la marca francesa.

Planta de PSA Peugeot Citroën en Vigo
Intrum se queda con los créditos fallidos de PSA (Peugeot-Citröen) y Santander. / EP

Intrum, el fondo sueco especializado en la gestión y el recobro de deudas, acaba de cerrar la compra a Banco Santaner y a PSA (Peugeot-Citroën-DS-Opel) de una cartera de activos tóxicos compuesta por cerca de 20.000 préstamos fallidos que en su día estuvieron destinados a la adquisición de vehículos del grupo francés. El valor nominal de la cartera es de 100 millones de euros y, según fuentes financieras, el precio de la operación, denominada 'Proyecto Loeb', se ha cerrado con un descuento en el entorno del 97%.

De este modo, Intrum se ha impuesto a otros fondos especializados cono Link Financial y Axactor que también habían mostrado su interés en la operación, en la que Alantra ha actuado como asesor de PSA Financial Services, una 'joint-venture' establecida por el grupo que preside Ana Botín y el conglomerado automovilístico galo en 2015 con el objetivo de financiar la compra de sus vehículos por parte de clientes españoles. El capital de la compañía esta repartido al 50% entre el fabricante y la entidad financiera.

Como ninguno de los dos está en disposición de 'perseguir' a los clientes morosos que no pagan sus cuotas, agruparon los créditos fallidos en una cartera con el objetivo de venderlos en bloque. Los activos estaban ya dados por perdidos, por lo que todo lo que ingresa la financiera son plusvalías, que se situarían en el entorno de los tres millones de euros.

Este precio es superior al de otras carteras de préstamos al consumo fallidos con el mismo perímetro, pues algunos de los créditos aún conservan la garantía, que en este caso se trataban de coches vendidos en los primero años de siglo, cuyo valor se ha depreciado significativamente con el paso de los años.

En España, si la disputa por un crédito respaldado por un vehículo llega a los tribunales, la garantía queda inmovilizada hasta que se resuelve el juicio, algo que no sucede en Estados Unidos, donde el banco es el propietario del vehículo hasta que se amortiza el crédito, por lo que el proceso es más rápido ante el impago. No obstante, la intención de los fondos no es hacerse con el coche, sino recuperar el dinero.

Pese al bajón que ha experimentado el mercado automovilístico, la compañía de Banco Santander y PSA destinada a la financiación de coches Peugeot, Citroën y DS en Brasil y otros 11 países europeos registró un beneficio neto de 484 millones de euros en 2018, un 20% más que un año antes, mientras que la cifra de negocio de la sociedad se elevó un 7,7%, hasta 1.121 millones de euros.

La alianza le proporciona 105 millones a Santander

Según consta en las cuentas anuales del grupo galo, esta alianza le aportó a PSA un dividendo de 105 millones en 2018. Al estar constituida al 50% con el banco, el dividendo para el Banco Santander debería ser equivalente. En cualquier caso, el resultado neto de la división española de esta sociedad, PSA Financial Services Spain, cayó un 14% en 2018, hasta los 55 millones de euros, de acuerdo a la memoria del grupo cántabro, que mantiene un total de 100 acuerdos con fabricantes para la compra de vehículos en un total de 15 países.

Sea como fuere, la operación se ha cerrado en un momento en el que la morosidad de los créditos al consumo se ha disparado un 26% interanual en el último trimestre, situando la ratio de morosos en este segmento de negocio en el 5,6%, tal y como advirtió en Banco de España la semana pasada. En este contexto, prácticamente todas las entidades financieras del país han puesto en el mercado carteras de prestamos morosos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING