Domingo, 19.05.2019 - 11:12 h
El consejero delegado gana más poder

Javier Hidalgo eleva al 17% su presencia en Globalia tras comprar un 7% a Unicaja

El hijo del presidente y fundador de la empresa ya es el segundo accionista tras la adquisición a mediados de 2018 del 10% de la firma. 

Javier Hidalgo
Javier Hidalgo, consejero delegado de Globalia. / Efe

Javier Hidalgo, consejero delegado de Globalia, ha elevado al 17% su participación en la empresa tras adquirir a Unicaja un 7% del capital del grupo turístico, lo que le convierte en el segundo accionista de la compañía sólo por detrás de su padre y presidente de la compañía, Juan José Hidalgo, el empresario salmantino que fundó el grupo matriz de Air Europa, Halcón Viajes, Be Live Hotels y Travelplan.

En una nota informativa, Globalia recuerda que esta transacción, cuyo importe no ha sido revelado, se suma a la compra realizada el pasado julio por Javier Hidalgo del 10% de las acciones al Banco Popular y a Inversiones Tirema, "que sustentan el firme compromiso manifestado por Javier Hidalgo para reposicionarla como referente del sector turístico".

Globalia prevé cerrar el año con un beneficio antes de impuestos cercano a los 80 millones de euros, lo que supone casi multiplicar por cinco el obtenido en 2017, y espera situar su ebitda o resultado bruto de explotación por encima de los 160 millones de euros, un 60% superior al registrado en el año anterior, recuerda Efe.

De hecho, la compañía volvió a la senda de los beneficios en el año 2017 tras dos ejercicios en números rojos, al ganar 16,5 millones de euros, frente a unas pérdidas de 15 millones en 2016. ¿La causa? El impulso por el crecimiento de su división aérea Air Europa y la hotelera Be Live Hotels.

Los ingresos de la compañía avanzaron un 3,5%, hasta alcanzar los 3.667 millones de euros, mientras que el resultado bruto de explotación, ebitda, se mantuvo en 102 millones, según explicó el presidente de la firma. Las pérdidas en el ejercicio anterior se debieron, en parte, a la provisión por los fondos retenidos en Venezuela, que suponen "una deuda muy gorda" para el grupo, de 200 millones de dólares, que Hidalgo confía en recuperar un día porque "la esperanza nunca en la vida se puede perder".

El plan de la empresa es tener un gran centro de distribución (hub) en Madrid, pero las terminales del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas en las que opera "se han quedado pequeñas" para la compañía. "Ahí es donde estamos sufriendo para el crecimiento, nos hacen falta más pasarelas o 'finger', ya que algunas veces no tenemos suficientes y operar en remoto es un problema, la gente se molesta", explicó hace unos meses.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios