Sábado, 15.12.2018 - 03:08 h
Conflicto laboral en el operador postal público

Correos se topa con Montero en su afán de zanjar la crisis laboral por los sueldos

Hacienda atajó de raíz la intención del presidente del operador de aceptar un alza salarial superior al resto de los funcionarios para su plantilla.

Imagen de la manifestación de trabajadores de Correos / EFe
Los trabajadores de Correos salieron el día 29 a la calle en protesta por la falta de compensación de sus pérdidas de poder adquisitivo de los últimos años / EFE

El presidente de Correos, Juan Manuel Serrano, intentó hasta el último minuto del pasado jueves desactivar la huelga convocada para el día siguiente por los cuatro sindicatos mayoritarios en el operador postal público, pero sus esfuerzos se toparon con el muro insalvable de la oposición del Ministerio de Hacienda a conceder a la plantilla de la empresa pública una mejora salarial superior a la ya pactada para el conjunto de los funcionarios.

Según fuentes conocedoras de la negociación, el que fuera jefe de gabinete de Pedro Sánchez en el PSOE y ahora presidente del operador postal estatal llegó a mostrar su disposición a aceptar una mejora salarial extra para el personal de Correos de hasta un 4% en tres años, pero ésta no llegó a concretarse de manera formal por la negativa del área que dirige María Jesús Montero a aceptar ese trato de favor para el personal del operador postal estatal.

La negativa de Hacienda derivó en que la única propuesta salarial formal que Correos trasladó a los sindicatos fuera la aplicación a la plantilla de los términos del acuerdo salarial suscrito para el conjunto de la Función Pública, una aplicación ya comprometida desde hace meses aunque aún no haya terminado de aplicarse en el ámbito de las empresas públicas. 

Según fuentes sindicales, en lo que al plano salarial respecta una negociación de meses apenas ha servido para que la empresa 'se acordara' de incluir en su propuesta el 0,2% de fondos adicionales que prevé el acuerdo de marzo, pero que Correos no había incluido en su propuesta inicial, y para arrancar un compromiso de abonar un plus salarial por el trabajo de los sábados. "Lo que ya teníamos más unos cacahuetes", resume un representante sindical.

"Somos conscientes de que el presidente ha hecho esfuerzos para llegar a un acuerdo y evitar el conflicto laboral en Correos, pero lo que se nos ha ofrecido es inasumible", subraya otra fuente sindical. La plataforma de negociación de los sindicatos exigía un guiño a la empresa, a la SEPI - el hólding empresarial público del que depende el operador - y al Gobierno después de una década de congelación real de los salarios y un ajuste de plantilla que se ha llevado por delante a más de 15.000 trabajadores.

Entre las propuestas, recuperar el recorte salarial del 5% aplicado a todo el personal funcionario, establecer un nuevo plus salarial para incentivar el trabajo en nuevas actividades de negocio, un plan de prejubilaciones y retiros anticipados para rejuvenecer la plantilla y una solución para resolver el problema de los sábados no retribuidos en la compañía.

Los sindicatos señalan al Ministerio de Hacienda

Las fuentes consultadas señalan al Ministerio de Hacienda a la hora de buscar culpables. Valoran el esfuerzo realizado por el presidente de Correos y entienden que incluso la Sepi entendía la situación, pero que el asunto encalló en Hacienda. El asunto tendrá consecuencias.

"No vamos a renunciar a nuestros derechos", advierten fuentes sindicales. "Si el presidente de Correos no tiene capacidad suficiente para negociar un acuerdo, tendremos que negociar con la Sepi o con el Ministerio de Hacienda pero si este Gobierno no aborda el conflicto nosotros tenemos claro que no vamos a ceder".

La crisis no tiene fácil solución. Fuentes del ámbito de las empresas públicas advierten de que el Ministerio de Hacienda ha marcado una línea roja en el tema salarial. Aseguran que si algo tiene claro María Jesús Montero es que ceder en la negociación salarial con Correos abriría una espiral de conflictos laboral en el resto de las empresas públicas en un contexto, además, en el que el Ejecutivo tiene que encajar presupuestariamente las mejoras salariales acordadas para el conjunto de los funcionarios y prevé ampliarlas al personal laboral.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios