Domingo, 15.09.2019 - 08:31 h
El plazo de candidaturas termina este jueves

La jefa de Adif reúne firmas para obtener la medalla 2019 del Colegio de Ingenieros

La alta dirección de la empresa promueve una campaña interna para recoger apoyos suficientes que avalen la distinción por méritos profesionales.

Isabel Pardo de Vera, presidenta de Adif
 Isabel Pardo quiere que el Colegio de Ingenieros reconozca su 'mérito profesional' / EFE

La alta dirección del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ha emprendido una campaña de apoyo institucional a su flamante presidenta, Isabel Pardo de Vera, con objeto de que la máxima responsable de la compañía pueda ver recompensados en 2019 sus méritos profesionales con una de las medallas que otorga cada año el Colegio Oficial de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. La propuesta de condecoración necesita un mínimo de 50 firmas y con este empeño los ejecutivos titulados más cercanos a la presidenta llevan días solicitando avales dentro de la casa para hacer valer las aspiraciones de su jefa y primera ejecutiva de la compañía.

La campaña de postulación, como suele ocurrir en estas ocasiones, ha suscitado no pocas susceptibilidades internas entre aquellos profesionales que se sienten, de una forma u otra, conminados para estampar su rúbrica junto con su nombre y número de colegiado en la lista de marras que está circulando dentro de la empresa. Algunos de los afectados han hecho caso omiso y otros han plasmado sus críticas en los grupos de whatsapps que mantienen con sus compañeros. Otra cosa diferente es que, a la postre, decidan firmar la petición para no quedarse descolgados de una propuesta que a buen seguro contará con las suficientes adhesiones antes de que se cierre el plazo de candidaturas este jueves día 28.

Con una plantilla de más de 15.000 trabajadores Adif constituye uno de los núcleos empresariales más directamente vinculados con el Colegio Oficial de Ingenieros de Caminos. Además de la actual presidenta son también titulados de carrera el actual director general de Construcción, Juan Pablo Villanueva Beltramini, considerado de hecho el verdadero ‘número dos’ de la entidad y que ha sido uno de los primeros en suscribir gustosamente la petición. De igual manera es ingeniera de caminos la directora general de Planificación Estratégica, María Luisa Domínguez González, así como el director general de Conservación y Mantenimiento, Ángel Contreras Marín.

Todos estos altos cargos han sido designados a propuesta de Isabel Pardo de Vera, por lo que está claro el interés y dedicación con que el comité de dirección de Adif está promoviendo la candidatura de su jefa. La máxima responsable de la empresa estatal que gestiona la vía férrea en España ha demostrado una pericia especial a la hora de poner en valor su plan de carrera dentro de la compañía. Isabel Pardo accedió a lo más alto de Adif en junio pasado a instancias del ministro de Fomento, José Luis Ávalos, pero desde dos años antes venía ocupando el cargo de directora de Explotación gracias a la mediación directa de la exministra Ana Pastor.

La presidenta de Adif ha sabido moverse con especial habilidad tanto en el actual Gobierno del PSOE como en la época del PP y tampoco le ha temblado el pulso para ‘apuntalar’ el organigrama del gestor de infraestructuras con personas de su neta confianza. Destaca en este último apartado el caso de Esther Mateo, sobrina de Antonio González Marín, el presidente que estaba al frente de Adif cuando se realizó la controvertida reforma del proyecto del tramo entre Orense y Santiago de Compostela donde tuvo lugar el peor accidente de la historia ferroviaria española en julio de 2013.

Visibilizar un fuerte respaldo corporativo

Se da la circunstancia de que Esther Mateo es la actual directora general de Seguridad, Procesos y Sistemas Corporativos, puesto al que ha sido promovida el pasado mes de septiembre después de realizar un peritaje sobre el citado siniestro del Alvia en el que se defendían claramente las tesis orientadas a vincular el accidente con un mero fallo humano. Para desgracia de la actual presidenta de Adif, Esther Mateo no es ingeniera de caminos sino ingeniera industrial por lo que no podrá hacer efectivo su voto en favor de la condecoración que pretende conseguir ahora Isabel Pardo.

Los galardones del Colegio Oficial constituyen un reconocimiento de especial notoriedad para el colectivo de ingenieros de caminos en España y suelen distribuirse en dos categorías específicas de indudable relevancia dentro de la profesión, tales como son las medallas de honor y las medallas al mérito profesional. Es de prever que las 50 firmas llegarán a lo largo del día de hoy a la secretaría general del Colegio como establece el Reglamento aprobado por el Consejo General, si bien en caso contrario tampoco parece que existan muchos problemas para obtener la condecoración de marras.

La candidatura de Isabel Pardo puede ser presentada también por el presidente del Colegio, por acuerdo de la Junta Rectora de demarcación o por diez consejeros. Claro está que en el actual momento empresarial lo que está en juego y se trata de visibilizar es el respaldo corporativo con que la plana mayor de Adif trata de arropar a su jefa de filas. Cabe observar que la situación de interinidad en las empresas estatales ha adquirido plena carta de naturaleza tras la convocatoria de elecciones generales en nuestro país. No es de extrañar el esmero con que algunos gestores públicos se esmeran en poner de relieve ahora sus mayores ‘méritos profesionales’.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios