Lunes, 21.01.2019 - 19:35 h
La embotelladora Olive Partners

El socio de Coca-Cola en España no teme perder la receta 'secreta' de su negocio

La envasadora local del gigante de los refrescos reconoce que prevé renovar sin problemas el acuerdo en exclusiva que mantiene con la multinacional.

Sol Daurella, presidenta de Coca-Cola European Partners.
Sol Daurella es presidenta de Coca-Cola European Partners, el principal embotellador del gigante de los refrescos en Europa. / Efe

Es la piedra angular del embotellador clave de Coca-Cola fuera de Estados Unidos y tiene un contrato con el que guarda un tesoro a perpetuidad. Olive Partners, la 'pata' española de Coca-Cola European Partners (CCEP), ese gigante que envasa los refrescos en gran parte del 'viejo mundo', reconoce que el pacto para producir las enseñas de refrescos de la multinacional de Atlanta no tiene, a priori, fecha de caducidad efectiva.

"El acuerdo no contiene ningún derecho automático de renovación", explica Olive Partners en su último informe anual, del ejercicio 2017, remitido al Registro Mercantil. Sin embargo, "el grupo considera que la relación de interdependencia con The Coca-Cola Company y el coste sustancial que la no renovación tendría asegura que el acuerdo continuará siendo renovado y, por lo tanto, se considera perpetuo".

El grupo embotellador español, integrado como pieza clave en Coca-Cola European Partners, explica que si ese contrato no fuera perpetuo tendría su final marcado. "El contrato de embotellador establece determinadas obligaciones referidas a la compra de materias primas y a la aplicación de políticas comunes y publicidad compartida" entre las sociedades. "El vencimiento actual de dicho contrato es en 2026, prorrogable por un periodo adicional de 10 años", detalla al margen de reconocer que prevé que se extienda más allá de esa fecha.

Un gigante paneuropeo

Olive Partners es la sociedad que integra a las antiguas embotelladoras regionales españolas, que decidieron unirse en una sola compañía hace ahora cinco años. De esa integración nació Coca-Cola Iberian Partners que, rebautizada como Olive, se convirtió en el engranaje esencial de European Partners, el gigante que fusionó a los envasadores de España, Andorra, Portugal, Alemania, Bélgica, Francia, Gran Bretaña, Holanda, Luxemburgo, Mónaco, Noruega y Suecia.

La compañía, que saltó a bolsa en junio de 2016, tiene entre sus accionistas a empresarios españoles de renombre como Sol Daurella, presidenta de la compañía; la familia Gómez-Trenor; o José Ignacio Comenge que, también, acaba de reforzarse como accionista de referencia del grupo de alimentación Ebro Foods.

A través de Olive Partners, Daurella controla más de 32,3 millones de acciones de Coca-Cola European Partners; y Comenge, otros 7,7 millones, según consta en la memoria del grupo europeo del pasado año, al ser ambos miembros de su consejo de administración.

Los dos directivos se beneficiarán del cambio de la política de retribución a sus accionistas que anunció CCEP el pasado otoño, cuando comunicó que iba a destinar 1.500 millones de euros a la compra de acciones propias para mejorar su dividendo correspondiente a esta recta final del año.

En concreto, CCEP comunicó a los inversores que el 'payout' de la multinacional, el porcentaje del resultado neto con el que retribuye al accionista, iba a elevarse del 45% al 50% al mejorar, también, su previsión de resultados. Una evolución que contrasta con la de Olive Partners en 2017 que, como consecuencia de la contribución negativa de 395 millones de CCEP, perdió en el ejercicio 392,3 millones de euros, según consta en la citada memoria remitida al registro.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios