Martes, 17.09.2019 - 13:26 h
Relevo en pleno proceso de transición energética

¿Hay plan Rosell para Endesa? Quién hay detrás una candidatura que pierde fuelle

Duran i Lleida, bien relacionado con los intereses italianos en España, mueve apoyos para que el expresidente de la CEOE presida la eléctrica

De izquierda a derecha: Francesco Starace, Borja Prado y José Bogas.
De izquierda a derecha: Francesco Starace, Borja Prado y José Bogas. / EFE

La pelea para suceder al aún presidente de Endesa, Borja Prado, comenzó hace meses y no está cerrada. Se decidirá probablemente en marzo, con la propuesta de nuevo consejero -y presidente 'in pectore'-a la junta de accionistas. Eso sí, hay una opción que ha perdido fuelle: la del expresidente de la patronal CEOE, Joan Rosell. Fuentes del grupo al tanto de las maniobras que se suceden desde el pasado otoño aseguran que las gestiones a favor de Rosell, facilitadas por Josep Duran i Lleida, exportavoz de CiU y ex presidente de de UDC, no han dado el fruto esperado. Endesa declinó hacer comentarios al respecto.

La candidatura de Rosell al "trono" de Endesa va acompañada en los últimos meses de dos nombres: el de Duran i Lleida y el de Josep Sánchez Llibre, presidente de la patronal catalana Fomento del Trabajo y antiguo encargado de las relaciones con las Cortes de la patronal CEOE. Ambos, según las fuentes consultadas, han  activado sus contactos para empujar la candidatura de Rosell.

Fuentes del entorno de Sánchez Llibre niegan cualquier relación con el proceso de sucesión en Endesa. Según afirman, si alguien está en la defensa de Rosell ante círculos italianos, es Duran i Lleida. El expolítico tiene buena entrada en los círculos políticos y empresariales italianos. En España y en el país trasalpino. Ha participado en el Foro de Diálogo España-Italia, y, según fuentes cercanas al expolítico, mantiene una buena relación con Enrico Letta, exprimer ministro italiano (2013-2014) que coordinó el último encuentro hispano italiano en noviembre pasado.

Duran i Lleida, "vacante"

Duran i Lleida niega haber realizado gestiones a favor de Rosell. "Nunca he hablado o realizado gestiones (a favor de Rosell)". "Si tuviera la capacidad que se me atribuye, me propondría a mí (para la presidencia de Endesa)", asegura de forma irónica. "Estoy vacante", remata. Es una vacante relativa. Duran i Lleida ha sido nombrado consejero de Aena y trabaja en el bufete Colls que fundó su suegro.

Colls asesora desde hace décadas a empresas y particulares italianos con intereses en España. Según el propio bufete, miembros del despacho han sido distinguidos con importantes condecoraciones, entre ellas, las de “Grande Ufficiale” de la Orden al Mérito de la República Italiana y “Cavaliere” de la Orden de la Estrella de la Solidaridad Italiana.

Tanto Sánchez Llibre como Duran i Lleida se distancian de la operación Rosell. Pero otras fuentes confirman su intervención en el acercamiento entre el presidente de la patronal CEOE y Francesco Starace, vicepresidente de Endesa y consejero delegado de Enel. Rosell y Starace habrían mantenido al menos un encuentro con la sucesión de Endesa como telón de fondo el pasado año.

Cargos y cargas

Rosell intenta jugar a fondo las cartas de su curriculo. Entre ellas, que conoce el sector, aunque ha cambiado mucho en los últimos años y se enfrenta a un proceso de transición difícil de embridar. Fue presidente de Enher (1996-1999) y de Fecsa-Enher (1999-2002) y ocupó plaza de consejero en la propia Endesa antes de la llegada de Prado a la compañía, hace más de una década. Pero esas cartas no bastan para auparlo al cargo. Demasiados cambios y demasiadas cargas.

El sucesor de Borja Prado tendrá que hacer frente, entre otros temas, a los cierres de centrales nucleares. La convocatoria electoral ha dejado momentáneamente en el aire los planes del Gobierno Sánchez para cerrar todo el parque nuclear entre 2025 y 2035. Pero suceda lo que suceda, las diferencias en la estrategia de negocio entre las tres grandes compañías -Endesa, Iberdrola y Naturgy- forzarán cambios en el negocio. Iberdrola y Naturgy son partidarias de cerrar la persiana nuclear a los 40 años si no se reducen las cargas impositivas a las nucleares.

Endesa quiere prolongar el negocio el mayor tiempo posible. Amortiza sus centrales a 50 años y no a 40 como sus socios y rivales. La compañía controla mayoritariamente las centrales de Cataluña -Ascó I, Ascó II y Vandellós-. El proyecto nacionalista catalán cuenta con esa potencia eléctrica para cubrir la demanda de una hipotética república independiente. Es un elemento más a considerar en el tablero de la sucesión de Prado. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios