Miércoles, 12.12.2018 - 23:01 h
En las cuentas del último trimestre

La reforma fiscal de Trump castiga a JPMorgan y beneficia a Wells Fargo

Cada entidad bancaria ha encajado de forma diferente en sus cuentas la nueva legislación tributaria aprobada por Donald Trump.

JP Morgan, uno de los bancos más grandes del mundo. (EFE)
JP Morgan, uno de los bancos más grandes del mundo. (EFE)

El banco estadounidense Wells Fargo obtuvo un beneficio neto de 6.151 millones de dólares (5.070 millones de euros) en el cuarto trimestre de 2017, lo que implica un incremento del 16,6% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente, según informó la entidad, que logró unos ingresos de 22.050 millones de dólares (18.175 millones de euros) durante el periodo comprendido entre septiembre y diciembre, un 2,2% más.

Wells Fargo explicó que los resultados del cuarto trimestre se vieron impulsados por la reforma fiscal estadounidense -promulgada el pasado 22 de diciembre por Donald Trump- con hasta 3.350 millones de dólares (2.761 millones de euros) o 0,67 dólares por acción como resultado de la nueva medición del pasivo por impuestos diferidos netos.

A pesar de que otros bancos han informado sobre cargos adicionales sobre sus resultados como consecuencia de la nueva ley tributaria, los de Wells Fargo se vieron impulsados porque deberá pagar menos impuestos en el futuro por los ingresos de un conjunto de negocios, incluido el servicio hipotecario.

En la otra cara de la misma moneda, el gigante bancario JPMorgan Chase anunció un impacto negativo extraordinario en sus cuentas del último trimestre, derivado de la reforma fiscal en Estados Unidos.

El banco ganó 24.441 millones de dólares en 2017, un 1% menos que en 2016, tras sufrir una caída de sus beneficios del 37% en el último trimestre por una carga extraordinaria única de 2.400 millones de dólares, como consecuencia de la reforma fiscal.

El mayor grupo bancario de Estados Unidos por volumen de activos justificó ese impacto negativo extraordinario y único debido, entre otras cosas, al gravamen que las empresas tienen que pagar para repatriar beneficios en el extranjero con la nueva legislación.

En todo caso, JPMorgan Chase aseguró que la nueva normativa fiscal que fue ratificada a finales de diciembre por el presidente estadounidense, Donald Trump, tendrá un "resultado positivo significativo" para el país.

Ahora en Portada 

Comentarios