Jueves, 27.06.2019 - 07:01 h
La empresa fue tasada en 930 millones hace cuatro años

La renuncia de Repsol enfrenta a KKR y Gestamp por el precio de venta de X-Elio

El fondo americano ha elevado el listón hasta los 1.150 millones y la familia Riberas considera ese importe prohibitivo para encontrar comprador

X-Elio opera en 12 países y tiene 41 plantas fotovoltaicas
X-Elio opera en 12 países y tiene 41 plantas fotovoltaicas. / L.I.

El gigante estadounidense del capital riesgo KKR está empeñado en asegurar la rentabilidad de su inversión en X-Elio, su principal apuesta en el sector de energías renovables, y ha elevado hasta una cifra de 1.150 millones de euros el precio de venta de la compañía creada a partir de los activos de la antigua Gestamp Solar. Las expectativas de negocio de KKR no son negociables, por los menos hasta el momento, y han motivado la espantada de Iberdrola y Repsol, las dos grandes compañías españolas que inicialmente mostraron mayor interés en la operación. En estos momentos la puja, o lo que quede de ella, se reduce a una negociación directa y a la baja con el fondo de inversión canadiense Brookfield.

Dentro del mercado energético español existe la convicción de que KKR “se ha subido a la parra” en su intento de poner en valor los 930 millones de euros que en números redondos fue tasada X-Elio en julio de 2015 cuando el ‘private equity’ norteamericano compró a Gestamp el 80% de la compañía. Lógicamente, a día de hoy las aspiraciones de la familia Ribera son bastante menos ambiciosas y están generando el consiguiente tira y afloja con la propia KKR a fin de materializar la venta antes de que la compañía pueda perder su atractivo para otros eventuales inversores que a día de hoy tienen un perfil preferentemente financiero.

El hecho de que las grandes compañías industriales y de servicios españolas se hayan espantado de la operación es un indicio que puede dar al traste con la misma. La situación es más grave si cabe para los vendedores teniendo en cuenta que esta es la segunda vez que Repsol se retira de la negociación después de haber presentado una oferta vinculante. Hace dos años la compañía que preside Antonio Brufau llegó también a la fase final de un concurso que finalmente fue declarado desierto. Al igual que entonces, el precio ofrecido ahora por la petrolera, en torno a los 900 millones, se ha quedado muy por debajo del listón colocado por KKR.

El actual proceso de colocación de X-Elio lleva varios meses en curso y ha llegado a canalizar varias decenas de muestras de interés a través de Citi, el banco de inversión contratado por KKR. En un principio entidades como Endesa o Acciona aparecieron vinculadas como potenciales compradoras, si bien luego fue Iberdrola la que concitó todas las atenciones del mercado hasta que la compañía presidida por Ignacio Galán se descolgó de la operación cercana la fecha de presentación de ofertas. Repsol mantuvo su propuesta convencida de que Iberdrola sería su gran competidor, lo que hace pensar a los vendedores que la no concurrencia final de la eléctrica ha enfriado también el interés de la petrolera.

Sea como fuere a día de hoy KKR sólo tiene sobre la mesa dos ofertas, procedentes de Brookfield y del conglomerado financiero japonés Orix, si bien fuentes conocedoras de la operación descartan la viabilidad efectiva de la propuesta nipona dadas las condiciones a las que está sometida. El fondo canadiense es considerado por eliminación como el único candidato realmente serio para hacerse con X-Elio pero su oferta está también lejos de los requerimientos exigido por el accionista principal de la compañía. En estas condiciones, cabe la posibilidad, cada vez más verosímil, de que KKR deje en suspenso la desinversión para centrarse en otras operaciones de rotación de cartera.

Vender antes de que sea demasiado tarde

El fondo estadounidense se muestra cada vez más reacio a vender a derribo, entendiendo por tal un precio inferior a los 1.000 millones de euros. Para Gestamp esta cifra debería ser suficiente para cerrar un 'deal' dada la presión que puede registrar el mercado de las energías renovables a la luz de otras operaciones en curso. La irrupción de ACS con la anunciada salida a bolsa de su filial Zero-E representa, en este sentido, un aviso para culminar antes de que sea demasiado tarde el 'pase' de X-Elio. No se puede descartar que el grupo de Florentino Pérez aproveche también el momento para cerrar directamente la colocación a un tercero de sus activos renovables.

X-Elio fue constituida con la denominación inicial de Gestamp Asetym Solar en 2005 como una empresa de ingeniería de la mano de la familia Riberas, propietaria de Gestamp y Gonvarri. En la actualidad está presente en 12 países con un total de 650 megavatios y 41 plantas solares en funcionamiento, lo que convierte a la empresa en un operador global en el desarrollo, construcción y operación de instalaciones fotovoltaicas. KKR tiene también en ciernes la venta del 33% que posee en Acciona Energía Internacional,  la sociedad que agrupa los activos renovables que tiene fuera de España el grupo presidido por José Manuel Entrecanales

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios