Viernes, 23.08.2019 - 07:01 h
Informe conjunto de Monitor Deloitte y las compañías

Las eléctricas exigen una rentabilidad del 7% para invertir en red y evitar el colapso

El tirón de la demanda, la integración de las renovables y los objetivos medioambientales obligarán a invertir 46.000 millones hasta el año 2030

Gráfico inversiones en redes.
Gráfico inversiones en redes

Los planes del ministro de energía, Álvaro Nadal, para dar un tijeretazo a la retribución de las redes de distribución ya tienen contestación. Con números y datos. Un informe elaborado por Monitor Deloitte y las eléctricas concluye que será necesario invertir hasta 46.000 millones hasta 2030 en la red de distribución -34.000 por las operadoras de redes- para integrar la generación renovable, atender el aumento de la demanda y cumplir con las exigencias medioambientales de la UE. Con un detalle importante: el retorno de la inversión debería situarse en el 7%, la media de los países de la UE según el estudio. El porcentaje está lejos de lo que el Ministerio de Energía considera razonable: en torno al 4% -200 puntos básicos sobre el interés del bono a 10 años-.

No es que la polémica esté servida ahora.  Viene de lejos. El ministro Nadal considera que la retribución que reciben las empresas propietarias de redes es más que generosa, exenta de riesgo y no justificada. Una carga en el recibo de la luz que es hora de examinar. Intentó hacerlo mediante enmiendas presentadas en el Senado y provocó una convulsión en las cotizaciones bursátiles de las compañías. El intento quedó en nada porque los grupos parlamentarios han dejado solo a Nadal. Pero el titular de Energía no tira la toalla.

Para poner la venda antes de que llegue la herida, las empresas han impulsado el estudio 'La contribución de las redes eléctricas a la transición energética' de Monitor Deloitte. El documento pone cifras a las necesidades de inversión de la red hasta 2030 y adelanta algunos argumentos para que el Ministerio de Energía -Nadal- tenga puntos de apoyo si decide cambiar la estrategia.

Empleo y precio de la luz

Entre esos argumentos hay dos con peso: la creación de empleo y el impacto en la tarifa eléctrica. Según el documento, la inversión en redes de 34.000 millones por parte de las empresas generará hasta 40.000 empleos. Y el impacto en la tarifa eléctrica será beneficioso para el usuario. El coste de las redes -que se paga en los peajes- se reducirá hasta un 10%. Ese descenso, unido a la desaparición del déficit tarifario, el aumento de la demanda y el menor precio de la energía generada con renovables, reducirá el coste total del suministro en un 35% en el año 2030. De 130 euros Mwh en 2015 a los 85/90 euros Mwh en 2030.

Si el argumento del empleo y la promesa de tarifas más baratas no convencen al Ministerio de Energía para suavizar el anuncio de tijeretazos al sector, Monitor Deloitte aporta otro dato relativo al 'hardware' eléctrico: la red de distribución ha envejecido mucho y en baja tensión -la malla que da servicio a los hogares- el 40% de los transformadores tendrá más de 40 años en 2025. O se invierte o será el colapso. Sucedió en 2007 , con el gran apagón de Barcelona y el recuerdo todavía está reciente.


Alberto Amores, socio de Monitor Deloitte, detalla que entre 14.000 y 15.000 millones -de los 46.000 totales- deberían ir destinados a la modernización y actualización con nuevas tecnologías de las redes eléctricas. Además, un 13 % de la inversión (entre 5.000 y 6.000 millones) serían para digitalización y automatización.

Para la industria española, todo ventajas. Según el estudio, hasta un 95 % de la inversión necesaria en redes sería servida por industrial nacional y el peso de la mano de obra nacional se situaría entre el 50% y el 60%. Las redes eléctricas, sostiene el documento, contribuyen en cerca del 30% al Valor Añadido Bruto (VAB) de la economía española y suponen el 40% de todos los empleos que aporta el sector eléctrico.

Rentabilidad del 7%

Para modernizar la red, asumir la nueva demanda y dar salida a las renovables, las eléctricas demandan una rentabilidad de en torno al 7%. El estudio de Deloitte detalla que la media de los diferenciales de rentabilidad (TIR) sobre la deuda soberana en los países del entorno se sitúa en 486 puntos básicos para la distribución eléctrica. Es lo que reclaman.

No lo tienen fácil. El Ministerio de Energía, apoyado en datos de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), quiere reducir una rentabilidad que considera excesiva. Nadal cree que la distribución eléctrica es una actividad regulada de bajo riesgo y su remuneración debe de tener en cuenta la evolución del ciclo económico, la demanda prevista y los costes de financiación de las empresas de transporte y distribución. El resultado es la tijera.

Energía se apoya en la CNMC para proponer los recortes. Según el informe elaborado en diciembre del pasado año, la CNMC ha detectado un incremento de la rentabilidad económica de la distribución de las eléctricas. El retorno sobre la inversión (ROI) pasó del 6,57% en 2013 al 8,16% en 2016. Y la rentabilidad para el accionista (ROE) superaba el 10% en todas las empresas examinadas: Endesa Distribución, Iberdrola Distribución Eléctrica, Unión Fenosa Distribución, Hidrocantábrico Distribución Eléctrica, y Viesgo Distribución Eléctrica. Todas ellas han participado en el estudio de Deloitte.


Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios