Jueves, 16.08.2018 - 15:40 h
Tras la reforma fiscal de Trump

Las grandes tecnológicas pagarán 64.000 millones para repatriar su efectivo

Google y Microsoft cierran el último trimestre con fuertes pérdidas debido a este pago único para atraer beneficios fuera de las fronteras de EEUU.

Donald Trump durante el foro económico de Davos
La reforma fiscal de Trump ha permitido repatriar efectivo a las tecnológicas. / EFE

Pasaron por caja, tras la reforma fiscal de Donald Trump. Las grandes empresas tecnológicas pagarán 64.000 millones de dólares -51.000 millones de euros al cambio- en impuestos con los que, principalmente, podrán repatriar dinero en efectivo procedente de beneficios logrados fuera de las fronteras de Estados Unidos gracias a su ingeniería fiscal. La consecuencia: dos de las más importantes, Google y Microsoft, afrontaron en el último trimestre del año pasado fuertes pérdidas en sus cuentas de resultados.

El Congreso de los Estados Unidos dio luz verde el pasado mes de diciembre a la mayor bajada de impuestos en tres décadas en el país. Dentro de esa nueva ley, la administración Trump abre la puerta a esa repatriación de grandes cantidades de efectivo. ¿Cómo? Gravando ese movimiento con un 15% de tipo impositivo, muy por debajo de lo que le correspondería. De esta forma, grandes multinacionales, principalmente tecnológicas, se han lanzado a reintegrar buena parte de esos beneficios localizados en países de baja tributación como Irlanda o Luxemburgo o en paraísos fiscales como las Islas Caimán o las Islas Vírgenes.

El efecto de este cambio de estrategia ha quedado reflejado en los resultados del último trimestre del año pasado en las grandes tecnológicas, compañías que por su ingeniería fiscal, acumulan cientos de miles de millones fuera. La que dio el primer paso fue Apple: anunció hace varias semanas el pago de 38.000 millones de dólares -30.500 millones de euros- para atraer prácticamente la totalidad del efectivo acumulado.

El fabricante del iPhone aportará, por tanto, más de la mitad de lo pagado por las cinco grandes para la repatriación. No es de extrañar: la empresa alcanzó un nuevo récord de dinero en efectivo. En total, 286.000 millones de dólares. Sumó 18.000 millones de dólares extra durante los tres últimos meses, según las cuentas presentadas este jueves.

El resto también se ha sumado. El caso más llamativo es el de Microsoft. El fabricante del sistema operativo Windows se anotó en las cuentas del trimestre concluido en diciembre el pago de 13.800 millones de dólares -11.000 millones de euros- en el pago único de impuestos. Facebook hizo lo propio con 2.300 millones de dólares -1.850 millones de euros-, mientras que Google (Alphabet) también aportó 9.900 millones.

La única que se salva de estos pagos es Amazon. La compañía fundada por Jeff Bezos no acumula grandes cantidades de efectivo fuera de Estados Unidos (a cierre de año sumaba 12.700 millones de dólares). Por tanto, no sólo no ha tenido que pasar por caja, sino que se ha apuntado un beneficio fiscal provisional por la nueva ley fiscal de 789 millones de dólares.

¿Cuánto representan 51.000 millones de euros? Es algo más que la capitalización de BBVA (49.100 millones de euros), la tercera compañía por tamaño del Ibex 35, y nueve veces más los impuestos pagados por el gigante español de la distribución Inditex en todos los mercados en los que opera durante el ejercicio 2016.

Pese a este desembolso, para estas y otras grandes compañías con sede en Estados Unidos, los cambios legislativos son prácticamente un regalo: reduce el tipo del Impuesto de Sociedades del 35% al 21%.

Fuertes pérdidas en el resultado

Era una ventana de oportunidad. Poder pagar un 15% sobre esos beneficios (cuando debían haber abonado un 35% en base al Impuesto de Sociedades) era una ventaja importante que no han querido dejar pasar. Sin embargo, el hecho de abordarlo en un solo pago ha llevado a algunas de estas compañías a incurrir en fuertes pérdidas por las diferentes provisiones y reservas.

Google se ha apuntado pérdidas netas durante el último trimestre de 3.000 millones de dólares (sin contar con ello sumó 6.800 millones de dólares, por debajo de lo previsto por los analistas). Microsoft registró 6.300 millones de números rojos.

Las grandes tecnológicas pagarán 64.000 millones para repatriar su efectivo

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios