Miércoles, 15.08.2018 - 10:39 h
Familia

Las dimisiones y los errores de los empresarios con la baja de maternidad

Manuel Azpilicueta dimitió tras pedir que las mujeres pagaran las cotizaciones a la Seguridad Social durante su baja por maternidad.

Uno de cada cinco bebés de países en desarrollo presentan un peso bajo al nacer

CEOE cuestiona abiertamente la eficacia de los permisos por maternidad o paternidad, las excedencias y las reducciones de jornada como herramientas para garantizar una adecuada conciliación de la vida laboral y familiar. Señalan que perjudica la carrera profesional de los trabajadores y las trabajadoras, sobre todo de éstas, y de que crea rigideces en las empresas que muchas de ellas no pueden soportar.

Frente a las medidas que abogan por enfocar la conciliación recortando el tiempo de trabajo, la organización empresarial aboga por un enfoque múltiple que incorpore políticas de empleo efectivas que incrementen la participación laboral equitativa de hombres y mujeres, una mayor infraestructura pública de servicios de atención a niños y mayores dependientes y la implantación de ayudas, subsidios y otros beneficios orientados a las familias.

Es decir, que antes de continuar reduciendo la jornada laboral de los padres y madres tal vez el Gobierno tendría que plantearse cómo responderían en un escenario en el que disfrutaran a precios asequibles de servicios que les permitan no tener que preocuparse por qué hacer con los hijos.

Palabras polémicas

Una propuesta moderada que contrasta con otras aportaciones. De hecho, las bajas de maternidad y paternidad es un tema que genera debate y que incluso en algunos casos ha provocado la dimisión de altos cargos. Uno de estos ejemplos es el de Manuel Azpilicueta. El expresidente del Círculo de Empresarios dimitió tras el escándalo surgido después de que pidiera que las mujeres pagaran las cotizaciones a la Seguridad Social durante su baja por maternidad. Las afirmaciones de Azpilicueta fueron duramente criticadas por el Gobierno, partidos políticos y los sindicatos.

Unos años después, la asociación volvió a copar los titulares de la prensa nacional, esta vez por las declaraciones de Mónica de Oriol. La presidenta del Círculos de Empresarios hasta 2014 afirmó que prefería contratar a mujeres mayores de 45 años o con edades inferiores a los 25 años por el amparo que da la ley a las madres trabajadoras.

Si una mujer se queda embarazada y no se puede echar durante los once años siguientes a tener a su hijo, ¿a quién contratará el empresario?", además aseguró que con la regulaciones, "en vez de favorecer a la mujer, la están condenando", y abogó por vincular a las mujeres con su productividad diaria, como variable que más incide en la motivación.

Los políticos rodeados de polémica  

Los políticos tampoco se escapan de los comentarios desafortunados sobre este tema. El pasado mes de octubre, el primer teniente de alcalde de Hacienda de Cádiz, David Navarro, dijo en Radio Cádiz que la concejala de Ciudadanos María Fernández Trujillo había dimitido de su cargo como presidenta de Onda Cádiz por ser madre y porque "no se puede compatibilizar todo".

Fernández Trujillo acusó al edil de Podemos de "miserable" por este comentario. Además, varios dirigentes de socialistas calificaron sus palabras de machistas.

Soraya Sáenz de Santamaria y Carolina Bescansa también han sido objeto de criticas por este tema. En 2016, la diputada de Podemos se presentó en el Congreso con su bebé de seis meses. A pesar de que la Cámara baja tiene guardería, la política prefirió llevar a su hijo al escaño, donde le amamantó durante la sesión constituyente de las Cortes.

“Es hora de llevar lo que hay en la calle a las instituciones y que esta Cámara se parezca más a nuestro país. Hay que favorecer que estas tareas dejen de ser un asunto privado que las mujeres tienen que resolver por su cuenta en la invisibilidad”, añadió la política.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, fue muy criticada tras incorporarse al trabajo solo 10 días después de ser madre. Sáenz de Santamaría sacrificó el 90% de las 16 semanas que la ley contempla en concepto de baja por maternidad. La decisión fue cuestionada por varios colectivos.

Las dimisiones y los errores de los empresarios con la baja de maternidad

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios