Jueves, 19.07.2018 - 04:12 h
ISS Iberia facturó 625 millones en 2017

Las subastas a precio apartan del sector público al líder global del 'outsourcing'

ISS Iberia decide reducir su cartera de contratos con  la Administración en España y solo acudirá a concursos que primen el servicio sobre el precio

Sede de ISS Iberia en Barcelona
ISS Iberia facturó 625 millones de euros en 2017

Hay Administraciones a las que les gusta presumir de trabajar con los mejores y de ofrecer la mejor calidad en sus servicios, y hay Administraciones a las que les gusta presumir de los ahorros conseguidos en sus procesos de contratación con proveedores. En el último balance público realizado por la CORA - fechado en noviembre de 2015- sobre el impacto de las medidas de racionalización administrativa puestas en marcha a partir de 2012, el Gobierno se jactaba de haber ahorrado 771 millones de euros gracias a los procesos de contratación centralizada de servicios. Gracias a la centralización de contratos...y a la generalización del criterio de adjudicar los contratos públicos de bienes y servicios a la oferta más económica como no se han cansado de denunciar las empresas contratistas con el Estado y el resto del sector público.

Las consecuencias de esta práctica han sido puestas de manifiesto desde los sectores empresariales más afectados: peor calidad de los servicios públicos, concursos desiertos y adjudicaciones que acaban convirtiéndose en focos permanentes de conflicto. La mayoría de las empresas se quejan, pero siguen presentándose a las licitaciones. Otras, como ISS Iberia, han optado por decir "basta". El gigante danés, una de las principales empresas globales de gestión e integración de servicios generales - lo que se conoce como 'outsourcing'-, ha optado por reducir su cartera de contratos públicos en España y por seleccionar de forma minuciosa las licitaciones públicas a las que acude, bajo un principio básico: deberán primar más el servicio que se presta que el precio.

"Ha sido una decisión estratégica", explica a La Información, Javier Urbiola, presidente ejecutivo de ISS Iberia. "No nos retiramos del sector público ni mucho menos, pero desde hace un tiempo somos mucho más selectivos con los concursos a los que acudimos. No nos interesan los contratos en los que solo se persigue una reducción de los costes, pero hay Administraciones que priorizan la calidad del servicio y que valoran la trazabilidad, el 'compliance' y la solvencia económica, a esos concursos seguimos concurriendo".

No es una política que ISS aplique en exclusiva al sector público. El gigante danés ha dejado de trabajar también en otros sectores, como el hotelero, en el que las políticas de ajuste de costes se han exacerbado durante las crisis generando no pocos problemas como el fenómeno de las 'kellys'. "No nos interesa estar en ámbitos en los que el euro es el criterio principal, nosotros centramos el 'core' de nuestro negocio en principios como la trazabilidad, la innovación tecnológica o el 'compliance', en nuestra capacidad en ofrecer un servicio de alta calidad a nuestros clientes", dicen desde la compañía.

En el último lustro, el peso de la cartera de contratos públicos en la facturación global de ISS España se ha reducido del 35% al 25% al compás de la generalización del criterio del precio más bajo como sistema de adjudicación y de otros fenómenos como las maniobras de determinados gobiernos regionales y municipales para revertir la contratación con externos de servicios públicos o la desindexación de los contratos, es decir, su no actualización anual con el IPC, lo que ha obligado a muchas empresas a prestar servicios a la Administración sin margen de beneficio cuando no a pérdidas. "Nos sentimos cómodos con nuestra presencia actual en el sector público, nuestra prioridad estratégica es crecer en el ámbito empresarial", resume Urbiola.

Cambio de paradigma 

Y así ha sido como ISS Iberia (que aglutina los negocios de España y Portugal de la multinacional danesa) ha incrementado un 1,3% su facturación durante 2017 hasta alcanzar los 625,8 millones de euros. "La división que más está creciendo en España es la de grandes cuentas - clientes de más de 100 millones de euros de facturación -, en la que hace apenas siete años no teníamos presencia y que a día de hoy ya supone el 16% de la facturación de  la compañía", subraya el presidente de ISS para España y Portugal, una región donde según la información que proporciona la matriz de la empresa de servicios en su página web ha contado con clientes como Alcampo, Decathlon, Indra o Sanitas.

Javier Urbiola deja claro que ése es el segmento donde ISS va a volcar sus esfuerzos. "Nuestra principal ventaja competitiva es el tipo de servicios que podemos ofrecer a grandes compañías. Hay pocas empresas que puedan competir con nosotros en ese segmento, dos o tres en todo el mundo, y nuestra obligación es adaptarnos lo máximo posible a las demandas de nuestros clientes y ofrecer un estándar de servicios superior al de nuestros competidores. Eso es lo que hará que sigamos creciendo".

Esta orientación no es casual. La compañía ha abordado en los últimos años un proceso de reorganización interna para superar su tradicional división en líneas de servicios (limpieza, jardinería, restauración, mantenimiento, servicios auxiliares y seguridad) y orientarse de una forma más clara a los servicios al cliente, organizándose en área de servicios a pequeñas empresas (ISS Direct), empresas medianas y grandes cuentas, que a su vez tiene el brazo orientado a empresas industriales y a centros corporativos. "Nuestra estrategia a futuro se centra en seguir reforzando la integración de servicios e incrementar las ventas en mantenimiento, jardinería y restauración", señalaba el comunicado de resultados de ISS Iberia.

Estos tres segmentos configuran el núcleo de crecimiento de la empresa en España durante los próximos años y la intención de ISS es peinar el mercado nacional en busca de compañías que puedan aportar valor añadido a su negocio. "Hemos detectado varias empresas en España y Portugal que nos puede interesar adquirir, pero no es sencillo porque deben aportarnos competencias que no tengamos y que nos estén solicitando nuestros clientes", admite Javier Urbiola.

ISS Iberia tiene más de 30.000 empleados en España y hasta hace unos meses tenía su sede en Sant Cugat del Vallés. La crisis catalana le hizo trasladar su sede a Madrid. "Fue una decisión del grupo, que se tomó en un contexto de altísima incertidumbre bajo el criterio de garantizar el contexto de mayor seguridad jurídica posible", explica Urbiola. También asegura que la crisis catalana no ha afectado en absoluto a su negocio en Cataluña y que el territorio continúa siendo uno de las zonas prioritarias en su estrategia de negocio como lo era hace un año.

Las subastas a precio apartan del sector público al líder global del 'outsourcing'

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios