Sábado, 17.11.2018 - 12:49 h
La evolución de sus empresas

Los Polanco sanean sus firmas y logran un colchón en plena ampliación de Prisa

Su holding Rucandio gana 94 millones en el último ejercicio tras sanear sus participadas a través de Timón y desinvertir en capital riesgo.

Fotografía de Manuel Polanco
Manuel Polanco, nuevo presidente de Prisa

Un buen año, al menos en lo referente a poner orden en alguna de sus participadas y reducir en el endeudamiento de su holding empresarial. Rucandio, la sociedad con la que la familia Polanco controla sus inversiones, también el grupo de comunicación Prisa (del que tiene el 17,5%), ha cerrado su último ejercicio disparando el beneficio atribuido a su sociedad dominante: ha pasado de 7 a más de 94 millones en el último ejercicio. Lo ha logrado, sobre todo, gracias a las desinversiones.

La primera en lograr oxígeno es Timón, con la que invierte en el sector hotelero, inmobiliario, el capital riesgo y, de nuevo, en medios de comunicación. Timón ha dado carpetazo a la totalidad de un préstamo sindicado gracias a los fondos obtenidos con la venta del hotel Jardín Tropical (por más de 72 millones), del que era titular Tropical Hoteles (otra las participadas por los Polanco). También, con la venta de inversiones a través de su sociedad de capital riesgo Qualitas Venture Capital. Aquí ha pesado la desinversión del grupo industrial Garnica Plywood, que le ha reportado otros 63,9 millones.

Con estos movimientos y la utilización de caja, ha logrado destinar a la amortización de deuda de Timón más de 154,6 millones de euros.

Este 2017 ha habido más movimientos en esta misma línea. Por ejemplo, la reestructuración financiera de Tropical Turística Canaria. Ha cancelado todo su pasivo con entidades financieras a cambio de un nuevo acuerdo con un banco, que no desvela, por importe de 75 millones. También, un préstamo de 61,5 millones "concedido por un inversor [que tampoco identifica] que con fecha 1 de junio de 2017 se ha convertido en el 49,9% del capital de una nueva beneficiaria de la escisión de Tropical Turística". Y, sin salir del sector hotelero, ha cerrado nueva financiación, 30,4 millones de euros, para su hotel tinerfeño Abama.

El papel de Timón

Y este último movimiento, ha tenido otra derivada. Ha liberado a Timón de la deuda del negocio hotelero. A cambio, se ha quedado con la posición acreedora de una entidad financiera en Promotora de Publicaciones (Propu), la compañía que canaliza parte de la inversión en Prisa. En concreto, explica que "Timón ha adquirido la posición acreedora de una de las entidades bancarias del préstamo sindicado de su participada Propu por importe nominal de 19,8 millones al precio de 6,5 millones de euros". Además, "con el fin de subsanar la situación de desequilibrio patrimonial en la que se encuentra Propu, parte de esta deuda se ha convertido en préstamo participativo de 15 millones".

Imagen de Ignacio Polanco, presidente de Rucandio.
Ignacio Polanco, presidente de Rucandio.

No es la única sociedad del entramado empresarial de los Polanco que ha tenido que esquivar este año un desequilibrio patrimonial (y la liquidación a la que éste aboca). En 2017, ha llegado a un acuerdo para convertir parte de su deuda en un préstamo participativo en Otnas, la sociedad que los Polanco crearon con el inversor Nicolas Berggruen, dueño del 3,1% de Prisa. Un préstamo que, al cierre de 2016, alcanzaba un importe nominal de 180,5 millones de euros.

Inspección de Hacienda

Con los movimientos de 2016, la deuda del holding Rucandio ha descendido a 366,6 millones de euros, frente a los 622,6 de un año antes.

Lo que no ha detenido es la caída del valor de las acciones de Prisa. Rucandio asume que la valoración del negocio de medios de comunicación le ha llevado a registrar un deterioro de 3,77 millones de euros. Apunta que, el valor de cotización de las acciones del grupo, al cierre de 2016, era de 5,25 euros. Actualmente, la compañía editora de 'El País', tiene cada uno de sus títulos en 2,51 euros y ultima una ampliación de capital por importe de 450 millones. Después de los últimos resultados, la firma de los Polanco dispone de más colchón que hace un año para acudir a esta inyección de fondos

El otro frente que tiene abierto Rucandio es con la Agencia Tributaria y va a más. La compañía explica que, en 2015, "se iniciaron actuaciones inspectoras en Timón y Qualitas Venture Capital por el IVA [de 2011 y 2012], así como en el grupo de consolidación fiscal por el Impuesto sobre Sociedades de los ejercicios 2011 y 2012". Y, en marzo de 2016, "se ampliaron las actuaciones inspectoras en Timón a las retenciones e ingresos a cuenta del Impuesto sobre la Renta de las personas físicas de los ejercicios 2012 y 2013". La compañía no detalla a cuánto ascendería el impacto de estas inspecciones y estima que no serían significativos.

Además, la compañía presidida por Ignacio Polanco también indica en su informe anual la mejora de la retribución del consejo de administración, que ha pasado de los 0,3 millones de 2015 a los más de 2,1 que percibieron sus seis consejeros durante 2016.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios