Martes, 21.05.2019 - 06:47 h
Consecuencias del Brexit

Luxemburgo se lleva el 'negocio español' de las grandes aseguradoras británicas

Gigantes como AIG y Hiscox mueven su 'cartera continental' de clientes al país centroeuropeo en busca de seguridad jurídica. Economía lo ve "normal".

Logo de AIG / EFE
Seguros notificó el pasado 10 de diciembre a los tomadores la cesión de la 'cartera española' de AIG de la central en Londres a la sucursal en Luxemburgo / EFE

Las grandes aseguradoras británicas no gestionarán desde España los miles de contratos de seguro firmados con tomadores españoles que hasta ahora tramitaban desde el Reino Unido y que como consecuencia del Brexit se ven obligados a gestionar desde algún país de la UE por una sencilla cuestión de seguridad jurídica para sus clientes. La vecina Irlanda y sobre todo Luxemburgo son los países que se están llevando la jugosa 'cartera continental' de los gigantes anglosajones del seguro, decenas de miles de millones de euros en contratos de cobertura de riesgos, que están decidiendo localizar en el pequeño país centroeuropeo por motivos que las aseguradoras resumen en un principio: seguridad jurídica.

Según las estimaciones de la Autoridad Europea (EIOPA), las aseguradoras británicas gestionan una tercera parte de los contratos de seguro transfronterizos existentes en la Unión Europea: más de nueve millones de clientes con compromisos suscritos por un valor superior a los 7.400 millones de euros, un negocio en toda regla.

Entre ellos, un puñado de contratos de seguro - principalmente de vida y de pensiones - suscritos por ciudadanos españoles con aseguradoras británicas sin establecimiento permanente en España. A día de hoy, el sector todavía espera a que la Dirección General de Seguro actúe, si no ya con una estrategia integral ante este movimiento para lo que ya es demasiado tarde por lo menos sí para emitir algún comunicado o nota proporcionando pautas para las entidades y los clientes afectados por la salida del Reino Unido de la UE. Desde Economía se explica que esto no se ha hecho porque están a la espera de las directrices de la EIOPA. 

 Uno de cada cuatro aseguradoras europeas que opera en España en régimen de Libre Prestación de Servicios - es decir, sin tener una filial en territorio español sometida a la regulación y supervisión de la Dirección General de Seguros - tiene su 'casa' en el Reino Unido. Hace apenas un par de años eran 187 las entidades que actuaban en el mercado español en este régimen, si bien la cercanía del Brexit (la fecha límite es el próximo 30 de marzo) ha reducido este número a 157 según los registros oficiales y lo hará desaparecer en las próximas semanas ya que solo está operativo para países de la Unión Europea.

En este listado figuran nombres ilustres como Lloyd's, Hiscox, Aviva o Berkshire Hathaway International, firmas que no han solicitado formalmente la autorización de la autoridad nacional para operar en determinados segmentos del sector asegurador en España, pero que desarrollan una cierta política comercial en el país y captan clientes en base al principio de libre prestación de servicios que rige para los países de la Unión Europea, de forma que aseguran un riesgo en España con la garantía de la solvencia de la entidad en Reino Unido.

La salida del Reino Unido de la Unión Europea - el célebre Brexit - acabará con ese privilegio y bajo esa certeza las entidades han empezado desde hace meses a maniobrar para impedir en la medida de lo posible que la desconexión de la Unión Europea se traduzca en la pérdida de su 'negocio continental', también de su negocio en España. 

En las últimas semanas ese movimiento se ha acelerado y la Dirección General de Seguros del Ministerio de Economía ha reportado media docena de movimientos de grandes aseguradoras británicas que han obtenido el visto bueno de la autoridad de supervisión del Reino Unido - Prudential Regulation Authority - para trasladar su 'negocio español' (es decir, su cartera de clientes españoles) desde el Reino Unido a una sucursal situada dentro de la UE al objeto de prevenir la inseguridad jurídica de un 'Brexit duro' y garantizar a los tomadores de los contratos los derechos adquiridos y preservados dentro del Espacio Europeo.

Un "movimiento normal" según el Ministerio de Economía

Los registros oficiales revelan movimientos de este tipo por parte de Hiscox, Prudential Assurance Company, Tokio Marine Europe, AIG Europe y QBE Europe, algunas de ellas con un negocio ya consolidado en España pero que han optado o bien por colocar su cartera o por cederla a una filial con sede en otro país europeo más 'business friendly'.

Desde la Dirección General de Seguros, que a mes y medio del fin del 'deadline' otorgado para que el Reino Unido complete su desacople de la Unión Europea aún no ha publicado ninguna recomendación ni para las entidades afectadas ni para los tomadores de seguros transfronterizos, se observa este movimiento como "algo normal y no relacionado de forma directa con el Brexit", pese a que los informes de las compañías afectadas sí vinculan de forma directa estas operaciones con el fenómeno.

Seguros, dependiente del Ministerio de Economía, se ha limitado de momento a publicar las preceptivas resoluciones por las que se da carta de naturaleza a la cesión de esas carteras y a informar a los tomadores de que según las leyes vigentes en la UE pueden ejercer en el plazo de un mes el derecho de resolución de los contratos de seguro por los se asuman compromisos o riesgos localizados en España que hayan sido transferidos como consecuencia de estas operaciones, "teniendo derecho al reembolso de la parte de la prima no consumida".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios