Martes, 15.10.2019 - 01:57 h
Movimientos en una CNMC en funciones

Marín y el Gobierno negocian para salvar al hombre clave del recorte energético

El jefe de Energía de Competencia pierde la carrera para dirigir los reguladores europeos y debería ocupar plaza en Tokio en las próximas semanas.

Fernando Hernández, director de Energía de la CNMC.
Fernando Hernández, director de Energía de la CNMC. / EFE

Es como el efecto dominó: fichas que caen y que mueven otras fichas. El director de Energía de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), Fernando Hernández Jiménez-Casquet, el hombre clave en la propuesta de recortes en el sector energético ha perdido la carrera para dirigir la Agencia de Cooperación de los Reguladores Europeos (ACER). España impulsó su candidatura en marzo, pero no ha tenido éxito, según fuentes al tanto del proceso. La Información intentó contrastar el descarte de Hernández con ACER. La agencia declinó hacer comentarios.

Una vez descartado, Hernández debería incorporarse en octubre a la plaza que logró hace unos meses como consejero jefe económico y comercial en Tokio, uno de los puestos más deseados en la élite de funcionarios del Estado. En realidad, debería estar en Tokio desde el 1 de septiembre, pero la situación candente en la Comisión forzó la prórroga. Dejar a la CNMC en plena disputa por los recortes y con 14 circulares pendientes de aprobación es un desagarrón. El presidente de la CNMC, José María Marín, negocia con el Gobierno una prórroga para mantener a Hernández en el puesto, al menos hasta fin de año.

Hernández, técnico comercial y economista del Estado, ha sido un pilar clave en la acción de la CNMC en energía, un sector estratégico en el que un puñado de empresas con mucho poder e influencia están acostumbradas a dar la batalla por cada céntimo de euro. Lo mismo en  el BOE que en los tribunales.

El director de Energía de Competencia marcó la estrategia para recuperar las competencias que le arrebató en su momento el Ministerio de Industria e impulsó un estrecho marcaje a las prácticas comerciales de las eléctricas. Pero lo que tiene pendiente de su carrera a un buen número de compañías es su plan para recortar las retribuciones a las redes de electricidad y de gas.

Miles de millones en juego

Hay miles de millones en juego y las cartas todavía están encima de la mesa. Las circulares de transporte y distribución tienen  que ser aprobadas antes de fin de año, las presiones para suavizar los recortes son duros y el papel de Hernádez es fundamental para que la CNMC mantenga el tipo en las negociaciones con el sector.

El presidente de la CNMC, José María Marín, con mandato finalizado y cargo en funciones como la mitad del consejo de la Comisión, no quiere perder a su hombre clave. Marín, según fuentes al tanto de la situación, ha mantenido contactos con miembros del Gobierno para facilitar una prórroga de actividad de Hernández en la CNMC.

La ministra de Economía Nadia Calviño y la ministra de Industria Reyes Maroto conocen la preocupación de Marín. El Ministerio de Industria es el departamento que aprobó en primavera los destinos de técnicos comerciales como Hernández o el exministro Álvaro Nadal, con plaza en Londres. El problema está en que Nadal ya trabaja en sus nuevas tareas mientras que Hernández lidia con la gran pelea energética a la que le quedan muchas semanas de agitación.

Fin de mandato

El relevo de Hernández es un factor más en el convulso fin de mandato de Marín Quemada en la CNMC. Sube la temperatura en el regulador y se sofocan las empresas afectadas por los recortes. Las grandes distribuidoras de electricidad, Endesa, Iberdrola, Viesgo o EDP están molestas. Contaban con recortes, pero no tan profundos. Pero en las propietarias de las grandes redes eléctricas -REE con hachazo del 8,2% y de gas - y de Enagás y Naturgy, 21,2%- la situación es de alarma.

Hay un mensaje que se repite en la mayoría de las empresas: si el Gobierno y la CNMC no dan marcha atrás, las inversiones se van a resentir, lo que pondrá en riesgo cumplir con lo previsto por el Ejecutivo para hacer la transición energética. Las redes -y lo que la CNMC decida sobre ellas- van a ser fundamentales para unas inversiones estimadas en 40.000 millones hasta 2030. Es lo que está en juego.

Los contactos y roces entre las partes son continuos. La CNMC y el Ministerio de Transición Ecológica han constituido la Comisión de Cooperación prevista para negociar discrepancias. Una vez más, Fernando Hernández aparece como pieza clave en los contactos con el Gobierno ya que es uno de los tres elegidos para negociar cara a cara con el secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios