Lunes, 16.12.2019 - 03:21 h
Con el CEO mejor pagado

Másmóvil, de startup al Ibex: el viaje de un operador móvil 'gamberro' a la élite

La teleco aterriza en el Ibex tras la salida de Técnicas Reunidas y 7 años después de que llegara al MAB como un pequeño actor 'indie' en el sector.

Spenger lidera desde hace 13 años Másmóvil
Spenger es el CEO mejor pagado de la bolsa. / EFE

Año 2006. Meinrad Spenger y Christian Solli Nyborg, dos amigos que coincidieron en la consultora Mckinsey, logran la autorización para montar un operador móvil virtual: Másmóvil. Dos años después salen al mercado, con una tarifa de bajo coste y con una imagen 'gamberra' e irreverente. Trece años después, la cuarta compañía del sector por ingresos da el salto al Ibex 35, la élite empresarial. Es la culminación de un viaje con el acelerador pisado a fondo y con una batalla en la que ha sacudido el mercado y ha obligado a sus competidores a girar hacia el 'low cost'.

En aquellos primeros pasos no fueron solos. Consiguieron el respaldo de algunos nombres ilustres como Javier Vega de Seoane, presidente de Fujitsu España; José Ferrer, ex director general de Orange, o Eduardo Díez-Hochleitner, director general del Grupo Prisa. Un tiempo después, en 2010, logró el respaldo del fondo de capital riesgo español Inveready, que se acabaría convirtiendo en uno de sus fieles escuderos hasta hoy.

Pero, ¿cómo llega un pequeño operador móvil virtual, que utilizaba la red de terceros, a convertirse en una compañía que vale más de 2.500 millones de euros y que se ha ganado un hueco en la élite bursátil española? Spenger siempre tuvo una obsesión desde el principio: ganar tamaño, ya fuera con sus propios medios o a través de adquisiciones. Primero fue su fusión con Ibercom, un proveedor de servicios para empresas. Después llegaron más adquisiciones de activos secundarios que le permitieron crecer. Neo, Xtra Telecom, Eombu... Ese era sólo el arranque del plan.

Todo cambió en 2015. Másmóvil hacía el primer movimiento clave: compra a Jazztel la red de fibra óptica para el hogar que Bruselas le obligó a ceder tras la venta a Orange. Este era sólo el principio de la jugada clave: debía convertirse a toda costa en el cuarto operador. En aquel entonces quien ostentaba ese 'cargo' en el mercado era Yoigo. La operación para asaltarlo ya estaba en marcha.

Finalmente, Spenger y su equipo formalizaron dos adquisiciones que lo convirtieron de 'facto' en ese cuarto competidor en el sector de las telecos en España. Sacaba la chequera y se hacía con Pepephone, en un primer movimiento, y con Yoigo, en el giro definitivo. Cientos de millones de euros -y grandes cantidades de deuda- después, ya tenía el tamaño que querían, aunque a un precio que hoy aún siguen pagando. Ahora había que conseguir una infraestructura para plantar cara a los tres grandes.

En el último trimestre de 2016, la operadora consiguió un acuerdo histórico y que convirtió a Másmóvil en uno de los escasísimos cuartos operadores en el mercado europeo que además de tener infraestructura móvil también tiene fibra para ofrecer a sus clientes. Orange aceptó y le alquiló su red. Ya podía enfrentarse de 'tú a tú' con todos ellos con paquetes convergentes.

Mientras todo esto sucedía, la compañía seguía ganando tamaño en la bolsa. Primero en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), donde arrancó su cotización en 2012 y se vio afectada por el escándalo de Gowex en 2014. Pese a un amago para dar el salto al mercado continuo y sacudirse esa alargada sombra, fue tres años después cuando dio el salto al mercado continuo. Se hacía mayor.

Este jueves, dos años después, se certifica el salto al Ibex 35 de Másmóvil en sustitución de Técnicas Reunidas. Lo hace después de consolidarse en el mercado como ese cuarto operador que ha conseguido 'Masmovilizar' el terreno de juego, con Vodafone como una de las grandes víctimas. En este tiempo, aquel joven austríaco que decidía crear una teleco 'indie' junto con su colega de Mckinsey es el consejero delegado mejor pagado de la bolsa español con una retribución total de 13,2 millones de euros recibida el pasado año. ¿La razón? El fulgurante crecimiento de las acciones en bolsa y su jugoso plan de 'stock options'.

Se culmina así un viaje de más de una década. Másmóvil ya forma parte de la élite empresarial en el Ibex. Un viaje en el que ha pasado de ser un operador 'gamberro' e irreverente a una de las 35 compañías más valoradas de la bolsa española.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING