Martes, 15.10.2019 - 09:16 h
El suelo debe tener un uso religioso

Trinitario Casanova logra el 'pelotazo' de las monjas de La Moraleja por 5 millones

El suelo tiene que tener un uso religioso. Uno de sus posibles fines, aún no cerrado,  es el de una residencial de ancianos con Iglesia. 

Fotografía de Trinitario Casanova
Trinitario Casanova / Baraka

El grupo Baraka, liderado por Trinitario Casanovatiene un nuevo activo en su zona predilecta, La Moraleja, en la localidad madrileña de Alcobendas. El fundador del grupo y artífice de algunas de las operaciones inmobiliarias más polémicas de los últimos dos años se ha hecho con los 18.000 metros cuadrados y la iglesia de una de las parcelas más solicitadas de la zona VIP de la capital por 5 millones de euros . El hombre que cerró la compraventa del Edificio España, a cuya firma acudió vestido de torero, y entró en la Operación Chamartín, para repartir "justicia a un millar de familias a las que el BBVA ha dado la espalda", ahora se hace con un codiciado inmueble religioso y las dos hectáreas donde se ubica

Casanova es la persona que está detrás de la polémica venta de la Iglesia más antigua de este viejo coto de caza de Carlos III, hoy una de las urbanizaciones más elitistas de España. La Congregación de Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús llevaban años intentando vender la parcela donde está situada la su capilla. 

La Iglesia de La Moraleja con sus dos hectáreas de arbolado.
La Iglesia de La Moraleja con sus casi dos hectáreas de arbolado. / Google Maps

Con esta emblemática iglesia construida en los terrenos que generosamente cedió el Conde de los Gaitanes, Juan de Ussía, a la congregación religiosa, Trinitario Casanova completa el último lado del triángulo de sus propiedades en La Moraleja, una de las zonas más señoriales de Madrid con permiso de La Finca. Su casa -construida en una parcela de 11.000 metros- está en Camino de la Fuente y la adquirió  en 2018 por casi 13 millones euros. La central de sus oficinas está en la plaza de La Moraleja, en la calle Estafeta. Y ahora, acaba de cerrar la compra las casi dos hectáreas de la Iglesia del número 23 del Paseo Conde de los Gaitanes.

Un geriátrico para ricos

De momento, la Iglesia seguirá oficiando culto hasta Navidad cuando entran las grúas de Casanova. El futuro del terreno no está claro, aunque fuentes empresariales señalan a este medio que lo más posible es que el terreno se destine a una residencia de ancianos. Este uso gana puntos frente al de una promoción residencial, ya que el suelo tiene que hacer prevalecer de alguna manera el uso religioso, algo factible en el caso de un geriátrico de alto standing. 

Casanova tiene experiencia en el mundo de la tercera edad. El año pasado anunció que la Fundación Trinitario Casanova había iniciado los trámites de construcción de un geriátrico en la ciudad de Orihuela, mediante la redacción del proyecto de obras de un edificio que incluirá varias alas que se destinarán al cuidado de personas mayores. El centro geriátrico se construirá sobre una parcela de casi 700 metros cuadrados con salida a dos calles y se ubicará a pocos metros del Centro de Salud Álvarez de la Riva y a escasos minutos del Casino Orcelitano y la Catedral de Orihuela. 

La Iglesia de La Moraleja objeto de la polémica.
La Iglesia de La Moraleja objeto de la polémica. / L.I.

El afán especulador de las monjas

Hay que tener muy presente que La Moraleja es una zona protegida y, especialmente la zona del centro, se rige por una normativa que impide que las edificaciones superen el 0,33% de las parcelas. La finca de las Madres Esclavas tiene una superficie edificable de 6.600 metros, de los que la iglesia y el claustro ya ocupan 1.200 metros. Con estos edificios en pie, la finca sólo tendría 5.400 metros para ejecutar una nueva construcción. La operación, que ha sido cerrada por una cantidad próxima a los cinco millones de euros, hubiera multiplicado su valor si su uso no fuera el dotacional/religioso.

Aunque parezca sorprendente, las monjas de la congregación llevan más de dos décadas intentando que el Ayuntamiento recalifique los suelos para poder venderlos aún más dinero del que piden. El consistorio, sin embargo, se ha negado siempre a realizar el trámite urbanístico. Es la Entidad de Conservación de La Moraleja quien más ha presionado para que se mantenga el culto, preservando así el deseo del donante de los terrenos, el Conde de los Gaitanes. Desde el pasado abril hay una petición por parte de este organismo para incluir el edificio en el catálogo de bienes protegidos de la Dirección General de Patrimonio regional. Los familiares del conde de los Gaitanes han expresado públicamente su indignación por este "afán especualdador" de las religiosas. 

La casa de Trinitario Casanova en La Moraleja conocida como Jazz House.
La casa de Trinitario Casanova en La Moraleja conocida como Jazz House. / Everyprop

Anteriormente, las monjas vendieron hace quince años una cantidad similar de terreno al empresario y periodista Juan Luis Cebrián, entonces al frente del Grupo Prisa. Esta finca, que se escindió con la casa del cura dentro, era urbana, siguiendo la normativa de La Moraleja. Sobre ella se erige una gran mansión de 2.000 metros cuadrados útiles que hoy ha cambiado de inquilino, ya que Juan Luis Cebrián reside en Fuente El Fresno, en el vecino San Sebastián de los Reyes, con su nueva esposa. El ejecutivo estuvo también en su día interesado en la compra de la iglesia que es ahora de Trinitario Casanova, que vuelve a demostrar músculo (y estatus) con esta simbólica compra. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios