Las cuentas de los nueve primeros meses

Naturgy ahonda los malos resultados: gana un 45% menos hasta septiembre

La compañía espera una recvuperaciòn de los precios en el último trimestre del año mientras renegocia el 50% de los contratos de suministro.

Francisco Reynés, presidente Ejecutivo​ de Naturgy
Francisco Reynés, presidente Ejecutivo​ de Naturgy
EFE

Pandemia, demanda y precios. Los tres elementos, en negativo, siguen golpeando el negocio de Naturgy. La compañía que preside Francisco Reynés obtuvo un beneficio neto de 490 millones de euros en los nueve primeros meses del año. La cifra  supone una caída del 45,6% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Pese a los malos resultados, la empresa comunicó a la CNMV que mantiene los objetivos previstos, incluida la inversión en renovables, apoyada en las previsiones de mejora en el último tramo del ejercicio.

Naturgy intenta capear el temporal apretando el cinturón y revisando  los contratos de sunministro. Hasta la fecha ha renegociado compromisos  que suponen más del 50% de los volúmenes negociados. Según la comunicación de resultados,  espera nuevos acuerdos antes de final de año. Esa mejora de las condiciones de aprovisionamiento de gas, junto con la recuperación de la demanda. son la luz al final del túnel que espera la compañía para enderezar un año más que complicado.

Los mayoría de los analistas coinciden en que lo peor para Naturgy puede haber pasado. Un informe de Bank of America (Bofa) asegura en ese sentido que el grupo  ya ve una salida  por la recuperación de los precios internacionales, aunque no está exenta de riesgos si la segunda ola del coronavirus sigue subiendo y termina afectando de nuevo a los mercados y a la demanda.

Además de la pandemia y de la depreciación de las divisas latinoamericanas respecto al  euro, Naturgy ha sufrido en España por el nuevo marco regulatorio aprobado por el Gobierno y por la menor remuneración de las redes de distribución eléctrica. Todo ello ha tenido su reflejo en las inversiones. Hasta septiembre,  ascendieron a 827 millones de euros, principalmente destinados a proyectos de energías renovables. La cifra es la cuarta parte de la registrada en el mismo periodo de 2019, lo que es un buen indicador del pulso del negocio.

La buena noticia del trimestre para Naturgy ha estado en el final del conflicto abierto con Sonatrach, la empresa estatal de hidrocarburos argelina, para renegociar los contratos firmados en las últimas décadas. El acuerdo, cerrado a principios de octubre tras un viaje a Argelia del presidente delGobierno Pedro Sánchez,  revisa los puntos fundamentales en precios, volumen y duración de los compromisos suscritos desde los años 70.

Cerrado el conflicto con Argelia-Sonatrach, Naturgy tiene pendiente poner el punto final a otros asuntos calientes como el cierre de la planta de gas de Damietta en Egipto. Naturgy cerró en febrero un acuerdo con Egipto y elgrupo italiano ENI para resolver un conflicto que duraba diez años. Se trataba de liquidar la sociedad constituida al 50% con el grupo italiano que explotaba una planta de gas. Pero la crisis del coronavirus voló el compromiso. El acuerdo, por el que la compañía española iba a recibir en torno a 850 millones de euros, contemplaba el traspaso a ENI de la planta de gas que debía suministrar y reacondicionar Egipto en tres meses.

La pandemia cambió todos los planes y Naturgy reabrió la vía legal para asegurar el cobro de las cantidades que ya reconocieron en su día los tribunales de arbitraje, entre ellos el Ciadi del Banco Mundial.

Mostrar comentarios