Lunes, 23.09.2019 - 00:59 h
En el sector de las telecos

La nueva de la guerra del fútbol tendrá un 'botín': los 200.000 clientes de Vodafone

Telefónica y Orange acechan este 'tesoro' de usuarios de la operadora británica que se quedarán sin los ocho partidos de Liga en verano.

La plantilla de Vodafone 'aprieta' para rebajar la cifra de despidos en el ERE
Vodafone cree que ya ha tocado suelo en España. / EFE

Cuando Vodafone decidió dar calabazas a Telefónica el verano pasado y no renovar el fútbol, su jefe de finanzas a nivel global fue claro: "Incluso si perdemos cada uno de los más de 300.000 clientes de televisión que paga por el fútbol, todavía estaríamos en mejores condiciones financieras". En este primer año, algo más de 100.000 se han marchado de la operadora. Aún quedan en torno a 200.000. Y ese será el nuevo botín. El 'número 2' de Telefónica ya advertía hace unos días: "Uno esperaría movimientos similares al año pasado".

Vodafone ya se ha puesto la venda tras un trimestre de una nueva caída en ingresos y Ebitda. Entiende que la recuperación tras la travesía en el desierto de su nueva estrategia llegará a partir del cuarto trimestre de este año (tercero de su año fiscal). Y confía en que las cifras registradas en este último ejercicio representan su suelo en el mercado español y a partir de aquí irán incrementando su negocio. Es decir, esperan que en el periodo entre julio y septiembre, donde se cierran buena parte de los contratos de los usuarios que quieren fútbol, las cifras sigan teñidas de rojo.

"Los clientes que ya hemos perdido son los que realmente lo querían sí o sí", admite Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone. Los que quedan hoy tienen los ocho partidos de La Liga, que no son el Partidazo. No cuentan con éste ni con la Champions League. Por tanto, según explican, los que quedan son clientes con un interés relativamente bajo en este contenido premium y, por tanto, relativamente fáciles de retener comercialmente. "No vemos un gran riesgo ni una debacle en este verano y que ocurra lo que ocurrió el pasado verano", apuntó Coimbra este martes.

El pasado verano hubo un 'Todos contra Vodafone' evidente que incluso fue advertido por los primeros espadas de Telefónica y Orange a los analistas. En total, se han quedado con algo más de 100.00 clientes de Vodafone. Pero éstos usuarios no son poco costosos para la operadora. Se trata de pagadores de facturas muy altas, al contar con los paquetes convergentes más caros. Ahora, quedan otros 200.000 de estos clientes premium que están en el alero.

Telefónica y Orange afilan el cuchillo

Telefónica ya está al acecho. El consejero delegado, Ángel Vilá, fue claro ante los analistas el pasado viernes: "El número de altas netas varía a lo largo de los trimestres, dependiendo de factores como el inicio de la temporada deportiva; por lo que de la misma manera que se vio un tercer trimestre del año pasado con un importante impulso, habría que esperar movimientos similares". Se refiere a la fortísima guerra de descuentos en la que se vio envuelta el sector, con recortes del 50% en los precios para captar el mayor número de clientes de la propia Vodafone. 

En esta ocasión, su infraestructura comercial de Telefónica está más a punto con la reconfiguración de los paquetes Fusión y la inclusión del fútbol entre un número mayor de éstos, lo que allanaría algo más el camino para rentabilizar estos carísimos contenidos (y atacar a potenciales clientes). La operadora liderada por José María Álvarez-Pallete está necesitada de hacer crecer sus ingresos, con un estancamiento evidente en España durante el primer trimestre, y de rentabilizar un fútbol que ha vuelto a hacer crecer los gastos por operaciones hasta un 2,7%.

Orange es la otra operadora que está al acecho. Durante 2018 hizo crecer su base de clientes de televisión un 14,5% gracias sobre todo al fútbol, hasta los 716.000 clientes. Pero una parte significativa de ese aumento vino precedido de fuertes descuentos para esa captación. Durante el primer trimestre sus ingresos han crecido de manera mucho menos ágil que el año pasado en estas fechas: 0,4% frente al 4,3%. Ahora, la compañía necesita hacer crecer más esos usuarios que buscan el fútbol. Más del 70% de los que pagan por su TV lo tienen ya.

Ante este contexto, Vodafone se va a defender. Ya lo ha advertido su consejero delegado: "Si el mercado cambia, tendremos que meternos en las promociones". Coimbra recordaba que hasta ahora han eliminado prácticamente todos los descuentos, tras la presentación de su oferta flexible de televisión y de sus tarifas convergentes, con datos ilimitados. Sin embargo, avisa de que esto no es algo inamovible y reaccionarán si sus competidores empiezan a robar clientes a base de fuertes descuentos, como sucedió el año pasado.

Sea como sea, durante el verano la temperatura subirá en el mercado con toda probabilidad. Telefónica y Orange quieren rentabilizar más unos contenidos que han supuesto centenares de millones de euros de inversión para la segunda (y miles de millones para la primera). Y Vodafone tratará de retener ese botín de clientes con paquetes convergentes con más mejoras. El parte de 'bajas' de esta nueva batalla llegará cuando el periodo estival toque a su fin.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios