Lunes, 16.07.2018 - 18:19 h
65 pisos y 241 metros de altura de acero y cristal

El nuevo rascacielos del Skyline de Nueva York habla español gracias a su software

Asuni, una pyme tecnológica de Barcelona con 30 empleados y 6 millones de euros de facturación proporciona su software a la nueva torre Tribeca.

Francesc Pedrerol
Francesc Pedrerol/ Asuni Soft.

La torre Tribeca, en el 111 de Murray Street, un coloso de 65 pisos y 241 metros de altura de acero y cristal, se acaba de sumar al skyline de Nueva York. Es el último gran edificio de este tipo inaugurado en la ciudad de los rascacielos y sus inquilinos comienzan ya a ocupar sus oficinas y sus 157 apartamentos de lujo.

Más de 6.000 kilómetros al este de Nueva York y, con el Atlántico de por medio, se encuentra la localidad sueca de Lund, al sur de la península escandinava. Allí se enclava el imponente Sincrotrón Max IV, un ‘superacelerador’ de protones. Aparentemente estos dos edificios singulares no tienen nada que ver, aparte de su singularidad arquitectónica, y ahí precisamente reside su nexo de unión, que hay que buscarlo en Asuni Soft, una firma barcelonesa, creada hace 30 años por Francesc Pedrerol, que ha revolucionado el mundo de la arquitectura, el diseño y la construcción.

¿Cómo? Con el primer software que, gracias a su innovadora tecnología, permite diseñar sin límites y acortar las horas de trabajoKPF, la firma norteamericana de arquitectos que ha construido y diseñado el rascacielos neoyorkino, y la sueca Snøhetta, que diseñó el parque paisajístico del sincrotrón MAX IV, utilizaron VisualARQ. Una tecnología, que en este caso, resultó crucial para el modelado en 3D de un paisaje que debía funcionar para mitigar las vibraciones del suelo.

"Lo que más desarrollamos es software de diseño 3D", explica Francesc Pedrerol, pero también trabajamos más allá de la arquitectura en el diseño que va desde joyas hasta cascos de barcos. Disponemos de una tienda 'online' Creatia, basada en productos tecnológicos orientados a la creatividad. Suministramos tabletas digitalizadoras, impresoras 3D, software… Todo tipo de objetos que puede usar desde un fotógrafo, hasta un diseñador gráfico, un diseñador industrial…

El fundador de Asuni Soft recuerda sus comienzos hace 25 años en Barcelona activa, con 40 metros cuadrados. "Veníamos del mundo del diseño por ordenador y nos dimos cuenta de que había un mercado que no se explotaba. Empezó la aventura y hemos ido evolucionando y ahora tenemos 1.000 metros cuadrados, somos 35 personas y gente trabajando en Italia, Alemania, Francia…". Asuni facturó 6 millones de euros en 2017.

Desde Asuni explican, por ejemplo, cómo funciona su última creación, el VisualARQ2: "es un producto para arquitectos que nosotros llamamos flexible BIM, que usa la tecnología BIM (Building Information Modeling). Todo el modelo está diseñado para que se pueda entender con otra parte de software que haga un señor de aire acondicionado o un electricista. Los planos estás siempre en tres dimensiones y es más factible solucionar cualquier incidente.

"Nuestro producto lo que hace es crear el modelo para que tú puedas convertir una idea en un modelo 3D y después, cuando ya lo tienes hecho, lo puedas convertir en planos para que se pueda construir", explican desde la compañía. Asuni destaca que su plena conexión con el mundo universitario –entre otras con TU Delft, The Bartlett School of Architecture, Architectural Association London, IaaC - Institute of Advanced Architecture Catalonia o CITA Copenhagen-, "porque está en constante movimiento y nos aporta muchas cosas nuevas, ideas…". 

El nuevo rascacielos del Skyline de Nueva York habla español gracias a su software

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios