Miércoles, 26.02.2020 - 21:38 h
La compañía reservó 181 millones de euros

Una ola de litigios amenaza con elevar la factura de las prejubilaciones en Navantia

En apenas un puñado de meses cerca de 200 extrabajadores de los astilleros han denunciado a la compañía por las condiciones de su salida.

Fotografía prejubilaciones Navantia / EFE
Cerca de 200 trabajadores han denunciado a Navantia por las condiciones de sus prejubilaciones. / EFE

Los trabajadores más veteranos de las factorías de Navantia en las comarcas de Ferrol, Cádiz y Cartagena, así como en la delegación central de Madrid, empezaron a colgar su mono de trabajo el pasado mes de abril. Según la hoja de ruta marcada por el Plan Estratégico de la empresa naval propiedad 100% del Estado, pactada con los sindicatos, entre 2019 y 2022 alrededor de 2.200 operarios de los astilleros con edades por encima de los 61 años y más de un lustro de trayectoria profesional dejarán la empresa en el marco de un plan de prejubilaciones y rejuvenecimiento de la plantilla de la compañía cuyo coste Navantia ha estimado en 180 millones de euros.

Ésta factura, estimada sobre un desarrollo pacífico del proceso, podría sin embargo quedarse corta. En los apenas nueve meses transcurridos desde que Navantia empezó a mandar a casa a los trabajadores incluidos en el plan de prejubilaciones alrededor de 200 operarios han denunciado a la compañía por no respetar las condiciones económicas a las que consideran que tenían derecho por abandonar su puesto de trabajo antes de tiempo, según informan fuentes sindicales.

Los motivos son diversos. Algo más de una docena de trabajadores que estaban en la Delegación Central de Madrid han impugnado las cantidades recibidas por considerar que infravaloran la compensación a la que tienen derecho, media docena lo han hecho por no haber cobrado todavía ni un solo euro de lo que les correspondía y en torno a una veintena por no haber ingresado la compensación de 20 mensualidades de salario que supuestamente se les reconocía. 

Sin embargo, el principal foco de conflicto se ha generado por las condiciones en que la empresa ha prejubilado a más de 140 ingenieros técnicos que reclaman la percepción del 'complemento vitalicio' reconocido al personal de convenio, pero que la empresa entiende que no tiene por qué abonar al que está fuera del mismo, según explican fuentes sindicales. Ese 'complemento vitalicio' garantiza a los trabajadores de convenio prejubilados por este proceso la percepción de por vida del 90% del salario que tenían en la empresa mediante el abono de una cantidad a  tanto alzado en el caso de que la pensión de jubilación a la que tuvieran derecho se situara por debajo de ese umbral. 

El conflicto viene, según explican las fuentes sindicales consultadas, por la situación de un nutrido grupo de ingenieros de la empresa naval que entraron como trabajadores de base con sus condiciones laborales reguladas en convenio, pero que luego pasaron a tener un estatus diferente dentro de la compañía por la singularidad de las funciones desempeñadas, ya al margen del convenio colectivo. A estos trabajadores la compañía los ha prejubilado con el 76% de su último sueldo, según el esquema pactado entre la empresa y los sindicatos, pero no les ha reconocido el complemento hasta el 90% que sí tienen los trabajadores de convenio y que opera no sólo durante la fase de prejubilación -entre los 61 y los 65 años- sino también una vez se perciba la pensión pública de jubilación por los años cotizados.

"Estos trabajadores están defendiendo que entraron en la compañía cuando este 'complemento vitalicio' ya estaba regulado y aunque luego pasaran a desempeñar otras funciones también tienen derecho a su percepción", aseguran fuentes de uno de los sindicatos con representación en el Comité de Empresa de los astilleros estatales. "Y los tribunales ya les han están empezando a dar la razón". Este sindicato tiene información de que al menos 140 trabajadores en esta situación han llevado a Navantia a los tribunales para exigir el cobro de ese 'complemento vitalicio', cuyo reconocimiento tendría probablemente un coste millonario para la compañía.

Fuentes de Navantia no entran a valorar el volumen de procedimientos y se limitan a asegurar que todos los casos se están negociando e intentando pactar con los sindicatos, tal y como se recoge en el procedimiento establecido en el acuerdo laboral rubricado a finales de 2018. No todas las centrales sindicales están alineadas respecto a este asunto. Fuentes de CCOO señalan que las condiciones de las prejubilaciones de los trabajadores están perfectamente definidas en el acuerdo con la empresa y, aunque no descartan que pueda haber problemas puntuales en un proceso que 'mueve' a tanta gente, descartan que pueda haber un desajuste en el plan que afecte a tantos trabajadores.

El plan de prejubilaciones de Navantia, que solo en 2019 ha precipitado la salida de la compañía de cerca de un millar de trabajadores -más de 600 sólo en la factoría de Ferrol-, supondrá la salida de 2.200 trabajadores y facilitará un ajuste real de plantilla de aquí a 2022 de unos 550 trabajadores en la compañía, asediada en los últimos años por un rosario endémico de números rojos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING