Viernes, 16.11.2018 - 19:19 h
Más de 6.000 millones de inversión

Del Prado al Pardo a pie gracias a Madrid Nuevo Norte... pero en el año 2043

El gran desarrollo aprobado en primera instancia por Manuela Carmena tendrá un periodo de ejecución de 23 años desde el comienzo de las obras.

Madrid Nuevo Norte

Del Prado al Pardo, caminando... este es una de las máximas del proyecto Madrid Nuevo Norte -la conocida como Operación Chamartín- que se hará realidad tal y como se ve en el proyecto para el año 2043, según fuentes cercanas a la operación. "Desde el momento en que se inicie la construcción -prevista para 2020 si los plazos son los esperados- hasta la finalización del proyecto habrán pasado unos 23 años", confirman. 

Una inversión de 6.000 millones de euros que empieza a rodar y ve cómo, tras más de veinte años de cajón en cajón, ha recibido la primera luz verde del ayuntamiento de Madrid y recibirá -según lo previsto- la definitiva para el próximo mes de enero. Una reestructuración total de lo que hoy se conoce más allá de la estación de Chamartín. 

Uno de los mayores cambios será la peatonalización de la última parte de la Castellana que hoy se conoce y la desviación del tráfico. Esta zona recibirá una nueva vida sin humos ni ruido del tráfico -solo estará abierta a vehículos prioritarios y transporte público- y se creará una gran plaza en el entorno de las cuatro torres

Este proyecto se caracteriza por contar con 380.000 metros cuadrados de zonas verdes que servirán para armonizar el entorno y dar una nueva vida a algunas partes hasta ahora cubiertas por vías de tren. Un gran despliegue de árboles y césped sobre zonas creadas de forma artificial que no parece convencer a todos en el consistorio. A pesar de ello, fuentes cercanas al proyecto señalan que las reticencias no tienen fundamento al poseer una capa de sustrato de más de 1,5 metros, lo que permitirá plantar árboles de importante envergadura.

En cuanto a la vivienda, uno de los grandes problemas para el actual ayuntamiento a la hora de aprobar este proyecto, el número inicial se ha reducido hasta las 10.500 con un importante número de pisos bajo protección pública de algún tipo, en concreto, un 38% del total. Estos números suponen una rebaja de la edificabilidad de hasta el 21%, llegando a rozar los 2,66 millones de metros cuadrados con los que cuenta actualmente.

La reducción de la edificabilidad llevó a Distrito Castellana Norte a pedir a Adif, propietaria de los terrenos, un aumento de la superficie o una reducción del precio ante la rebaja de los futuros ingresos. En cambio, Adif se negó a esta petición antes de la presentación del proyecto final. 

Los costes se repartieron, evitando que la empresa privada asumiera el total de la cuantía. De esta forma, el ayuntamiento de la capital se hará cargo de la reestructuración del llamado 'nudo norte' -una de las arterias de tráfico que se congestionan día a día- y las administraciones públicas compartirán otros gastos como el levantamiento de parte de zona más al sur del desarrollo. 

En cambio, la creación de las nuevas estaciones de metro seguirá siendo responsabilidad del consorcio formado por BBVA y Constructora San José, el llamado Distrito Castellana Norte, a pesar de las dudas que aún planean sobre cómo unirlas al resto de la red de metro de la ciudad.  

La creación de todo este proyecto en cuyos puntos más importantes destacan la cuña verde que recorrerá todo el desarrollo y la peatonalización de parte de la Castellana, hará que se cumpla uno de las máximas: del Paseo de Prado -zona peatonal que da origen a esta arteria central- al Pardo, en la parte más al norte del desarrollo, caminando. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios