Miércoles, 20.11.2019 - 02:52 h
La mayor socimi del Ibex 35

¿Por qué a Merlin le interesaría entrar en el megaproyecto 'Operación Chamartín'? 

La compañía que capitanea Ismael Clemente habría mantenido conversaciones con BBVA para quedarse con la participación de la entidad en este plan.

Aprobado por unanimidad Madrid Nuevo Norte
Recreación del futuro Madrid Nuevo Norte. / DCN

Una operación urbanística y una empresa inmobiliaria. La antigua Operación Chamartín -ahora Madrid Nuevo Norte- y Merlin Properties, la mayor socimi del Ibex 35. La compañía capitaneada por Ismael Clemente ha mantenido conversaciones, según adelantó Cinco Días y ha confirmado este medio, para llevar a cabo la adquisición de la participación que BBVA tiene de la mayor operación urbanística de Madrid. Todo parece encajar. Pero, ¿cuáles son las razones para que la socimi quiera entrar en este megaproyecto?

Más de 2,5 millones de metros cuadrados edificables de los que 1,6 millones serán de superficie terciaria. Un campo de sobra abonado para la socimi que capitaliza más de 6.000 millones de euros en el parqué del Ibex 35 y cuyo radio de actuación es principalmente el mercado de las oficinas y las superficies comerciales, uno de los usos más predominantes de este gran desarrollo urbanístico. 

Por tanto, y siguiendo este dato, el interés en estar dentro de la creación de este proyecto parece claro. La posibilidad de llevar a cabo la urbanización de la mayor expansión al norte de la capital junto con la Constructora San José -que posee casi el 25% de Distrito Castellana Norte- y que podría incluir a más socios, es una oportunidad que la socimi habría visto con buenos ojos para entrar por la puerta grande en la que será la nueva 'city financiera' de Madrid. 

Así por ejemplo, podría aumentar el número de activos tanto en oficinas como en terciario y sumarlo a otros con los que ya cuenta tan destacados como una de las cuatro torres del distrito financiero de Madrid o la Torre Agbar de Barcelona, en el segmento de oficinas, o el Centro Comercial Arturo Soria Plaza, en la capital, si se atiende a la parte dedicada a los edificios de compra. Además, se trata de un proyecto a largo plazo para la compañía. 

Las conversaciones entre ambas firmas aún son preliminares, según señalan a este medio fuentes conocedoras, y no se concretarán, por ahora, hasta que, al menos, se consiga la aprobación definitiva del proyecto por parte de la Comunidad de Madrid. Este trámite, que se prevé se lleve a cabo en diciembre, sería el último de todos los pasos que ha tenido que dar el proyecto para que se pase de los trámites de despacho a la puesta en marcha de las máquinas sobre el terreno. Y pese a que todo indica que no habrá ningún problema, aún está todo en el aire. 

Pero de concretarse finalmente la operación, aún quedan obstáculos que salvar. Uno de ellos, es la oposición frontal del empresario murciano Trinitario Casanova que después de que se hicieran públicas las conversaciones entre Merlin Properties y BBVA ha puesto sobre la mesa su propiedad "de la práctica totalidad de los derechos de reversión correspondientes a dichos terrenos", refiriéndose a aquellos sobre los que se desarrollará Madrid Nuevo Norte.

Casanova fundamenta este derecho a través de un acuerdo al que llegó con los titulares de los terrenos expropiados hace décadas para la construcción las instalaciones ferroviarias de Chamartín-concesión de la que es titular DCN-,  y que están representados por la Asociación No Abuso. Pero lo cierto es que, a día de hoy, el suelo sigue siendo titularidad de Adif y Renfe y el contrato de cesión firmado con la impulsora del proyecto se ha ido ampliando cada año. La última ampliación termina el próximo 31 de diciembre. 

Lo que está claro es que las muestras de interés de diversas compañías por quedarse con una parte del pastel que supondrá la promoción de Madrid Nuevo Norte son cada vez mayores y la puja por quedarse con ella está cada vez más disputada. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING