Jueves, 19.09.2019 - 09:20 h
Adelanta la reunión ordinaria

Pallete convoca de urgencia un consejo de 'medidas especiales' tras la caída en bolsa

El máximo órgano de gobierno se reunirá el martes para poner en marcha una hoja de ruta que permita reactivar su posición en los mercados.

Álvarez-Pallete durante la junta de accionistas
Álvarez-Pallete durante la junta de accionistas de Telefónica. / José González

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, prepara un paquete de medidas especiales con las que relanzar la compañía y salir al paso de la caída en bolsa, que hizo saltar las alarmas durante el pasado mes de agosto tras marcar mínimos desde los últimos trece años. La venta de alguna de sus filiales en Latinoamérica, la entrada de un fondo internacional como accionista de referencia o la colocación de una parte de las torres de comunicaciones propiedad del grupo, son algunas de las opciones que están sobre la mesa del consejo de administración de la próxima semana.

Durante todo el verano, Álvarez-Pallete ha estado especialmente activo en la preparación de este paquete de medidas con el que tratar de mandar un mensaje a los mercados tras una caída en bolsa que ha llevado la acción por debajo de la barrera de los 6 euros. El antecedente fue una  comisión delegada del consejo que tuvo lugar a finales del mes de agosto, que se alargó durante más de seis horas y en la que, según fuentes conocedoras del cónclave, se realizó una radiografía profunda de los acontecimientos internacionales que más afectan a la compañía, como la situación de algunos países en Lationamérica o el propio Brexit.

Ahora, un mes y medio después del anterior consejo, el máximo ejecutivo de la teleco ha dado un paso adelante y ha convocado de urgencia a la cúpula en una reunión clave. En ese encuentro, que tendrá lugar el próximo 10 de septiembre -como adelantó Bloomberg y confirmaron desde la empresa-, se busca poner en marcha medidas especiales. No se trata, según confirman fuentes conocedoras, de un cambio en su plan estratégico, sino de definir y acelerar operaciones o movimientos que sirvan para calmar los ánimos en los mercados, avanzar en la reducción de deuda y mejorar la posición financiera.

Medidas, sin cambios estratégicos

Entre las medidas que se van a poner sobre la mesa en esa reunión estaría, previsiblemente, la entrada de un fondo internacional como inversor de relevancia para reforzar el capital. Tal y como adelantó La Información, la operadora aceleró los contactos durante las últimas semanas con inversores internacionales para reforzar el capital de la sociedad, con fondos soberanos como los de Abu Dhabi, Qatar o Kuwait siempre en el foco y a la caza de inversiones con potencial de crecimiento.

A esta opción habría que sumar otras operaciones que se barajan en el seno del equipo directivo de Telefónica, como la venta de alguna de las filiales en Latinoamérica, con Movistar Perú como una de las posibilidades. Hasta la fecha, se ha completado con éxito la salida de Centroamérica, sin que se haya completado la salida a bolsa de la filial argentina (tras el rescate del FMI y las turbulencias en los mercados), ni se haya llegado a un acuerdo para la colocación de los activos en México.

A todo esto se sumaría la puesta en marcha de un nuevo plan de prejubilaciones en España con el que rebajar el peso de la plantilla, o la venta de la infraestructura de torres de telecomunicaciones. En Telxius, la filial que gestiona estos últimos activos, entró hace menos de un año el fundador de Inditex, Amancio Ortega, que compró el 10% por 378 millones. En el mercado hay mucho apetito por este tipo de instalaciones con fondos especializados en estas operaciones. De hecho, otros competidores como Vodafone preparan ya la venta masiva de parte importante de su red.

Las fuentes consultadas insisten en que todas estas medidas no van a implicar cambios significativos en la hoja de ruta de la compañía. Un plan que presentó Álvarez-Pallete durante la convención de directivos el pasado mes de febrero y que se centra en la transformación de la teleco en una empresa "tecnológica". Este giro, con el que quiere convertirse en proveedor de servicios 'tech' a empresas, no ha convencido a los inversores que siguen castigando al sector de las telecomunicaciones en su conjunto, si bien en el caso de la operadora española también ha pesado el fuerte endeudamiento de la compañía y su exposición a las divisas latinoamericanas o al Brexit. En lo que va de año, la compañía se ha dejado un 12% de su valor en bolsa, pese a la remontada de las últimas semanas. Competidores como Orange (-2,6%) o Deutsche Telekom (+2%) han mantenido posiciones en el mismo periodo.

Durante las últimas semanas, Criteria Caixa ha salido al rescate de la compañía. Lo ha hecho a través de compras continuadas de acciones de la operadora con el objetivo de sostener la acción. Desde el 21 de agosto ha ido adquiriendo 300.000 euros en títulos cada día. El holding de La Caixa controla 61,7 millones de acciones, valoradas en casi 400 millones de euros. Ese paquete, junto con el 5% en manos de Caixabank, elevan la posición del grupo por encima del 6%.

Ahora, el máximo ejecutivo de la española quiere pisar el acelerador ante esa presión en los mercados. El objetivo es conseguir que durante el tercer trimestre de este año haya una cierta mejora en la cotización. La cuenta atrás para el nuevo 'consejo de medidas especiales' ha comenzado. Queda menos de una semana para una reunión clave del máximo órgano de gobierno de Telefónica. La operadora y Pallete no tienen tiempo que perder.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios