Jueves, 23.05.2019 - 21:44 h
Cambios entre dudas sobre el futuro

Pallete recorta uno de los proyectos de su laboratorio Alpha y su jefe es recolocado

Telefónica paraliza la investigación sobre energía y reduce su plantilla, al entender que no encaja. Pablo Rodríguez sale 3 años después de arrancar.

Pablo Rodríguez Telefónica
Pablo Rodríguez, exCEO de Alpha, será recolocado junto a Mariano de Beer. / EFE

Sacudida en el laboratorio de proyectos 'imposibles' de Telefónica. La operadora ha decidido frenar una de las investigaciones de Innovación Alpha, vinculada al sector de la energía, al entender que no tiene "encaje" con su negocio y que supone un sobrecoste. Su jefe y 'alma máter', Pablo Rodríguez, acaba de ser recolocado dentro de la compañía, en la división del argentino Mariano de Beer. Lo hace tres años después de poner en marcha esta iniciativa, con la que buscan experimentar con tecnologías del futuro.

Esta división vio la luz oficialmente a comienzos de 2016. Surgió en el seno del centro de I+D que Telefónica tenía desde el año 2006 y que en sus orígenes se basó en investigar sobre internet. El objetivo de Alpha: analizar y tratar de poner en marcha proyectos 'locos' para mejorar áreas como la sanidad o la energía. El espejo en el que mirarse: Google X, la división que hace lo mismo en el gigante del buscador y que ha dado luz a las Google Glass o al automóvil sin conductor.

Ahora, Telefónica decide meter la tijera. Lo hace en el proyecto vinculado a la energía con el que buscaban avanzar en la producción para conectar a la red eléctrica poblaciones de países emergentes que hoy utilizan otras fuentes como el gas o el queroseno. Este arrancó a principios del pasado año. "Ha habido un cuestionamiento interno del proyecto, sobre el encaje que tiene en Telefónica", admiten fuentes oficiales de la compañía. La consecuencia: han decidido frenarlo. 

La salida de su CEO

Lo que ha sucedido a continuación es que se ha creado un 'spin-off' del proyecto y una parte muy pequeña del equipo se ha mantenido. "Y se está analizando la integración dentro de Wayra (la aceleradora de startups de la operadora de telecomunicaciones)", explican. Casi una decena de empleados han salido y el resto se han mantenido, según las cifras aportadas por la compañía. Pero las dudas internas sobre la continuidad del laboratorio se han extendido, según confirman a La Información varias fuentes con conocimiento.

Esas dudas se han acrecentado cuando se ha comunicado al equipo la salida del consejero delegado de la división y su 'alma máter', Pablo Rodríguez. Fue el encargado de poner en marcha Alpha, tras años como investigador en el Centro de Innovación de Barcelona. Según confirman las mismas fuentes, ha mostrado internamente descontento por la decisión. Desde Telefónica insisten en que se trata de una reubicación para tratar de "utilizar su 'expertise' para que apoye a todo el área Comercial Digital de Mariano de Beer".

¿Cuál es su destino? No tiene aún un puesto asignado, porque, según explican desde la operadora, no ha sido pasado por la Comisión de Nombramientos. Ocupará un puesto en esta división, de la que cuelgan no sólo la oferta comercial de clientes residenciales y empresariales como también todo el área de Innovación de la multinacional española.

¿Y el resto del laboratorio?

A Rodríguez lo sustituye como CEO interino el que hasta ahora era el 'número 2' de Alpha, Peter Williams. Entonces, ¿cuál es el futuro que le espera a este particular laboratorio? Según Telefónica, se mantendrá la actividad del proyecto vinculado a la salud y al cambio de hábitos de las personas para evitar enfermedades vinculadas al corazón o la diabetes. Este ocupa a unas 65 personas, según las cifras de Telefónica. Y, al menos a corto plazo, no hay planes de recortar. "Está funcionando como esperábamos; no hay ningún cuestionamiento interno", apuntan.

A estos empleados, muchos de ellos con un alto perfil técnico y fichados de grandes compañías y de diferentes actores de Silicon Valley, hay que sumar los que gestionan todo el 'staff' y las finanzas y los que se dedican a buscar nuevos proyectos en los que internarse. Según Telefónica, son en torno a un centenar de empleados, aunque en Linkedin suman algo más del doble. 

Ahora están buscando otro proyecto en el que trabajar, más allá del vinculado a la salud. No hay ninguno cerrado de manera definitiva, pero hay uno en fase avanzada. ¿Implicaría esto un incremento del tamaño de Alpha, reducido tras el frenazo a una de las iniciativas? Es posible, aunque no está decidido.

Alpha es una apuesta que supone un desembolso importante para Telefónica en un momento de optimización evidente del uso del capital. Entre 2017 y marzo de 2019, la operadora ha inyectado 37 millones de euros en tres ampliaciones de capital en ese periodo para financiar las significativas pérdidas que genera, al no contar con ingresos relevantes. Los números rojos sumaban más de 20 millones de euros desde su creación.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios