Martes, 15.10.2019 - 09:05 h
Más detalles de la abrupta ruptura

'Pasapalabra': los cinco faxes que recibió Telecinco antes de acabar en un tribunal

La productora ITV avisó por escrito que la cadena de Mediaset estaba vulnerando sus contratos y que estaba dispuesta a acudir a la justicia.

'Pasapalabra': las cinco cartas que recibió Telecinco para dejar de emitir el concurso
'Pasapalabra': las cinco cartas que recibió Telecinco para dejar de emitir / Mediaset

El culebrón 'Pasapalabra' no ha vivido su último capítulo a pesar de que el concurso ha dejado de emitirse. El conflicto entre Telecinco y la productora británica ITV, propietaria de los derechos del concurso, se remonta a principios de 2010, cuando la cadena dirigida por Paolo Vasile decidió romper unilateralmente tres contratos en vigor. Ahora, La Información ha tenido conocimiento de los continuos faxes que llegaron a los directivos de Mediaset para advertirles que cesaran las emisiones del formato porque podrían estar vulnerando los derechos audiovisuales. La cadena hizo caso omiso a todos ellos y el asunto acabó finalmente en los tribunales.

ITV envió hasta cinco faxes urgentes a Telecinco para avisarles de que no podían seguir emitiendo 'Pasapalabra'. Los documentos, según explican las fuentes consultadas por La Información, están fechados el 21 de enero de 2010, el 28 del mismo mes, el 1 de febrero, el 25 del mismo mes y el 4 de marzo. Todos ellos van dirigidas a Mario Rodríguez, director general corporativo de Telecinco y, por ende, el máximo responsable de los asuntos legales del grupo audiovisual.

En todas estas comunicaciones ITV pide explicaciones a Telecinco por lo que está sucediendo. El día 21 de enero de 2010, Telecinco había notificado a la productora británica que daba por rota su relación contractual basada en tres acuerdos. El principal era el contrato de 'Pasapalabra', el concurso estrella de la cadena ya por aquellos años y cuyo éxito se ha mantenido hasta este mismo 2019. ¿El motivo de esta ruptura? Los británicos, según argumentaba Telecinco, no habrían podido garantizar la "indemnidad" o "exclusividad" de la propiedad intelectual de dos aspectos de 'Pasapalabra': el nombre español del programa y el juego final, el famoso 'El Rosco'. Así se lo hicieron saber a la productora desde Fuencarral, dando por concluido su acuerdo global. La compañía dirigida por Paolo Vasile argumentó que el 21 de diciembre de 2009 había recibido una carta de MC&F Boradcasting Production and Distribution, una productora holandesa que se declaraba legítima propietaria del 'El Rosco'.

En sus primeros tres documentos, remitidos tanto por el despacho de abogados Olswang (un gigantes del mundo de la abogacía que opera hoy en día bajo la marca CMS y que en España tiene el nombre de CMS Albiñana & Suárez de Lezo), como por ITV, la productora londinense pedía a Telecinco que no volviera a emitir 'Pasapalabra'. Los propietarios del concurso transmiten a la cadena española que "no existe base legal para que puedan seguir programando 'Pasapalabra'". Les solicitaban de manera "urgente" una explicación y les avisaban de que si seguían con las emisiones se reservaban todos los derechos contra Telecinco. No recibieron respuesta, según dicen.

La factura de Pasapalabra

En el cuarto fax, fechado el 25 de febrero, ITV explicaba que, tras una reunión presencial entre uno de sus directivos y máximos representantes de la cadena, les quedó claro que Telecinco "no tenía intención" de seguir cumpliendo con los contratos firmados. Es decir, que daban la relación por terminada de forma unilateral. Aún así, y antes de acudir a los tribunales, ITV les daba una nueva oportunidad para llegar a un acuerdo.

El quinto fax llegó a Telecinco el 4 de marzo de 2010. Iba dirigido, como los anteriores, a Rodríguez. Y supuso la ruptura final. En ese escrito ITV transmitía a Telecinco que como no había recibido respuesta a sus anteriores mensajes se daban por enterado y consideraban que su relación había terminado "con efectos inmediatos". Consecuencia: advertía a la cadena que acudiría a los tribunales para reclamar sus derechos respecto a "infracciones injustificadas" de los contratos.

El precio de Pasapalabra

Ahí se acabó la relación entre ambas partes. ITV intentó negociar hasta el final y de forma extrajudicial con Telecinco, pero no fue posible. La productora londinense nunca quiso romper y quería mantener el espacio estrella de la cadena, ese que ha ayudado a que el Informativo de Pedro Piqueras pueda ser líder. Pero todos los intentos negociadores fracasaron.

Entre medias de todo este tira y afloja, en pleno 2010, Telecinco presentó una demanda contra ITV por un supuesto engaño. En la sede londinense de la productora, directamente, no entendían nada. Intentaban solucionar de forma amistosa el problema y, de repente, se encontraron con que habían sido demandados. Telecinco reclamaba a la compañía británica las facturas que les había abonado desde mediados de 2009, cuando tuvieron noticias de MC&F y de su teórica legitimidad sobre 'El Rosco'. También les pedían una compensación por tener que haber rehecho totalmente todo el concurso y cambiado las pruebas. El argumento del grupo español: ITV no había podido protegernos de la exclusividad de 'El Rosco' frente a reclamaciones de terceros.

Finalmente, en 2012, ITV acudió a los tribunales para litigar contra Telecinco, reconvirtiendo la demanda e la cadena española. Le reclamó todas las cantidades comprometidas en los tres acuerdos firmados y que Telecinco rompió de forma unilateral. Sabían que el proceso judicial iba a ser largo y que, a su vez, se les cerraba la puerta del principal grupo de entretenimiento en España. Se quedaban sin su potencial cliente. Por eso la productora británica decidió cerrar su filial en nuestro país ante la imposibilidad de poder seguir trabajando en cualquier proyecto del grupo. Así lo explicaban en una nota oficial: "Desafortunadamente es un entorno muy desafiante en España [para nosotros] y por eso hemos tomado la decisión de que no continuar con nuestras operaciones de producción local, ITV Studios Spain. Consideramos que España debe ser un importante mercado para nuestros contenidos y continuaremos trabajando con operadores locales a través de nuestro negocio de distribución ITV Studios Global Entertainment".

El dato

'El Rosco' y el efecto cita del espectador con Piqueras

'Pasapalabra' ha sido desde el año 2009 un programa imprescindible para miles y miles de familias españolas. Congregarse enfrente del televisor, encender Telecinco y ver la prueba de 'El Rosco' era todo un ritual antes de cenar. Para la cadena, el concurso le aseguraba que su informativo estrella, el de Pedro Piqueras, comenzara como líder de audiencia. Era un 'efecto cita', una rutina diaria para muchos. Por eso fue retrasando el inicio del mismo, para que 'El Rosco' enganchara a los espectadores y luego se quedaran a informarse. Por su parte, para Mediaset era su concurso estrella y el único formato cultural en horario de máxima audiencia fuera de los habituales programas de la parrilla de Telecinco.

Dos años más tarde, en febrero de 2014, la Audiencia Provincial de Madrid impuso a Mediaset una multa de 7 millones de euros, añadiendo diversas indemnizaciones y el pago de conceptos relacionados con la venta de 'merchansiding' del concurso.

El siguiente episodio judicial se conoció la semana pasada. Mediaset recurrió la sentencia pero el Tribunal Supremo, aunque reduce las indemnizaciones, ha dado la razón a ITV. 'Pasapalabra' y 'El Rosco' son de su propiedad y el concurso tenía que desaparecer de forma inmediata de la parrilla de Telecinco. Se acabó un espacio que ha sido un icono la televisión tras 3.292 entregas... al menos de momento.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios