Martes, 15.10.2019 - 01:38 h
Supera los 4 millones de ingresos

La lucha en la cúpula de Housers se aviva: el cofundador 'expulsado' va al arbitraje

La compañía ha perdido la batalla por competencia desleal y apropiación indebida en los juzgados y se defiende para mantener fuera a Tono Brusola.

Housers Cofundadores
Alvaro Luna y Tono Brusola, enfrentados en la batalla accionarial de Housers. / Housers

La pelea en la cúpula de Housers se reaviva y se mantendrá... al menos hasta final de año. Uno de los cofundadores de la plataforma de crowdfunding inmobiliario, Tono Brusola, fue expulsado por el resto de accionistas -que le acusaban de incumplir el pacto de socios- y perdió todos sus derechos en la startup. Ahora, el directivo acude a la Corte Civil de Arbitraje para tratar de restituirlos. Lo hace después de que un juzgado de Madrid haya desestimado la denuncia contra él por competencia desleal y apropiación indebida.

Hace ahora justo un año, Brusola decidió marcharse de la compañía. Lo hizo en un momento convulso, cuando se detectó una serie de facturas impagadas, vinculadas principalmente a marketing y promoción de la plataforma. Esa dimisión irrevocable fue el inicio de una batalla que dura hasta hoy. Su renuncia y la rescisión del contrato antes del periodo de compromiso que había firmado en el pacto es uno de los incumplimientos que señala la empresa. No es el único.

En un documento enviado por la plataforma de crowdfunding Crowdcube -dueño de un porcentaje de Housers- a sus accionistas, al que ha tenido acceso La Información, se relatan más incumplimientos. Entre otros, el control y la "posesión ilegal" de los dominios de internet Housers.com y Housers.co.uk y del canal corporativo de Youtube, que ha sido cancelado. A estos suman lo que ellos entienden como competencia desleal que Brusola está ejerciendo a través de las plataformas fundsfy.com y fundsinabox.com. ¿La consecuencia? Se suspendieron todos sus derechos políticos y económicos.

El resto de accionistas no se ha quedado aquí. Al entender que no han sido reparados los daños, Housers ha activado un protocolo por el que le exige a Brusola que venda de inmediato las acciones que posee en la compañía (menos del 20%) a los socios existentes con un descuento del 40% respecto a la última valoración. En caso de que se niegue, podría exigirle una reclamación económica, según ese pacto de socios.

En paralelo, Brusola ha pasado al ataque. ¿Cómo? El pasado mes de mayo, según relata el documento, acudió a la Corte Civil y Mercantil de Arbitraje para tratar de restituir sus derechos. Hay dos posibilidades: que el arbitraje le dé la razón y vuelva de nuevo al accionariado o que rechace su propuesta y, por tanto, sus títulos sean recomprados. El proceso se podrá alargar hasta finales de año. En este contexto, algunos socios como la propia Crowdcube preguntarán "en breve" a sus inversores si realmente les gustaría participar en esa recompra.

Mientras tanto, la compañía ha agotado la primera vía judicial contra el propio Brusola. Acudió a los tribunales para demandarlo por competencia desleal -tras el lanzamiento de dos nuevos proyectos- y por apropiación indebida. Pese a admitirla a trámite, el juzgado de instrucción de Madrid ha decidido no seguir adelante con el procedimiento al entender que no hay pruebas suficientes.

Buen desempeño en 2018

Esta batalla legal no afectó al negocio de la compañía. No se han presentado en el registro ni las cuentas de 2017 ni las de 2018. Sin embargo, el equipo gestor ha informado a sus accionistas que el pasado ejercicio se cerró con unos ingresos de 4,1 millones de euros (frente a los 1,6 millones del año anterior) y unas pérdidas de algo más de medio millón (frente a los 2,8 millones).

La plataforma de crowdfunding inmobiliario sigue trabajando en una ampliación de capital de hasta 5 millones de euros. El objetivo era cerrarla en el primer semestre del año, pero los problemas en el accionariado han ido retrasándola. Esta ampliación se sumaría a la de un millón de euros que se produjo hace más de un año, que fue impugnada por Brusola y que tenía el objetivo de restituir el patrimonio tras la localización de las facturas impagadas.

¿Quién controla hoy Housers? En el accionariado actual se encuentran los dos creadores de la plataforma, Bankinter y otros fondos como Civeta e inversores vinculados al sector fintech. La batalla en esa cúpula continúa... dieciocho meses después.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios