Jueves, 17.10.2019 - 05:58 h
Otro gesto a Podemos

Sánchez 'cuela' en los PGE el impuesto a las ganancias no distribuidas de socimis 

El Ejecutivo socialista ha negado en varias ocasiones la imposición de este gravamen que ahora incluyen en el proyecto.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se reúnen en la Moncloa
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en su última reunión en la Moncloa / EP

Sánchez lo ha vuelto a hacer y ha 'colado' un gesto más a Podemos en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado. El Ejecutivo socialista ha torcido el brazo ante la formación morada al gravar con un nuevo impuesto a las socimis, las Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario. 

La nueva obligación para estas firmas ya formaba parte del acuerdo que firmaron PSOE y Podemos hace solo unos meses para poder sacar adelante los PGE, pero varios miembros del Gobierno de Sánchez negaron en diferentes ocasiones la puesta en marcha de esta iniciativa. Ahora, en el recién presentado proyecto al Congreso de los Diputados, los socialistas 'cuelan' en un párrafo del Informe Económico y Financiero la propuesta. 

En la Memoria de Beneficios Fiscales, el Ejecutivo explica en dos párrafos que se trata de una modificación del "artículo 9 de la Ley 11/2009" con la que se regulan este tipo de sociedades. "Con efectos para los periodos impositivos que se inicien a partir de 1 de enero de 2019", señala el texto de dos párrafos en el que se explica la medida, se introducirá un "gravamen especial del 15% sobre el importe de los beneficios obtenidos por las socimis que no sean objeto de distribución". 

Esta iniciativa que ahora se esconde en los PGE, fue negada en varias ocasiones por los miembros del Ejecutivo de Pedro Sánchez, la última de ellas en una entrevista el día de Nochebuena que el diario El Mundo hizo a Pedro Saura, el Secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda. 

Hasta ahora, este tipo de empresas estaban exentas de pagar el Impuesto de Sociedades. A cambio, al llevar a cabo un reparto del 80% de los beneficios a través de dividendos -una de sus obligaciones-, se tributaba hasta en un 25% por ese porcentaje de ganancias, mientras que el 20% restante pasaba a formar parte de la reserva y no era necesario pagar ningún tributo por ello. Con esta propuesta, el dinero que no se reparta entre los accionistas (es decir, ese 20%) estará sometido a un gravamen del 15%.

Las grandes socimis no se inmutarán

En cambio, para los expertos del sector esta medida no deja de ser un gesto cosmético que no hace inmutarse a las grandes socimis, pero que pone el foco en las pequeñas que crecen cada vez más a la sombra del Mercado Alternativo Bursátil en el que tienen un segmento propio. La razón principal reside en que las grandes firmas reparten la mayor parte de sus beneficios en dividendos, por lo que no se ven afectadas por esta medida. En cambio, las pequeñas suelen quedarse el máximo legal en sus cuentas con el fin de capitalizar la compañía. 

Así se ve al observar los balances de las grandes firmas que cotizan en nuestro país. Aquellas que salieron a tocar la campana en el Ibex y el Mercado Continuo han repartido importantes dividendos que superan incluso en dos o tres veces sus beneficios contables. En cambio, las pequeñas que cotizan en el Mercado Alternativo Bursátil apenas superan en la mayoría de los casos el 80% de los beneficios en el reparto de dividendo para este tipo de sociedades obligatorio.

Las llamadas 'mini socimis' están participadas por una cantidad reducida de accionistas, normalmente los que estaban desde un principio en la entidad o se trata de pequeños grupos familiares que salen al mercado para cumplir el requisito que les impone esta figura. Por tanto, no tienen un compromiso para con los propietarios de los títulos. De hecho, el movimiento de acciones es tan pequeño en la mayoría de los casos que el volumen es casi nulo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios