Viernes, 22.03.2019 - 20:23 h
Una semana antes del inicio de las conversaciones

La plantilla de Vodafone se rearma para negociar el ERE y planea paros parciales

Sindicatos presionarán para rebajar la cifra de 1.300 despedidos y mejorar condiciones. Se reunirán hoy con la dirección en el servicio de mediación.

La plantilla de Vodafone 'aprieta' para rebajar la cifra de despidos en el ERE
La plantilla de Vodafone 'aprieta' para rebajar la cifra de despidos en el ERE. / EFE

La negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Vodafone, con el que busca recortar una cuarta parte de su plantilla en España, se acerca. Y los sindicatos ya se están organizando para tratar de presionar a la dirección de la teleco. Planean paros parciales y dejan, incluso, la puerta abierta a una posible huelga. Este viernes se reúnen en el servicio de mediación, paso previo antes de convocar todas las movilizaciones.

El anuncio hace ahora justo una semana cayó como un jarro de agua fría  para los empleados de la compañía. Ésta ponía sobre la mesa 1.200 despidos con los que persigue "revertir la negativa evolución del negocio y reforzar su sostenibilidad".

Era el tercer ERE en seis años desde que en 2013 se ejecutara el primero. Los sindicatos, que se han mostrado muy críticos con la gestión de la dirección, son conscientes de que ese es el techo que marca la compañía y quieren presionar para recortar de manera significativa esa cifra y lograr mejores condiciones.

Para lograr esa mejora, los sindicatos quieren presionar desde el principio. El antecedente hay que encontrarlo en 2015: se convocaron tres días de huelga en la teleco británica y ONO, adquirida ese mismo año, después del anuncio del ERE de 1.300 empleados. Tras la negociación se recortaron hasta los 1.059.

En esta ocasión, los plazos son reducidos. Este viernes, según confirman desde UGT (sindicato mayoritario en el comité de empresa), hay un encuentro con la empresa en el servicio de intermediación (Sima). Lo lógico es que no se llegue a un acuerdo, por lo que se pondrán encima de la mesa las primeras movilizaciones. Entre ellas se plantean paros parciales en la compañía. ¿Y huelga? Aún no está sobre la mesa de manera oficial, pero desde Comisiones Obreras no cierran la puerta a esta medida.

Objetivo: mejorar las condiciones

La siguiente fecha marcada en rojo en el calendario es el próximo 24 de enero. Ahí se constituirá la mesa de negociación y, previsiblemente, la compañía ofrecerá más datos sobre los despidos y la memoria económica para justificarlos. Estas cifras permitirán a los sindicatos tener una mejor aproximación.

Tanto CCOO como UGT exigen que sea un ERE totalmente voluntario. En el caso del ejecutado en 2015, casi dos tercios de las salidas fueron voluntarias, mientras que casi 400 fueron forzosas. Es una de las condiciones indispensables.

Esa es la gran premisa, junto a una reducción importante del número de afectados, en base a las cifras económicas que ponga sobre la mesa al teleco, y la consecución de unas indemnizaciones altas. En 2015, se cerró con 45 días por año trabajado hasta febrero de 2012 y 33 años a partir de entonces.

139 millones en las salidas

Con este ERE, Vodafone, a través de su filial principal y la que engloba los activos de ONO, ha desembolsado más de 139 millones de euros en indemnizaciones tanto para los despedidos como para los prejubilados en los diferentes planes aprobados.

Según las cifras que reflejan las últimas cuentas presentadas en el Registro Mercantil por la filial principal, Vodafone España SAU, se provisionaron 40,9 millones (de los que se han gastado 39,2 millones) para las indemnizaciones de 437 empleados. Para las 57 prejubilaciones se han reservado 20 millones.

En el caso de Vodafone Ono, los afectados por el ERE ascienden a 662, según su memoria. Para su salida se reservaron casi 69 millones de euros, de los que quedan por ejecutar 2,2. ¿Y las prejubilaciones? Fueron en total 29 y se 'retuvieron' 9,5 millones para abordar esos pagos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios