Domingo, 08.12.2019 - 17:53 h
Se vendió por 250 millones de dólares en 2017

El plus millonario de la cúpula de Social Point peligra por incumplir los objetivos

Su dueño, Take Two, planeó el pago de 25,9 millones en acciones y efectivo. No alcanzan los niveles previstos de ebitda y creen improbable su cobro

Los fundadores de Social Point.
Los fundadores de Social Point.

Fue una de las grandes ventas de una ‘startup’ española. El gigante de los videojuegos Take Two, dueño de sagas como NBA 2k o Grand Theft Auto, pagó a principios del pasado año 250 millones de dólares por el desarrollador de juegos móviles Social Point. A esa factura sumó casi 26 millones en un incentivo en base al cumplimiento de unos objetivos de crecimiento y del mantenimiento de su equipo directivo al frente. Ahora, corre peligro. La estadounidense ha decidido eliminar la ‘reserva’ de ese dinero. ¿La razón? “La menor probabilidad de que Social Point logre los objetivos en los dos años posteriores a la compra”.

Take Two quería ponerse las pilas en el terreno de los juegos móviles. Buena parte de su negocio se basa en videojuegos de consolas. Y es por eso que a principios del pasado año pusieron sobre la mesa 250 millones para comprar una startup que el año anterior había facturado 113 millones de euros (un 30% más) y había repartido un dividendo de 28 millones entre sus accionistas.

Como sucede en otras operaciones de este tipo, el comprador incluye lo que se conoce como ‘earn-out’ en el acuerdo: un incentivo basado en unos objetivos económicos y corporativos. En este caso, el pacto entre ambas partes incluía el pago de 25,9 millones de dólares a los dos jóvenes fundadores, Horacio Martos y Andrés Bou, en forma de efectivo y acciones de Take Two. ¿La contraprestación? El cumplimiento de ciertos objetivos de beneficios brutos de explotación (Ebitda) durante los siguientes 12 y 24 meses desde la adquisición, sin precisar cuáles son.

De 25,9 millones a 0

Según queda reflejado en el balance del ejercicio fiscal 2018 (que acaba en marzo) de Take Two, presentado la pasada semana en la SEC estadounidense, la compañía ya colocó el “valor razonable” de ese incentivo en 6,4 millones de dólares. Sin embargo, a cierre de ejercicio se produjo el cambio significativo. “A 31 de marzo, el valor razonable había decrecido a 0 dólares como resultado de la menor probabilidad de lograr ciertos objetivos de rendimiento en los 24 meses siguientes a la adquisición”, apunta. ¿El resultado? Una mejora en los gastos generales y administrativos de la estadounidense al revertir esa reserva.

Eso no quiere decir que no pueda ser cobrado ese incentivo. Sin embargo, la probabilidad de que así sea es muy alta, dada la decisión tomada por sus nuevos dueños.

Desde la cotizada estadounidense no desglosan en sus resultados anuales cuánto de su negocio corresponde a la española. La última cifra anual disponible es la del año 2016, según las cuentas del Registro Mercantil: 113 millones de euros brutos de ingresos (hay que excluir las comisiones a plataformas distribuidoras como Google, Facebook o Apple); 5,3 millones de euros de beneficios netos, y una caja con 26,1 millones de euros.

Algo similar le ha pasado a los empleados clave de Trovit, el agregador de anuncios clasificados comprado en el año 2014 por los japoneses Lifull por 80 millones de euros. Los nipones llevaron a cabo una provisión de 2,1 millones de euros para ese plan de retribución especial, que revirtieron el pasado año al no cumplirse los objetivos de crecimiento (estancamiento en ventas y caída de dos dígitos en el resultado de explotación y el beneficio neto).

Dos juegos y la anulación millonaria de I+D

Al margen de esta decisión de la compañía, la realidad es que hoy Social Point sigue manteniendo un negocio millonario y rentable en base sólo a dos juegos, Dragon City y Monster Legends, que llevan en el mercado seis y cuatro años, respectivamente.

En este sentido, la compañía señala el recorte del valor de sus activos de 11,3 millones de dólares vinculada con la decisión de no seguir adelante con el desarrollo de un intangible de I+D que estaba en proceso. No lo deja claro en la memoria, pero con toda probabilidad se refiere a la cancelación del lanzamiento mundial de un juego nuevo que pusieron en el mercado en ‘modo beta’ en los primeros meses del año 2017.

“Para el trimestre actual, tenemos actualizaciones importantes planificadas para ambos juegos”, defendía Strauss Zelnick, consejero delegado de Take Two, durante la conferencia con analistas. No dio fechas sobre el lanzamiento de nuevos títulos por parte de la española.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING