Martes, 16.07.2019 - 22:20 h
Tarifas con cierta polémica

¿45€ por viaje en el Mad Cool? Así se fijan los precios dinámicos de Uber y Cabify

Basan su tarifa en la demanda: se activa si hay más peticiones. En el inicio del festival, sólo un 5% de viajes de Uber en Madrid lo tenían activado.

VTC, Uber, Cabify
Cabify y Uber tienen un polémico sistema de precios dinámicos. / Europa Press

'Surge pricing'. Dos palabras y polémica detrás. No sólo en España, sino en muchos mercados en los que están presentes compañías como Uber o Cabify. Se trata del sistema que estas compañías -y otras del sector- tienen implantados que detecta periodos de fuerte incremento de demanda en los que se elevan las tarifas. Este miércoles arrancó una nueva edición del festival Mad Cool y volvieron a surgir algunas críticas por sus efectos.

El antecedente no era especialmente halagüeño. La edición de 2018 del festival de música en Madrid surgieron muchos problemas entre los usuarios, principalmente, de Uber, aunque también de Cabify. No sólo por las colas y las dificultades para acceder al recinto, sino por estos precios dinámicos. Viajes al centro por hasta 90 euros fueron duramente criticados en público.

Ahora, un año después, todas las miradas estaban en estas compañías y el funcionamiento en el arranque. Las críticas surgieron, por precios de 45 y hasta 60 euros, entre algunos usuarios en las redes sociales. Aunque la intensidad fue bastante menor que la del año pasado. Desde la compañía descartan especiales problemas. En el caso de Uber confirma que solo el 5% de todos los viajes en la ciudad de Madrid durante esa jornada tuvieron activado ese sistema de precios dinámico.

Este precio dinámico está en marcha en Uber desde principios de 2016, cuando lanzó su servicio de vehículos con conductor (VTC). Cabify, en cambio, se subió al carro un año y medio más tarde. En noviembre de 2017 introdujo esta característica en una de las reformulaciones de precios.

¿Cómo funciona?

Pero, ¿qué es el precio dinámico? Uber y Cabify ofrecen un precio basado en el tiempo del viaje y los kilómetros recorridos, con unas tarifas mínimas. Pero a estas condiciones suman una más: los rangos dinámicos de tarifas. Es decir, se trata de un 'extra' que estas compañías suman a sus precios habituales para esos trayectos y tiempos basados en la demanda de los servicios. A más peticiones de reserva de vehículos, precios más altos.

El objetivo: mantener estable la oferta y demanda. No solo porque desincentiva a usuarios a reservar el trayecto (por tanto se rebaja la demanda y casa con la oferta de conductores en las calles), sino también porque puede llamar a otros chóferes a sumarse a la plataforma para dar respuesta a ese pico de actividad.

Estos cálculos se hacen a través de un algoritmo que mide vehículos disponibles, peticiones de servicios y otros factores vinculados también a histórico de cifras, previsiones o incluso algunos datos más personales como el nivel de batería del teléfono (Uber, por ejemplo, entiende que si es muy baja tu interés por reservar un vehículo será mayor y por tanto te eleva las tarifas).

No es pública, por tanto, esa estimación y esas tripas tecnológicas. Pero ambas compañías hacen público antes de la reserva del vehículo si se encuentra en momento de alta demanda o no. El incremento no se mide en porcentaje directo y no se le muestra así al usuario. Se muestra en la ratio por la que se multiplica el precio habitual: 1,8 (80% más), 2 (100%), 3 (200%)...

El taxi exigió el algoritmo

Este sistema no ha estado exento de polémica, pues su activación es automática en base a ese algoritmo. Y en diferentes tragedias, compañías como Uber se han visto obligadas a desactivarlo. En España, el sector del taxi exigió a principios de este año a las administraciones que le reclamaran 'desnudar' este algoritmo. Quedó en nada, pues ninguno de los Ejecutivos, ni el nacional ni los regionales, han puesto sobre la mesa esta exigencia en las nuevas regulaciones.

El Mad Cool continuará una edición más en Madrid. Y Uber y Cabify serán vigilados de cerca, tras la polémica en la edición pasada por los llamados precios dinámicos.

Ahora en Portada 

Comentarios