Domingo, 19.05.2019 - 11:14 h
Fotografía de Apple Pay en España

La presión del cliente doblega a la banca con Apple: sólo ING y BBVA se resisten

Sabadell y Bankia son los últimos en sumarse al sistema de pagos del gigante. Las comisiones y el temor a darle entrada ralentizaron su aterrizaje. 

Presentación de Apple Pay, sistema de pago a través del móvil
Apple Pay no deja de crecer en España. / EFE

Tardaron mucho en entrar por el aro. El arranque de Apple Pay en España fue a medio gas. Las grandes entidades eran reacias a dar su brazo a torcer y pactar con el gigante para asociar las tarjetas de sus clientes a su sistema. ¿Por qué pagarle su comisión y depender de la compañía? Año y medio después, prácticamente todas las grandes entidades ya se han subido al carro. Banco Sabadell y Bankia son los últimos en sumarse, dejando a BBVA -que lleva meses de retraso- e ING solos.

Era abrir la puerta a un potencial competidor en el futuro. A una compañía que, además, quiere quedarse con una parte del negocio que la propia entidad financiera ya generaba en este último eslabón de la cadena del pago con el móvil. Apple aterrizó en diciembre de 2016 tras muchos meses de dudas y conversaciones. Las altas comisiones que cobraba en mercados más maduros y con más márgenes, como Estados Unidos (un 0,15%, según publicó el diario financiero 'Financial Times'), generaban recelos.

Los acuerdos que alcanza con cada uno de los bancos no son públicos. Pero fuentes del mercado aseguran que las comisiones rondan el 0,05% y el 0,10% para las operaciones con tarjetas de débito y de en torno al 0,12% para las de crédito. Esto reduce de manera significativa los márgenes de la banca en este papel de intermediarios del pago.

Las principales entidades trataron de defenderse creando meses antes de este aterrizaje su propio sistema de pagos común: Bizum. Controlada por Caixabank (22%), BBVA (16%), Banco Santander (13,6%), Sabadell (10,3%) y Bankia (9%), la plataforma no ha presentado aún cuentas en 2017 (en 2016, con tres meses de actividad, declararon 432.000 euros de ingresos con unas pérdidas de 3,2 millones). Se limita asegurar que cuenta con 1,5 millones de usuarios registrados y operaciones transaccionadas por más de 350 millones de euros.

¿Quién está…?

Pese a ello, prácticamente todas las entidades importantes ya están dentro de la cartera de Apple Pay. La presión de los usuarios del fabricante del iPhone -más predispuestos al pago con el móvil, aunque minoría en el ecosistema móvil, hoy controlado por Android en el mercado español- ha sido clave a la hora de aceptar las condiciones de Apple y reducir su margen en ese último eslabón.

Las últimas en sumarse han sido esta semana Banco Sabadell y Bankia. Santander fue el primero con el que Apple lanzó en España en esa navidad de 2016. Caixabank, Bankinter, Caja Rural o Evo se han sumado en los últimos meses, junto a segundas marcas de éstas como ImaginBank y Openbank y bancos móviles nativos como N26.

¿... y quién no?

Pese al desbloqueo, aún hay grandes entidades que siguen sin dar el paso. BBVA lleva meses a la espera de su implementación (en la propia web de Apple aparece como las entidades que se sumarán próximamente, al igual que Banca March). ING es, seguramente, la más señalada.

Muchos de los usuarios de ING en Apple han exigido en los últimos meses la incorporación a este servicio. Sin embargo, la entidad es reacia a sumarse mientras empuja para la expansión de su aplicación propia de pagos Twyp.

¿Qué pasa con Android Pay y Samsung Pay?

El otro gran rival de Apple es Google. Su sistema operativo, Android, también cuenta con un sistema de pagos móviles: Google Pay. BBVA, Openbank (Santander) son los dos únicos grandes.

Samsung, la marca de móviles más vendida en el mercado español, también tiene su sistema de pago, pero aquí quedan aún muchos bancos por incorporarse: Caixabank, Sabadell y Santander son los principales.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios