Miércoles, 14.11.2018 - 20:52 h
Excapitán del Barça

Carles Puyol, el hombre que susurra a Iniesta y tiene marca propia de relojes

El ex defensa del Barça es embajador de Uniqlo, tiene su propia agencia de representantes e invierte en una urbanización en Ibiza.

El exjugador del FC Barcelona Carles Puyol junto a su pareja, la modelo Vanesa Lorenzo. (Foto: EFE/ WALTER BIERI)
El exjugador del FC Barcelona Carles Puyol junto a su pareja, la modelo Vanesa Lorenzo. (Foto: EFE/ WALTER BIERI)

Sorprende ver a Carles Puyol en sus redes personales entregado al pádel con la misma intensidad y nivel de compromiso que hace años jugaba en el campo del fútbol. El ex capitán pertenece a aquella generación de jugadores que no concebían su vida sin un balón. Pero ha logrado reconvertirse. Fue fiel al Barcelona durante quince temporadas. “Era un enfermo del Barca”, ha reconocido en más de una ocasión. Adicto o no, lo cierto es que, durante años, fue considerado el mejor defensa central.

Decían los expertos que el secreto de su juego era la concentración, gran fuerza y compromiso. Hasta que en 2014 su rodilla dejó de tener aquella fuerza y su sueño de llevar la camiseta hasta los 40 años, como su referente Paolo Maldini, se desmoronó. Se retiró de la primera línea, pero no del deporte. Primero, aceptó el puesto como ayudante de Andoni Zubizarreta, aunque después no quiso sustituirlo como director deportivo del Barça, descartó presentarse para el mismo cargo en la candidatura de Joan Laporta y rechazó ser el segundo entrenador de Roberto Mancini en el Inter. ¿En qué anda metido el ex azulgrana?

Hombre de blancos o negros, tímido, hijo de payeses, padre de dos niñas y pareja de la modelo Vanesa Lorenzo, ella es una de las claves para entender su particular reinvención. Ella es su 'coaching personal'. Madera tenía. Quienes le conocen, dicen de él que ha heredado esa entrega al trabajo y esfuerzo de su padre. Fue la modelo quien le convenció para que iniciara una colaboración con la Fundación Carlos Slim y vertiera toda su experiencia en sus foros internacionales. Para ello, se entregó al inglés, que no hablaba y, durante unos meses, se mudó al apartamento neoyorkino de Lorenzo en el barrio de Nolita para perfeccionar la lengua de los negocios.

Otra persona clave en esta 'reinvención' ha sido su compañero del balón y amigo, Iván de la Peña. Él le convenció para lanzar Pujol, De la Peña & Sostres, una agencia de representación de jugadores en la que también está implicado Ramón Sostres, abogado y su hombre de confianza. En la bolsa de jugadores figura otro amigo, Andrés Iniesta, valorado en 20 millones, pero los dos socios merodean en partidos de escalón inferior en búsqueda de piezas sin pulir y con potencial para incorporar a sus filas. Ya tienen a un gran descubrimiento: Marc Bartra (15 millones) y Carles Aleñá (unos 10).

Su trabajo consiste en algo más que llevarles de la mano. Les preparan ante la presión y ante la prensa. Son una especie de mentores que transmiten, desde la experiencia, sus conocimientos para ayudarles a pensar, a tomar decisiones y a gestionar las situaciones complejas. “No quiero ser un entrenador invisible; aspiro a facilitar las pautas para dar soluciones a problemas, partiendo de la base de que tuve que trabajar solo mucho tiempo porque no jugué en el Barça hasta los 17 años. No tuve la formación de los chicos de hoy”, dijo en una entrevista.

La sociedad que gestiona la agencia es Footalent S.L. en la que los tres socios son administradores solidarios, aunque Pujol asumió este cargo el 5 de abril de 2016 mientras que De la Peña y Sostres lo eran desde 2013, momento de su constitución.

Con un activo de un poco más de 16. 700 euros la empresa ha mejorado sus ventas en 11.500 euros, según las últimas cuentas depositadas. Desde diciembre de 2016 la empresa tiene como accionista dos empresas, Massivert S.L., con el 45% y Tax Fides SLP., propiedad de su abogado, con un 10%.

Massivert S.L., antes conocida como Publicitat i Imatge Aggie S.L., es una empresa creada en 2002 para gestionar sus derechos de imagen. Aunque en un principio Puyol fue administrador solidario junto a su hermano Josep Xavier, desde hace poco más de un año figura solo como consejero mientras su hermano ostenta la presidencia. Su volumen de ventas se sitúa entre 0,6 y 1,5 millones de euros.

A través de esta empresa gestionaría, por ejemplo, sus contratos con las marcas. Es el caso de Uniqlo. Cuando la marca aterrizó en Barcelona, como primer destino español, eligió al jugador y a la modelo, Veronica Blume como embajadores de marca. Pujol vende una imagen informal, pero elegante, excelente forma física y fuertes valores que enamoraron a la marca. No fue su primera incursión en la moda.

Mucho antes, el ex defensa comercializaba relojes de lujo con su nombre. El proyecto surgió en una conversación entre amigos y se materializó a través de la empresa Macchina CP5 SL, en la que el jugador no figura, pero sí su abogado. Puyol supervisó todo el proceso de diseño y se volcó en que su dorsal, el número cinco, cobrara protagonismo. En la web que los vende, que no se actualiza desde agosto, se dice que es el único reloj del mundo inspirado en el universo del fútbol y en el particular estilo de vida del jugador. También Samuel Eto'o participó del negocio con otras piezas. La empresa ha tenido algunos problemas como la querella de un empresario por estafa contra los jugadores que parece que quedó en nada.

Desde que su padre falleció en accidente laboral en 2006, está implicado junto a su hermano, al frente de Ilenroc S.L., en la continuidad de la empresa familiar. La compañía, antes llamada Puyol-Saforcada SL, tiene un capital de 72.000 euros, pero cerró el ejercicio con unas pérdidas de 1.638,46 euros. Dicen que Puyol ha heredado de su padre la honestidad en los negocios.

Para él un acuerdo se cierra con un apretón de manos y tarda en asimilar las 'traiciones' a su confianza. La familia es una pieza importante en su vida. Su hermano Josep figura también en 426 Miles S.L., una entidad presidida por el padre de Gerard Piqué (socio de la misma) a través de la que explotaban la fallida hamburguesería Yours (cerró en enero), en el Eixample Barcelonés, junto al grupo musical Els Amics de les Arts.

En sus redes sociales, le vemos muy ilusionado con su participación en los FIFA Legends de cara al Mundial de Rusia 2018. Las redes son su mejor escaparate. Con 11 millones de seguidores en Twitter, una web aún en construcción con su nombre, 7, 3 millones en Instagram, en 2016 se implicó en Olyseum. Se trata de una red para adictos al deporte, para aquellos que guardan su primera camiseta o su primer balón firmado por su ídolo o no se pierden un partido y quieran ganar entradas o pases exclusivos. Detrás de este espacio para que deportista y el aficionado ‘conversen’ Puyol comparte juego con Kevin Mitnick, el hacker más famoso del mundo, y cómo no, Andrés Iniesta e Iván de la Peña.

Parte de ese dinero lo invierte en propiedades inmobiliarias como la lujosa urbanización de Life Marina Ibiza en la que residen y descansan otros jugadores de fútbol como Gerard Piqué, actores o empresarios como Abramovich. El complejo (cuya constructora entró en concurso de acreedores) cuenta con 300 viviendas cuyos precios oscilan en los tres millones de euros y están decorados a la última y diseñados por el arquitecto Jean Nouvel (Premio Pritzker). También tiene un piso en la zona residencial de La Bonanova en Barcelona.

Todo este lujo no empaña su faceta más solidaria. Dice Puyol que no necesita un estadio para sentir la emoción de meter un gol. Quizás, por eso, disfruta y mucho, en enseñar todo lo que aprendió en el campo fuera de foco a través de diversos proyectos solidarios. Le ha puesto su nombre a un ‘Cruyff Couts’, pequeños campos de fútbol que pretenden fomentar el deporte e inculcar valores. El suyo está en Pobla de Segur, el pueblo que le vio nacer y jugar en el asfalto con su balón. También es padrino de otras causas como el XII Campeonato Benéfico de Golf XAP que impulsa el Grupo Constant para ayudar a niños con cáncer.

¿Volverá a un equipo de primera? Cuentan los entendidos del deporte que el Granada le hizo una oferta, que rechazó, porque prefiere esperar el momento de volver al Fútbol Club Barcelona cuando Xavi Hernández sea entrenador. Veremos si vuelve al ruedo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios