Jueves, 19.09.2019 - 00:11 h
Realizadas a su matriz suiza

Jaque de PwC a Abercrombie: pone en solfa su esquema de compras en España

La firma de auditoría asume que no ha contado con toda la documentación para comprobar su naturaleza y recuperabilidad.

Imagen de un establecimiento de Abercrombie & Fitch.
PwC pone en cuestión el esquema de compras de Abercrombie en España. / Archivo

Es uno de los grupos de distribución textil que más vaivenes ha vivido en los últimos años, cambios de cúpula incluidos, después de que su ex máximo responsable asegurara que Abercrombie & Fitch sólo diseñaba ropa para gente delgada. Superada la polémica, en España, la multinacional estadounidense mantiene un perfil estable en cuanto a evolución de ingresos y rentabilidad y, pese a ello, su auditora pone en cuestión su modelo de compra de prendas a su matriz.

La firma que revisa sus estados financieros, PwC, pone de relieve en el informe que acompaña la última memoria anual (del año terminado el 31 de enero de 2018) el modelo de compras, donde la filial actúa como mero distribuidor comercial. El auditor señala que bajo el epígrafe 'Existencias' [que supera los 8 millones de euros], Abercrombie & Fitch Spain anotó más de 5,7 millones de euros con la intención de "ajustar los precios de transferencia de las compras realizadas durante el ejercicio a la sociedad [matriz] Abercrombie & Fitch Europe Sagl", según justificó la compañía a la firma de auditoría, a pesar de que, a cierre del ejercicio, "mayoritariamente ya no forman parte del saldo de existencias".

PwC considera que la división española del gigante estadounidense del 'retail' debería revisar a la baja y al alza, respectivamente, las partidas de existencias, clientes y aprovisionamientos "en el importe del ajuste realizado por precios de transferencia mencionado, correspondiente a aquellas compras, si las hubiese, que aún forman parte de las existencias a dicha fecha".

Y asume que no ha dispuestos de toda la información. "Debido a que no hemos obtenido mayor documentación que soporte el referido apunte contable ni una confirmación de Abercrombie & Fitch Europe Sagl de dicho saldo a cobrar al 31 de enero de 2018 que nos permita comprobar su naturaleza y recuperabilidad, desconocemos la razonabilidad del mismo", argumenta.

Negocio (casi) estable

Más allá de las cuestiones que plantea su auditora, Abercrombie & Fitch mantiene la estabilidad en su negocio, eso sí, con una ligera caída de su beneficio y, también, de los puestos de trabajo que mantiene con su docena de tiendas en España: una de Abercrombie y 11 de Hollister, su cadena enfocada a un público más joven.

La multinacional cerró ese último ejercicio con un volumen de ingresos de 42,9 millones de euros, un 3,8% más que el año previo, pese a mantener operativas el mismo número de tiendas. Sin embargo, su rentabilidad se ha resentido. En concreto, se ha recortado desde los 1,1 a los 0,9 millones de euros.

Pisa el freno con su beneficio y, también, con su empleo. Abercrombie & Fitch sumó 507 puestos de trabajo al concluir ese ejercicio, 124 menos que un año antes. Al cierre del año, su plantilla estaba integrada por 232  hombres y 275 mujeres. Del total, sólo cuatro empleos correspondían a personal administrativos y, de ellos, tres eran mujeres.

El grupo estadounidense también señala algunos de los riesgos a los que se enfrenta su negocio global, sin entrar en el detalle de cómo ve España. Por ejemplo, que su capacidad para atraer clientes a sus establecimientos "depende, en parte, del éxito de los centros comerciales o atracciones de la zona en las que se encuentran nuestras tiendas". También que su "participación en el mercado puede verse negativamente afectada al aumentar la competencia y las presiones de precios de las empresas con marcas o productos competitivos con los nuestros".

Ahora en Portada 

Comentarios