Lunes, 16.09.2019 - 23:23 h
En los Boeing 787-9s

La aerolínea Qantas ensaya vuelos de 20 horas y estudia sus efectos sobre la salud

La compañía australiana anunció que probará con tres vuelos experimentales desde Sídney hasta Nueva York y Londres para analizar sus consecuencias.

Una nueva huelga en Qantas afectará mañana a unos 8.500 pasajeros
La aerolínea Qantas ensaya vuelos de 20 horas y estudia sus efectos sobre la salud.

Actualmente, el vuelo más largo del mundo sin escalas dura 18 horas y media. El vuelo, que opera Singapore Airlines, despega desde Singapur (China), cruza todo el océano Pacífico, atraviesa Estados Unidos de oeste a este y aterriza en la ciudad de Newark, lindando con Nueva York y el océano Atlántico. Sin embargo, otro aerolínea quiere superar este máximo y ya está estudiando operar un vuelo de 20 horas, desde Sídney hasta Londres y Nueva York.

Qantas anunció este jueves la ambiciosa idea de fletar estos vuelos que durarían casi un día. La aerolínea australiana adelantó que fletaría hasta tres vuelos experimentales para analizar las consecuencias que estos trayectos de 20 horas pueden tener en la salud de los pasajeros.

El experimento, denominado 'Proyecto Sunrise', persigue no sólo operar vuelos comerciales entre Sídney, si no también otras ciudades australianas como Melbourne y Brisbane. Para realizar estas pruebas, Qantas utilizará los aviones del fabricante estadounidese Boeing, los nuevos 787-9s.

Según a detallado la aerolínea australiana, en estos vuelos de prueba viajarán un máximo de 40 personas, entre los que se incluyen la tripulación, personal asistente y un equipo científico. Éste último será el encargado de analizar el impacto de los patrones de sueño, el consumo de bebida y comida, la luz, el movimiento físico... en el bienestar de los pasajeros.

Asimismo, el equipo investigador que prepara Qantas analizará a los pilotos, quienes llevarán un dispositivo de electroencefalograma. Con él, los científicos esperan medir el estado de alerta que mantienen en el vuelo y determinar las pautas de trabaja y descanso más adecuadas para el trayecto.

El primer vuelo de esta duración, aunque sea de prueba, con un avión comercial despegará desde Nueva York y aterrizará en Sídney. Posteriormente, el segundo partirá desde esta misma ciudad australiana hasta Londres.

El director general de la aerolínea, Alan Joyce, las "muchas cuestiones" en cuestiones y preguntas acerca del confort, el bienestar y la salud de los pasajeros y tripulación que surgen los trayectos que tienen una duración de al envergadura. Con estos vuelos de prueba, Qantas espera recoger "valiosos datos" que respondan a esas cuestiones. Joyce calificó esos datos que espera recoger como "la última frontera" en el sector de la aviación.

Hasta ahora, Qantas ya opera un vuelo directo de larga duración entre Perth (oeste de Australia) y la capital británica, un trayecto que dura 17 horas. La aerolínea, que opera este vuelo desde 2018, lo ha usado también para obtener información sobre el impacto de los largos recorridos en los pasajeros, tripulación y asistentes de vuelo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios