Jueves, 19.09.2019 - 18:08 h

¿Qué es el agua de mina? Las minas de Asturias, fuente de energía geotérmica

Las minas, que se desaguaban para poder desarrollar la actividad, pasan a inundarse de forma natural, convirtiéndose en un gran embalse subterráneo.

Hunosa.
Los caudales actuales de desagüe y las temperaturas medias de las aguas de mina "permiten suministrar 267 gigavatios hora térmicos / HUNOSA.

En 2018, la práctica totalidad de las minas de carbón españolas echaron el cierre, un sector que ha sufrido una larga agonía, pasando de casi 30.000 trabajadores en 1994 a unos 2.000 15 años después.  En Asturias, los pozos mineros de carbón constituyen kilómetros y kilómetros de túneles que se encuentran a varias decenas de metros bajo el nivel del mar y que ahora, al irse inundando de agua de forma natural, se han convertido en fuente de energía, generando lo que podría considerarse un sistema de geotermia artificial.

El agua de mina

Durante la fase inicial de la minería la actividad se desarrolló mediante explotaciones de montaña (el acceso a la capa de carbón se realizaba desde la superficie mediante la construcción de bocaminas a diferentes cotas). Posteriormente, la minería se desarrolló mediante pozos verticales que permitían el acceso a nuevos campos de explotación a través de un único punto: el pozo. Estos pozos en algunas ocasiones llegaron a conectarse entre sí dando lugar a una compleja red de galerías bajo la superficie de la cuenca.

Un gran embalse subterráneo

Una vez cesa la actividad minera, todas aquellas zonas que anteriormente se desaguaban para poder desarrollar la actividad pasan a inundarse de forma natural, convirtiéndose en un gran embalse subterráneo.

Las condiciones físicas, como la profundidad (la temperatura aumenta con la profundidad), la estanqueidad o el aislamiento, proporcionan una determinada cantidad de calor al agua acumulada. Ese calor hace que el agua de las minas sea idónea para su aprovechamiento geotérmico.

La energía geotérmica

La energía geotérmica es una energía de producción continua y gestionable que se encuentra almacenada bajo la superficie de la tierra en forma de calor a una temperatura constante durante todo el año. Es una energía limpia que aprovecha el calor del subsuelo para climatizar de forma ecológica, permitiendo un ahorro del 75% en la factura energética y una reducción de las emisiones de CO2.

Según el Grupo Hunosa, responsable de proyecto, los caudales actuales de desagüe y las temperaturas medias de las aguas de mina "permiten afirmar que el Grupo tiene una capacidad anual para suministrar 267 gigavatios hora térmicos, aprovechando la energía térmica de baja entalpía del desagüe de las labores mineras, mediante el uso de bombas de calor y su distribución a través de una infraestructura de redes de calor".

Desde el Grupo destacan por otro lado que "el uso de esta fuente de calor disminuye, de forma importante, las emisiones de CO2 con respecto a cualquier otro sistema, ya que, por ejemplo, dichas emisiones se incrementarían, respectivamente, en un 65% o un 54%, en el caso de usar gasóleo o gas natural, en lugar de la bomba de calor".

La energía contenida en el agua de mina del grupo Hunosa es el equivalente al consumido en calefacción por 21.900 viviendas u 87.600 habitantes.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios