Martes, 18.06.2019 - 01:38 h
Por importe de 575 millones de euros

JP Morgan y Merrill Lynch cierran la colocación de los 'Bonos Bernabéu'

Las entidades financieras otorgan el préstamo directo al Real Madrid una vez titulizada la deuda y repartida entre inversores institucionales de EEUU.

Fotografía Santiago Bernabéu
El proyecto del nuevo Santiago Bernabéu que se levantará gracias a los bonos. / EFE

El Real Madrid ya tiene el dinero para las obras que darán lugar al nuevo Santiago Bernabéu. JP Morgan y Merrill Lynch-Bank of America han cerrado la emisión de bonos que permitirá al club blanco darle un importante lavado de cara al estadio de Concha Espina. Los bancos contratados por el club que preside Florentino Pérez han aprovechado la situación actual de tipos de interés para lanzar los llamados 'Bonos Bernabéu', una deuda que exigirá el pago anual, incluyendo intereses y amortización del principal, de entre 30 y 35 millones de euros cada año, tal y como ha podido saber La Información

Las entidades colocadoras han cerrado la mayor operación financiera de la historia del club por un importe total de 575 millones de euros. Los bancos financiarán al Real Madrid una vez titulizada la deuda, que se ha  estructurado en tres tramos. Los tomadores comprenden un  conjunto de inversores institucionales de Estados Unidos, mercado en el que el club blanco ha conseguido un importante tirón en las últimas temporadas. Los bonos se han  emitido a 30 años con un tipo de interés entre el 2,2 y el 2,5%, lo que dará como resultado una obligación anual de pago para el Real Madrid de entre 30 y 35 millones de euros.

La colocación de los bonos se ha realizado con garantía corporativa, no hipotecaria; es decir, el club blanco asegurará el pago de la deuda con los ingresos que genere a través del nuevo estadio que se construirá con el proyecto de las empresas GMP Architekten, L35 y Ribas&Ribas. Ambas compañías resultaron adjudicatarias tras ganar el Concurso Internacional de Ideas de Arquitectura propuesto por el Real Madrid. 

La capacidad para obtener nuevos ingresos con la explotación del Santiago Bernabéu ha sido el argumento de peso que han utilizado las entidades en el 'roadshow' con el que han convencido a los compradores de deuda. Los cada vez más crecientes números de los ingresos comerciales que genera el club más allá de los derechos de imagen en televisión y de los ingresos de taquilla han bastado para seducir a los inversores institucionales norteamericanos. De hecho, estas cifras constituyen casi el 50% del conjunto del volumen de negocio del club que dirige Florentino Pérez.

De acuerdo con los datos facilitados por el propio Real Madrid, en la temporada pasada este tipo de ingresos se incrementaron en 55 millones de euros hasta alcanzar los 356 millones, un 'seguro' de pago que los colocadores de los bonos del Real Madrid han sabido utilizar para convencer a los inversores. 

'Guerra' de constructoras por adjudicarse las obras

Las constructoras siguen en 'guerra' para conseguir hacerse con el contrato de las obras del Estadio Santiago Bernabéu. FCC, Acciona, Ferrovial y San José pujan por llevarse este contrato valorado en más de 400 millones de euros. Así, las cuatro principales compañías del sector -a excepción de la propia ACS en manos de Florentino y que no puede participar un acuerdo que mantienen los miembros de la Junta Directiva del Real Madrid- se disputan el contrato. 

Sea cual sea la decisión final, todas ellas cuentan con sobrada experiencia en este tipo de proyectos. Por ejemplo, FCC -con el mexicano Carlos Slim y las Koplowitz a la cabeza- fue la encargada de los importantes cambios que se llevaron a cabo para convertir La Peineta en el Wanda Metropolitano del Atlético de Madrid. Por su parte, Acciona ya acometió la obra del nuevo San Mamés, en Bilbao.

Según confirmó el propio club en una presentación, el contrato que ahora se disputan supondrá un gran número de actuaciones, entre las que se destaca la habilitación de una cubierta retráctil que cubra todo el aforo del estadio. Del mismo modo, el proyecto también contempla el cambio la actual fachada del estadio, junto con la supresión de las torres de los laterales. Ya en el interior, se construirá una nueva grada con capacidad para 3.000 personas en el lateral este, el que da a la calle Padre Damián. 

Del mismo modo, se acometerán importantes obras en el resto de laterales y se habilitarán nuevos accesos. También se reestructurará y aumentará el área VIP para que pueda acoger a unas 2.000 personas más y se adecuarán los accesos y los pasillos. En definitiva, una reforma casi total de lo que hoy es el Estadio Santiago Bernabéu. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios