Viernes, 24.05.2019 - 01:15 h
La CNMC anunció la apertura de una investigación

REE se lava las manos: el récord eléctrico de 11.000 euros MWh no se podía prever

La compañía que preside Jordi Sevilla ha informado a Transición Ecológica y a Competencia de que la subida respondió a factores imprevistos.

La CNMC decidirá la retribución al transporte y la distribución de electricidad.
La CNMC decidirá la retribución al transporte y la distribución de electricidad. / EFE

Red Eléctrica de España (REE), el gestor del sistema eléctrico, rechaza haber tenido alguna responsabilidad en la explosión de precios que se registró el martes 7 en el mercado secundario de electricidad y que investiga la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC). La compañía que preside Jordi Sevilla ha enviado un informe técnico al supervisor de los mercados en el que atribuye la escalada del MWh por encima de los 11.000 euros a una sucesión de hechos anómalos en el parque de generación, imposible de prever.

Entre las funciones de REE figura hacer una estimación de demanda a lo largo del día para asegurar su cobertura y evitar desajustes. En la jornada que está bajo investigación, la demanda fue muy superior a la de un día normal -alcanzó los 30.630 MWh-. La demanda estimada, tanto por los productores como por la propia REE era inferior, de en torno a 29.600 MWh. El gestor sólo contemplaba la posibilidad de un desvío al alza de la demanda de en torno a los 700 MWh. Nada preocupante.

Pero la menor producción térmica y eólica provocó un fuerte desajuste. Tan notable y tan rápido que REE tuvo que aplicar el método más expeditivo que estaba a su alcance para evitar problemas mayores. Recurrió al mecanismo especial de resolución de regulación secundaria. Y el precio del MWh batió todos los récords, llevando la preocupación tanto a la CNMC como al Ministerio de Transición Ecológica.

Desajuste y revisión

A la espera de que la CNMC revise lo sucedido, el desajuste pone sobre la mesa la función de Red Eléctrica de España (REE), su retribución y las orientaciones del Gobierno para el desempeño de sus cometidos. Expertos como Javier Colón (Neuroenergía) han destacado en 'El Periódico de la Energía' cómo el Gobierno pretende que la retribución de REE contenga incentivos para reducir los costes de los servicios de ajuste y de las restricciones técnicas. El fin: que el suministro eléctrico se realice con el menor coste posible, lo que no deja de tener sus riesgos.

REE cobra anualmente por transportar la electricidad a través de su red de 44.000 kilómetros 1.710 millones de euros, según los informes de Competencia. Para calcular los pagos al transporte y la distribución -cargos que luego se trasladan al recibo de a luz- la CNMC ha adoptado el sistema denominado WACC (Weighted Average Cost of Capital). Sustituye al sistema que estaba en vigor: aplicar un diferencial sobre la retribución del bono a diez años. Con el método no hay problema. Todas las compañías, incluida REE, lo admiten. Pero hay problemas con el resultado: el regulador considera que la tasa de retribución a las redes -un negocio sin riesgos- no debe superar el 5,46%. Las eléctricas y REE piden más.

Inversiones y recortes

Para REE hay mucho en juego. La retribución que finalmente decida el Gobierno entre 2020 y 2025 puede disminuir en 125 millones cada año hasta el fin del periodo. Sevilla ha defendido en público retribuciones anuales de entre el 6,2% y el 6,4%. Traducido el porcentaje: la diferencia con la propuesta de la Comisión es de 125 millones al año, lo que eleva la cifra a 625 millones en el periodo regulatorio 2020-2025.

Red Eléctrica planea invertir en los próximos años más de 6.000 millones de euros. La idea es redimensionar los puntos de conexión y vertido para hacer frente a la incorporación de más energías renovables y la sustitución de fuentes de energía tradicionales. En ese contexto, los 625 millones en liza suponen casi un 10% de la inversión prevista por REE para encarar la transición energética. 

Al margen de sucesos extraordinarios, Red Eléctrica de España, participada en un 20% por la SEPI, está bajo presión por los cambios que se registran en el mercado eléctrico. Sobre todo por la entrada masiva de renovables en el sistema. El auge de las energías limpias está poniendo a prueba la organización y el funcionamiento de áreas vitales en la compañía, según admiten fuentes de la empresa. La situación ha obligado a reforzar departamentos clave como la Dirección de Desarrollo de Sistemas y el departamento de acceso a la red. Se trata de hacer frente a una auténtica avalancha de solicitudes para tramitar la conexión a la red de los nuevos proyectos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios