Viernes, 13.12.2019 - 20:39 h
Ninguna empresa alcanza el notable

REE y Bankinter lideran el buen gobierno en España con ACS de 'farolillo rojo'

La alianza europea de asesores de voto ECGS difunde el ránking de 2018 sobre un total de 22 sociedades cotizadas en los índices FTSE 300 y MSCI 450.

fdvfedvf
  

Las grandes empresas del Ibex 35, aquellas que también forman parte de los grandes índices bursátiles de carácter internacional, no destacan precisamente por sus niveles de buen gobierno corporativo y ni siquiera las compañías más avanzadas en esta disciplina son capaces de alcanzar una puntuación equivalente al notable. Esta es la principal conclusión que se puede extraer tras la publicación del ránking correspondiente a 2018 que ha difundido Expert Corporate Governance Service (ECGS), la entidad que agrupa a los principales 'proxi advisors' de Europa y que en España está representada por la firma Corporance Asesores de Voto.

Los 'proxy advisors' están ganando influencia a pasos agigantados dentro del mundo corporativo dada la proyección gradual que los grandes fondos de inversión han ido adquiriendo en la bolsa española a lo largo de los últimos años. El proceso de internacionalización de las grandes compañías del Ibex ha propiciado también la irrupción en los mercados de capitales de estos agentes financieros que están siendo cada vez más determinantes a la hora de orientar e inducir el voto de muchos de los accionistas institucionales presentes en el capital de las sociedades cotizadas.

Las dos principales firmas dedicadas a esta actividad son Institutional Shareholder Services (ISS) y Glass Lewis & Co, ambas con proyección global y base original de operaciones en Estados Unidos. El principal competidor en Europa es la red creada en torno a la citada alianza multinacional ECGS, formada por los líderes locales independientes de Francia, Alemania, Suiza, Reino Unido, Holanda e Italia, además de España y Portugal. El socio en la Península Ibérica es la empresa Corporance Asesores de Voto, que es la firma encargada de realizar los informes de análisis y seguimiento sobre todas las empresas del Ibex.

Con los datos recabados tras la temporada de juntas generales de accionistas, ECGS realiza un estudio sobre más de 400 empresas de 16 países que forman parte de su universo de análisis. Entre ellas se encuentran todas las incluidas en los índices FTSE 300 y MSCI 450 del que forman parte 22 compañías españolas sobre las que se ha establecido un primer ránking de gobierno corporativo. La clasificación se ha efectuado atendiendo a cuatro grandes apartados de actuación como son los derechos de los accionistas, los órganos de gobierno (junta, consejo y comisiones), la auditoría y la política de retribuciones. Los dos primeros capítulos ponderan al 30% y los dos segundos lo hacen al 25%.

Las puntuaciones individuales de las empresas son celosamente manejadas por ECGS para sus clientes habituales en el mercado, si bien este periódico ha podido saber que los dos primeros clasificados del ranking, que son Red Eléctrica y Bankinter, tan sólo alcanzan un nivel del 69%, por lo que a duras penas rozan un lugar  notable en la carrera por el buen gobierno corporativo. El ranking corresponde al pasado ejercicio y se supone que no tiene en consideración aspectos externos a la gestión como puedan ser todos aquellos vinculados con presuntos casos de corrupción o procesos judiciales en ciernes.

El singular caso de Aena

La clasificación por empresas permite en todo caso aportar un rating para cada sociedad cotizada a fin de facilitar el dialogo entre los inversores y los emisores, ayudando a los gestores de fondos en sus procesos de asignación de activos mediante la construcción de modelos de valoración en los que cada compañía puede ser comparada con sus pares europeos. En el ránking español destaca la posición del BBVA en un digno sexto puesto, en contraste con el Banco Santander que cae hasta la decimosexta plaza. Peor lo tiene Telefónica, situada el número 18 de una lista que cierran Aena y ACS.

​Entre el gestor aeroportuario y el grupo constructor que preside Florentino Pérez existe, no obstante, una distancia significativa. Aena obtiene 51 puntos o, lo que es igual, un aprobado raspado mientras que ACS suspende claramente con un total de 42 puntos. La sociedad dependiente de Fomento se ve penalizada precisamente por su condición de compañía estatal,  que se traduce en un consejo de administración con exceso de consejeros dominicales y retribuidos con una mínima remuneración de 12.000 euros al año. Nada que ver con la media que cobran los consejeros del Ibex, situada en torno a los 200.000 euros.

​Las razones que motivan la situación de ACS son radicalmente distintas como se puede comprobar a partir de los propios informes sobre remuneraciones remitidos por la compañía a la CNMV. Baste recordar a tal efecto que en la última junta general de la compañía un 40,5% del capital representado votó en contra de la retribución de los consejeros. Aparte de ello, ACS cuenta además con un consejo de administración muy nutrido, con un total de 18 administradores, superando el máximo de 15 miembros que recomienda la Comisión de Valores en el Código Unificado aprobado en 2015. Habrá que ver si dichos aspectos se corrigen este año o si ACS sigue llevando el 'farolillo rojo' del gobierno corporativo en España.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING