Reserva hasta 76 millones

Renfe negocia con Stadler nuevos trenes para competir con SNCF en mercancías

La compañía ferroviaria encarga el estudio de la operación a la consultora Ineco para explorar cómo añadir a su flota las locomotoras Euro 6000 que ya compraron los franceses el pasado año.

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y el presidente de Renfe, Isaías Táboas
El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y el presidente de Renfe, Isaías Táboas
EFE

El juego de trenes continúa. Renfe ultima una nueva compra para ganar músculo en mercancías. Como ocurre en la división de viajeros, donde la francesa SNCF opera ya con su low cost Ouigo, la compañía española no quiere ceder terreno en el resto de frentes. Con este objetivo, negocia la compra de nuevas locomotoras a la suiza Stadler, según distintas fuentes consultadas por La Información.

El objetivo es no perder fuelle en un sector que, a diferencia del de pasajeros, lleva mucho más tiempo liberalizado. La apertura a competidores ha llevado a la compañía a enfrentarse a los operadores privados y recibir un aluvión de críticas. Las compañías, organizadas a través de la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas (AEFP), han afeado reiteradamente la política de compras de Renfe por la falta de productividad de los activos adquiridos. 

Todos estos reproches se apoyan en la información de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC), en la que se señala el talón de Aquiles del operador estatal, que tiene el 60% de la cuota de mercado frente a las privadas, donde Captrain (SNCF) y Continental Rails (ACS) son las que tienen más peso. En su informe anual sobre el sector ferroviario, el organismo presidido por Cani Fernández afirma que los operadores privados tienen un "uso más eficiente de sus activos". ¿Por qué? "El recorrido medio del tren es mayor, el empleo por locomotora es más intenso y la productividad del maquinista en términos de km recorridos es también más elevada que la registrada por el operador tradicional", explica en su informe el supervisor de los mercados. 

Al margen de esta situación, la división de Mercancías ha conseguido mejorar sus resultados durante el último año. No ha sufrido la crisis del coronavirus como el resto de unidades de negocio y ha incrementado de enero a abril tanto sus ingresos (10,4%) como las toneladas transportadas (6,74%). Las cifras consultadas, no obstante, también afloran pérdidas de 8,36 millones de euros para el mismo periodo. 

Ineco estudia la operación

La compañía presidida por Isaías Táboas está inmersa en el proceso de negociación y ha encargado de manera urgente a la consultora pública Ineco, dependiente del Ministerio de Movilidad, Transportes y Agenda Urbana (MITMA), que explore la idoneidad de la posible compra de locomotoras de alta potencia. 

La resolución de las negociaciones podría llegar este mismo mes de junio. La propuesta se llevaría al próximo consejo de administración de Renfe que, pese a no tener una fecha fijada, acostumbra a celebrarse el último martes de cada mes. En este caso, el 29 de junio. Preguntadas por la operación, Renfe y Stadler no han querido realizar comentarios.

Renfe está dispuesto a pagar hasta 76 millones de euros por estas locomotoras

La compañía apenas da pistas de los detalles de su compra. Ha licitado un contrato bajo la fórmula de negociado sin publicidad, es decir, un modelo restringido en el que evita hacer pública cualquier tipo de información. Así, Renfe ha buscado a su potencial comprador sin desvelar datos comerciales que pueda consultar la competencia. Solo es consultable el dinero licitado (76 millones de euros), el máximo que está dispuesto a ofrecer. 

Respuesta a SNCF

En este contexto, la compra de Renfe sigue los últimos pasos de SNCF. El operador francés lleva tiempo presente en España más allá del sector viajeros. Cuenta en el país con su filial Captrain, que precisamente compró a Stadler una docena de sus locomotoras Euro 6000 el verano pasado. Se trata de vehículos con una capacidad de carga superior a la del resto de locomotoras del mercado. En concreto, ofrece la mayor capacidad de tracción de carga en Europa, lo que se traduce en poder transportar trenes más largos y pesados.

La compra del operador francés se articuló a través de la compañía de arrendamiento de material rodante Alpha Trains, quien compraría los activos para más tarde alquilarlos. Todas estas locomotoras de nueva construcción, además, se fabricarán en Valencia y serán entregadas durante el segundo semestre de este año 2021.

Ahora, Renfe responde desde otro frente a SNCF. La compañía francesa ha entrado en el sector de alta velocidad para pasajeros en España y rueda en el país desde el pasado 9 de mayo. Lo hace a través de su filial de bajo coste Ouigo, que ha preparado una campaña promocional muy agresiva para arrebatar el máximo número de pasajeros posibles a Renfe. El operador incumbente, por su parte, ha respondido con la creación de Avlo, una modalidad de tren similar que compite en precio con la empresa gala. 

Mostrar comentarios