8.246 voluntarios

El reparto de excedentes en el ERE de Caixa aboca al traslado entre provincias

En zonas como Barcelona quieren salir más de la mitad de las plazas ofertas, mientras que en otras como Las Palmas falta justo el doble de personas para completar el exceso de plantilla calculado por la entidad. 

Entrada Oficina de CaixaBank
Entrada Oficina de CaixaBank
EUROPA PRESS 

La dirección de CaixaBank y la representación laboral han celebrado la primera comisión interna de seguimiento del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 6.452 empleados. En ella, la entidad ha dado cuenta del volumen de solicitudes recibidas. La sobredemanda asciende al 27,8%, puesto que hasta 8.246 personas se han apuntado. En cambio, existen diferencias notables entre provincias, una situación que aboca a una importante movilidad interprovincial de los trabajadores. La forzosidad, en principio, se pretende evitar. 

En términos absolutos, Las Palmas es la provincia en la que falta más gente para completar el excedente. El grupo calcula que deben salir 252 personas de este territorio, si bien en la primera fase apenas se han apuntado 146. Falta más de un centenar de trabajadores para llegar al objetivo del banco. En Murcia igualmente faltan 84 empleados, frente a los 347 puestos excedentarios. En este caso, el porcentaje de cupo que falta asciende al 81%. En otras más pequeñas, como Almería, se necesitan 59 personas para llegar al propósito de CaixaBank. Se han apuntado 34 personas de las 93 necesarias. Solamente en Álava, en Cuenca y en Soria se ha registrado un número de peticiones igual al de los puestos redundantes. 

Además de los territorios en los que el número de solicitudes se han quedado lejos de las adhesiones necesarias, existen otras en las que ocurre exactamente lo contrario. Más de 1.000 personas quieren salir del banco en Barcelona, pero la entidad solo necesita que lo hagan 533 de ellas. En otras provincias de Cataluña se observa también una voluntad muy alta por parte de los trabajadores para acogerse al ERE. En Gerona se contabiliza una sobredemanda del 229% y en Tarragona del 609%. Asimismo, en la capital madrileña se da una situación parecida. CaixaBank calcula que al ajuste de plantilla en esta región debe ser de 1.303 empleados, pero hasta 1.917 desean aprovechar este proceso de reestructuración.  

En el caso del área de servicios centrales, el departamento de Riesgos es en el que más gente falta por adherirse. Existen 152 plazas, pero quieren salir 132. En las secciones de Negocio y Secretaría General y del Consejo se necesitan 19 personas, respectivamente, para poder cumplir con las necesidades de la entidad. De Medios es de donde más gente se quiere ir (285), frente a las 195 vacantes disponibles. La dirección de Presidencia es la única en que CaixaBank no pretende dar salida a nadie, aunque dos personas han solicitado su adhesión al ERE. La de Comunicación y Relaciones Institucionales es el área en la que se han apuntado exactamente las mismas personas que excedentes, es decir, 14. 

CaixaBank analizará durante el verano las peticiones y tendrá que dar respuesta a los empleados antes del 20 de septiembre

Durante el verano, CaixaBank deberá analizar las peticiones y dar una respuesta a los empleados que se han apuntado antes del próximo 20 de septiembre. En los casos más claros incluso podrá darles una fecha estimada de salida. El momento concreto de extinción del contrato se comunicará, en todo caso, con al menos 30 días de antelación. La primera ventana de despidos en el marco del expediente está previsto que se inicie el 1 de noviembre de este año, mientras que se dará paso a las siguientes cada dos meses. También se ha comunicado que el número de solicitudes recibidas en el proceso de selección para cubrir las vacantes de recolocación indirecta en empresas del grupo ha sido de 1.581. En realidad, solamente hay 138 plazas ofertadas. Adicionalmente, 337 personas han solicitado su recolocación en una empresa del grupo.

No se trata de aceptar a todo el mundo de forma indiscriminada, sino que se determinará según funciones dentro de la organización o lugares con excedentes. En la segunda fase del procedimiento, que se iniciará a mediados de septiembre, será cuando se determinen los traslados entre provincias, tratando de cumplir con las distancias máximas pactadas entre la vivienda y el centro de trabajo. Otras de las opciones posibles para las áreas con déficit de solicitudes de adhesión son las vacantes existentes o de nueva creación en las oficinas 'in Touch' o en los centros 'Store'

En el último trimestre de 2021 se abrirá un nuevo proceso de adhesiones voluntarias para las provincias o departamentos en los que todavía exista la necesidad de reducir personal. La última fase, que se tratará de evitar, contempla la movilidad geográfica forzosa en caso de que, con las medidas anteriores, queden excedentes. Quien se niegue a cambiar de provincia llegado este punto, tendrá que salir del banco sin prima.

CaixaBank 'oculta' la edad de los solicitantes

Fuentes sindicales consultadas por La Información, han trasladado su descontento por el hecho de que el banco no haya ofrecido el desglose de las peticiones de salida por colectivos. Los sindicatos necesitan saber la edad de las personas que han solicitado subirse a los despidos para poder controlar el proceso, pero la entidad alude por ahora a la confidencialidad de los datos. Desde el banco confirman que no se ha compartido esta información con los representantes laborales y no aclaran si se les trasladará o no. Los trabajadores critican la "falta de  transparencia" y aseguran que en procesos anteriores se ha podido conocer para vigilar la correcta aplicación del acuerdo. 

Por otro lado, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, aseguró hace unos días que se sentía satisfecho por el número de personas que se han interesado en unirse al programa. Considera que ha sido gracias a las "atractivas y responsables" condiciones ofrecidas. No obstante, los sindicatos ponen en cuestión esta afirmación. Admiten que los términos económicos son buenos, gracias a su trabajo de negociación, pero creen que "algo se debe estar haciendo mal cuando tanta gente quiere irse del grupo". 

Mostrar comentarios