Viernes, 19.07.2019 - 14:59 h
Ante la apuesta por el coche eléctrico

Repsol, Cepsa y BP critican a Ribera tras gastarse 8.000 millones en refinerías

El Ministerio de Industria presentará en enero una agenda sectorial con medidas de apoyo al sector químico y de refino

Refinería de Repsol en Cartagena (Murcia).
El sector petroleoro  alerta a Ribera de 8.000 millones invertidos en refinerías. / Repsol

Los planes de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, para prohibir los coches contaminantes en 2050 están recogidos en un borrador de borrador que aún no ha visto el Consejo de Ministros. Pero su adelanto ha sido como una descarga eléctrica -nunca mejor dicho- en el sector petrolero y de la automoción.

Repsol, Cepsa y BP, las compañías propietarias de las nueve refinerías abiertas en España han recordado, a través de la asociación sectorial AOP, que en lo peor de la crisis, entre los años 2008 y 2013, invirtieron 6.500 millones de euros en instalaciones que son fundamentales para la actividad exportadora del país y para la supervivencia económica de zonas muy golpeadas por la crisis. La inversión en refinerías hasta la fecha ronda los 8.000 millones, según fuentes de las empresas.

Pocas veces se han lanzado tantas y tan duras críticas ante la cara de un  ministro como las que planteó en un acto público el presidente de la petrolera BP y de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP) Luis Aires, esgrimidas también en un debate posterior por los primeros espadas de Repsol, Josu  Jon Imaz y de Cepsa, Pedro Miró

Un chaparrón de críticas

Ribera aguantó, estoica, el chaparrón de reproches que le cayó en el encuentro de celebración de los 25 años de AOP. Su colega en el Gobierno, la responsable de Industria Reyes Maroto, que clausuró el acto, intentó rebajar la tensión y anunció la presentación, el próximo 21 de enero, de una agenda sectorial para el sector químico y de refino con medidas de apoyo.

Uno de los ejes de la crítica es que los planes de Ribera no han sido debatidos ni con el sector petrolero, ni con las fuerzas políticas y sociales e ignoran el esfuerzo realizado por las petroleras para invertir miles de millones -6.500 según informes de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia solo entre los años 2008 y 2013- cuando la economía hacía aguas y destruía empleo en la peor crisis sufrida desde los años 30. 

En opinión de las empresas, los anuncios de Ribera no afectan a las principales líneas de negocio de las refinerías de España. Esas líneas se centran en la exportación de derivados del crudo a zonas del mundo donde la descarbonización aún no está en el calendario. Pero, según señalan fuentes de las compañías, introducen incertidumbre y desasosiego, lo que unido a la previsible caída de la demanda interna puede tener un reflejo final en la cuenta de resultados.

Por tamaño e inversión, Repsol es la compañía más afectada por esa incertidumbre en un sector, el de refino, muy concentrado. Sólo en las refinerías de Cartagena (Murcia) y de Petronor (Vizcaya), Repsol ha invertido más de 4.200 millones. En su día -año 2008-, la inversión de Cartagena se vendió como la mayor inversión industrial realizada jamás en España. 

Mercado oligopolístico

Las nueve refinerías emplazadas en territorio español, propiedad de Cepsa, Repsol y BP forman "un mercado oligopolístico altamente concentrado", según el informe elaborado en 2015 por la CNMCRepsol tiene cinco refinerías: Coruña, Bilbao –Petronor- , Tarragona, Puertollano y Cartagena; Cepsa tres: Huelva, Algeciras y Tenerife y BP una: Castellón.  Así, Repsol controla aproximadamente el 59% de la capacidad de refino; Cepsa, el 34%; y BP, el 7%.

Las grandes inversiones de principios de siglo se realizaron en un período de crisis económica y respondían al "drástico" -terminología de Competencia- cambio del consumo interno de carburantes de automoción, que a su vez, era fruto del intenso proceso de "dieselización" sufrido por el parque automovilístico español durante los últimos años. Ahora, el viento del mercado, al menos en el continente europeo, ha cambiado. Y eso se nota incluso en la forma de hacer reproches a los ministros.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios