Lunes, 09.12.2019 - 08:55 h
La estrategia del gestor aeroportuario

La 'generosidad' de Aena inyecta más de 180 millones extra a las arcas del Estado

Gracias a la decisión de la nueva cúpula, liderada por Jaime García-Legaz, de elevar del 50% al 80% la porción del beneficio repartida al accionista

Jaime García Legaz, presidente de AENA
El presidente de AENA, Jaime García Legaz / EFE

Cristóbal Montoro debe estar frotándose la manos. La Junta de Accionistas de Aena ha ratificado este martes la propuesta planteada el pasado 27 de febrero por el nuevo Consejo de Administración de la compañía, presidido por Jaime García-Legaz, para incrementar del 50% al 80% la parte del beneficio neto obtenido por la compañía en 2017 que se distribuirá entre sus accionistas, una decisión que representará un jugoso ingreso para el principal accionista del gestor aeroporturario público-privado: el Estado.

La participación del 51% que el Estado ostenta en la compañía a través de la sociedad pública Enaire permitirá que las arcas de Hacienda ingresen el próximo 19 de abril - día en que se sustanciará el pago del dividendo- cerca de 500 millones de euros a cuenta de los resultados históricos alcanzados por el gestor aeroportuario el pasado año. El premio será doble este año, ya que la decisión de ampliar al 80% el porcentaje del beneficio destinado a retribuir al accionista - tradicionalmente era el 50%, según marcaba la guía del folleto de salida a bolsa de Aena- generará además un ingreso extra de más de 180 millones de euros a la Hacienda Pública.

De haberse mantenido la política de dividendos de Aena, el ingreso para el Estado hubiera estado algo por encima de los 310 millones de euros, mientras que con los nuevos parámetros la inyección de recursos se aproxima a los 500 millones

El nuevo presidente de Aena rechazó confirmar, no obstante, que la decisión adoptada para este ejercicio vaya a marcar una nueva pauta en la política de dividendos de la compañía. También descartó "de forma clara y rotunda" que en los planes a medio plazo de los nuevos administradores de la compañía figure avanzar en la privatización del gestor aeroportuario y sacar al mercado un nuevo porcentaje de la participación estatal en la sociedad. "Que el Gobierno sea propietario del 51 % de la sociedad, no es ningún impedimento para que AENA siga creciendo y mejorando en sus cifras de tráfico y resultados económicos, puesto que estos retos y desafíos constituyen intereses comunes, más allá del carácter público o privado de nuestra sociedad", remachó.

A la espera de que la compañía haga público el detalle del nuevo Plan Estratégico encargado por García-Legaz nada más aterrizar en Aena, el futuro del gestor se basará en tres pilares clave, según comunicó el nuevo presidente a los accionistas: el foco en el cliente, el compromiso con la sostenibilidad y, sobre todo, el desarrollo de lo que Aena denomina 'ciudades aeroportuarias', un nuevo concepto que aboga por dinamizar el entorno aeroportuario con zonas industriales, hoteleras y de servicios.

Apuesta inversora por Barajas  y El Prat

La apuesta de Aena por las 'ciudades aeroportuarias' significará un esfuerzo inversor casi sin precedentes en la historia del gestor aeroportuario, que destinará más de 3.000 millones de euros en el periodo 2017-2026 en los planes directores de los grandes aeropuertos del país: el de Madrid y el de Barcelona. 

A medio plazo, lo que espera desde ahora hasta el año 2021, la inversión del gestor en la parte más operativa de su red de aeropuertos - lo que denominan inversión regulada- será de 2.185 millones de euros, de los cuales más de 800 millones irán a las actuaciones previstas en Madrid y Barcelona, más de un tercera parte.

Pese a haber rechazado hace apenas unos días la operación para hacerse con el 49% que le resta del aeropuerto de Luton, en Reino Unido, Aena no ha aparcado su expansión internacional y, según reveló el presidente, analizar futuras oportunidades de inversión en destinos como Japón.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING