Jueves, 14.11.2019 - 02:10 h
El Gobierno prepara la reforma del mercado 

Ribera llama a capítulo a los presidentes de las eléctricas con la luz por las nubes

La escalada del recibo convierte el año 2018 en el más caro de la historia y fuerza un debate sobre el funcionamiento del sistema.

Gráfico luz.
Gráfico luz.

Agosto ha batido récords en los precios de la electricidad y ha colmado de preocupación al Gobierno, consciente de que el recibo eléctrico es un problema por resolver y políticamente sensible tras dos décadas de teórica liberalización. El Ministerio de Transición Ecológica prepara una reforma del mercado y ha llamado a capítulo a los primeros espadas de las eléctricas para debatir la situación. Teresa Ribera, según confirman fuentes empresariales, mantuvo reuniones en agosto con presidentes de las grandes compañías.

El Ministerio de Transición Ecológica no da fechas de las reuniones. Tampoco las confirman los portavoces oficiales de las compañías, aunque sí otras fuentes. El ministerio se limita a señalar que "ha escuchado las opiniones de los actores relevantes del sector desde el primer día para determinar un nuevo sistema de fijación de precios".

Pero las reuniones se celebraron en plena escalada de precios, algo que sucede desde mayo, con el mercado de futuros de la electricidad adelantando que 2018 puede ser el peor año en dos décadas y con la previsión de que el recibo medio de la luz para un consumidor tipo -3.600 KWh de consumo y 4,4 KW de potencia contratada-puede superar este año los 800 euros, lo que convertirá 2018 en el año más caro de la historia. 

Endesa e Iberdrola

Los presidentes de Endesa, Borja Prado -este acompañado por su segundo al mando, José Bogas-; de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, y de Naturgy, Francisco Reynés, expusieron a la ministra Ribera sus ideas sobre las causas de la explosión de precios y lo que en su opinión pueden ser las líneas rojas de una futura reforma.

En un ambiente "constructivo", según lo definen las fuentes al tanto de las reuniones, Ribera abordó con los presidentes la situación del mercado eléctrico, las líneas maestras de sus propuestas en cuestiones clave para la transición energética -carbón, nucleares, gas...-, así como asuntos "pendientes", según fuentes de una de las empresas convocadas.

Para Ribera, los encuentros de agosto son el termómetro ideal para medir hasta qué punto puede poner presión a un sector acostumbrado a batallar con todos los Gobiernos ante la opinión pública y en los tribunales. Ribera tiene dos comparecencias importantes en el Congreso: hoy jueves para hablar de la paralización del almacén nuclear de Villar de Cañas y el próximo día 19 para hablar de la escalada de precios, agudizada en agosto con incrementos del 35,5% respecto a agosto de 2017.

Las comparecencias e intervenciones públicas de la responsable de Transición tendrán lugar sin disponer de los resultados de la investigación que lleva a cabo la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) desde hace cinco meses sobre los precios en el mercado eléctrico. 

Posibles irregularidades

El análisis de la CNMC, según confirmaron fuentes del organismo, no presuponía la existencia de irregularidades. Pero tampoco era una acción rutinaria porque la Comisión se declaraba entonces "sorprendida" por la evolución del mercado. Todavía no hay resultados, pero Ribera ha tenido la oportunidad de contrastar con las dos grandes propietarias de centrales hidroeléctricas Endesa e Iberdrola qué argumentos oponen a la sospecha de que ha habido especulación con el agua embalsada.

Las empresas manejan como factores que explican las subidas de precios la subida del petróleo; la subida del precio del carbón por la mayor demanda de China; la menor producción nuclear, y la escalada del precio de los derechos de emisión de CO2, que las centrales de carbón y gas deben comprar para operar. 

Pero el nudo del problema está en el sistema de fijación de precios, que no considera como debiera los costes de cada tecnología al producir la electricidad y casar los precios. El Gobierno -Ribera- quiere cambiarlo. Pero la tarea no es fácil. Lo resumió en marzo el anterior ministro de Energía, Álvaro Nadal: "Desde que se estaba secando la tinta en el BOE de la reforma energética, se ha recurrido todo (…) No puede ser que todos los bonos sociales, todas las leyes energéticas, todos los reales decretos se recurran. No ocurre en ningún otro sector. No es normal esta situación"

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios