Domingo, 19.01.2020 - 10:19 h
En plena cumbre de la OTAN

Margarita Robles destituye al Jemad tras el escándalo del blindado vip del Ejército

El Consejo de ministro aprueba el nombramiento del general Villarroya como nuevo Jefe de Estado Mayor de la Defensa.

Visita de Margarita Robles a la Base Aérea de los Llanos y la Maestranza Aérea de Albacete (Foto: Mde.es)
Visita de Margarita Robles a la Base Aérea de los Llanos y la Maestranza Aérea de Albacete (Foto: Mde.es)

Un general catalán aterriza en el Estado Mayor de la Defensa (Jemad). Y lo hace de la mano de la ministra Margarita Robles, que nombró ayer a Miguel Ángel Villaroya (Tarragona, 1957), del Ejército del Aire, quien será el nuevo principal asesor militar del presidente del Gobierno. El general Villarroya era su actual director del gabinete técnico y, como el anterior Jemad, también venía del periodo de María Dolores de Cospedal. El general Villarroya releva en el cargo al general de Ejército de Tierra Fernando Alejandre, quien lo ocupaba desde el 28 de marzo de 2017. 

Entre los desafíos de la futura cúpula militar se encuentran modernizar capacidades en las Fuerzas Armadas, llevar a buen puerto programas como las fragatas F-110, los submarinos S-80 y el suspendido vehículo blindado 8x8, futuras adquisiciones indispensables (el relevo del caza F-18) y adaptar las Fuerzas Armadas (unos 120.000 militares profesionales) a los nuevos desafíos de seguridad.

Tras el relevo del Jemad, siempre cabe la posibilidad de un próximo cambio en las jefaturas de Tierra, Armada y Aire (los conocidos como Jeme, Ajema y Jema). Será otra decisión que deberá acometer la ministra de Defensa. Los actuales jefes, el general Javier Varela (Tierra), el almirante Teodoro López Calderón (Armada) y el general Javier Salto (Aire), tomaron posesión de sus cargos una semana después del anterior Jemad, el 3 de abril de 2017.

Un otoño caliente

El Ministerio de Robles está viviendo una profunda renovación después de un 'otoño caliente'. Lo cierto es que la dimisión de Fernando Alejandre se venía cocinando desde la primavera. La inestabilidad de un Gobierno en funciones no daba para más sobresaltos y Robles ha esperado pacientemente a repetir cartera y sobre todo, a que Pedro Sánchez sacara su Gobierno adelante. Ahora, cuando es más poderosa que nunca y tiene hasta el CNI bajo su competencia, ejecuta. 

Cuando Fernando Alejandre descubrió que su puesto estaba en entredicho elaboró con su equipo un informe en el que se desvelaba la situación actual del Ejército y los contratos no ejecutados, un cuaderno de tapas azules titulado 'Necesidades militares 2019-2024'. Se presentó ante el Rey y el Ejecutivo en funciones para que Robles no le fulminase por el camino. El misterioso informe hablaba de la vida diaria de los cuarteles y los graves problemas que arrastran los programas de renovación de equipamientos en los tres Ejércitos. Ahora se han visto las consecuencias. 

La tensión con Robles

El Jemad nunca ha ocultado su malestar ante los retrasos en la ejecución del millonario contrato del 8x8. Desde la moción de censura, los roces entre la ministra y los 'jemes' han sido recurrentes. Destaca la comparecencia pública del general Alejandre en el Congreso de los Diputados por el presupuesto de Defensa que, finalmente, no se llegó a aprobar. Ocurrió a finales de enero de 2019. 

"Hay un notable margen de mejora", dijo sobre un esfuerzo presupuestario que "no cumple las expectativas". "Lo de hacer más con menos hace tiempo que quedó agotado", señaló. Además, reclamó un impulso en programas como el 8x8, necesario para renovar la flota de obsoletos blindados del Ejército.

Allí exigió lo que después recogía el famoso informe que se presentó al Rey, "un espaldarazo importante a las políticas de personal", que a su juicio tendrá que estar mucho más preparado porque se trata de emplear tecnología muy avanzada. "Tendremos que hacer un esfuerzo en su captación, en su selección y en su formación. Pero esto no se puede hacer sin pagarles de forma adecuada", dijo. Unas declaraciones que le han salido caras. 

El Grupo 45, los Falcon de Sánchez y el Rey

Mientras tanto, el nuevo jefe del Jemad, el general Villaroya, tiene una amplia trayectoria que comenzó en el Grupo 45, que son las aeronaves relacionadas con las altas autoridades del Estados: Casa Real y el Ejecutivo. Después fue destinado a la Escuela de Transporte y Tránsito Aéreo en Salamanca como alumno del Curso de Transporte Aéreo Militar, en el Ala 31, Zaragoza como piloto de avión T-10 y como Jefe del 312 Escuadrón; en el Mando Operativo Aéreo, posteriormente Mando Aéreo de Combate en la Base Aérea de Torrejón, desde Julio de 1996 hasta Julio de 2000.

Desde el 3 de julio de 2000 al 13 de febrero de 2005, ejercía en el Grupo 45 (base aérea de Torrejón) como Jefe de Fuerzas Aéreas y, desde esa fecha hasta el 14 de enero de 2011, en esa misma unidad como su jefe. Después de su paso como Jefe de la Secretaría General del Estado Mayor del Aire fue nombrado Director Adjunto del Grupo Aéreo Europeo (High Wycombe, Reino Unido), cargo que desempeño entre abril de 2012 y mayo de 2014. Desde julio de 2014 hasta julio de 2015 fue Jefe de la Secretaría General del Estado Mayor del Aire.

En julio de 2015 es nombrado Jefe del Mando Aéreo de Canarias y en 2017 asciende a teniente general para ser nombrado director del Gabinete Técnico de la ministra de Defensa. El general Villarroya posee más de 9.800 horas de vuelo, es diplomado en Estado Mayor y ha realizado varios cursos en España y el extranjero.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING